Ley de Bosques: Cuestionan a Salta en el COFEMA

En la última reunión extraordinaria del Consejo Federal de Medio Ambiente (COFEMA), el gobierno de Salta recibió el cuestionamiento de la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación (SAyDS) y de otras jurisdicciones por el incumplimiento de la Ley de Bosques.

En el encuentro del pasado 6 y 7 de agosto en la provincia de San Juan, autoridades ambientales del país remarcaron que las recategorizaciones prediales otorgadas por la provincia, que permiten desmontar en áreas protegidas por la norma nacional, van en contra de una resolución del propio COFEMA.}

De acuerdo al acta de la asamblea, el representante de SAyDS señaló: “La Secretaría ha recibido una gran cantidad de solicitudes de ONG al respecto (recategorizaciones prediales) y le ha solicitado a la provincia una serie de inquietudes para ser contestadas y no han recibido respuesta a las mismas”.

“Una resolución del COFEMA establece que los cambios de zonificación prediales deben ser concedidos solamente para casos excepcionales. El criterio de no regresividad en materia ambiental, que esta resolución también incluye, implica que los cambios deben hacerse para otorgar mayor protección y no lo contrario, como en este caso.” Explicó Gonzalo Strano, de la campaña de Bosques de Greenpeace en Argentina.

Las provincias de Chubut, Tierra del Fuego y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires también manifestaron su preocupación por la deforestación en la provincia de Salta y advirtieron sobre la necesidad de respetar la resolución sobre las recategorizaciones, contar con cifras de desmontes actualizadas y convocar a las organizaciones no gubernamentales que han denunciado la recategorización sistemática de bosques en Salta.

Por su parte, Julio Nasser, ex Ministro de Producción y Ambiente de Salta, responsable en 2009 de la elaboración del Ordenamiento territorial de Bosques Nativos (OTBN), sostuvo que «la ley establece que la SAyDS y el COFEMA deben valorar los servicios ambientales, y que estos casos como los de Salta no son técnicos sino políticos. Está el punto de vista de las ONG, el de la SAyDS con sus datos y el COFEMA tiene la comisión de bosques, indica que debemos cooperar ya que si no, será insostenible la situación en el futuro».

Greenpeace y otras organizaciones sociales han denunciado a Salta por un proceso de recategorizaciones prediales masivo y sistemático que ha condenado al desmonte a 150 mil hectáreas protegidas por ley. El ejecutivo local ha otorgado permisos de desmontes a grandes empresas para que puedan arrasar con el bosque en zonas en las que está prohibido.

Por pedido de las autoridades del CoFeMa, Salta deberá presentar una respuesta formal a la denuncia de las ONG que fue girada a las autoridades ambientales de todas las jurisdicciones.

Contacto de prensa:
-Gonzalo Strano, Integrante de la Unidad de campañas en Greenpeace Argentina, (011) 15.3304.3310
-Gustavo Stancanelli, jefe de prensa de Greenpeace (011) 15.3761.2969
-Mariana Ciaschini, coordinadora de prensa de Greenpeace (011) 15.3304.3316

Foto Flickr CC BY-NC-ND 2.0 de Christian Ostrosky

Pascua Lama, sin avances y en un limbo legal

Con más de cinco millones de dólares invertidos hasta ahora en lo que ha sido descripto como uno de los principales proyectos mineros binacionales del mundo, Barrick Gold continúa con el pie en el freno en Pascua Lama, con la esperanza de resolver sus problemas legales en Chile tan pronto como sea posible, mientras busca nuevos inversionistas que se sumen al proyecto.

Pascua Lama

Al mismo tiempo y a pesar del énfasis de Barrick en los potenciales beneficios del proyecto tanto para Chile y Argentina, grupos ecologistas siguen pidiendo la revocación de los permisos ambientales de la mina debido a los riesgos potenciales que podría tener sobre los ríos y los glaciares de la zona, los cuales ya se habría visto afectados.

«El proyecto no ha sido abandonado, hemos reducido temporalmente el ritmo de construcción. Era imposible seguir mantener el ritmo de trabajo que veníamos sosteniendo teniendo en cuenta que la compañía registró US$10.370 millones de pérdidas el año pasado y que el precio del oro se redujo mucho. A las dificultades económicas se sumaron en Chile asuntos de índole legal y requerimientos regulatorios», fuentes en Barrick aseguraron a Claves21.

Ubicado en la Cordillera de los Andes en la frontera entre Argentina y Chile, Pascua Lama es un proyecto minero a cielo abierto de oro, plata, cobre y otros minerales. Contiene depósitos estimados de 18 millones de onzas de oro y 676 millones de onzas de plata, con un 75 por ciento de los depósitos ubicados en Chile y un 25 por ciento en Argentina. Fue posible su desarrollo con la adopción del Tratado de Integración y Complementación Minera, que permite explorar y explotar yacimientos minerales que se sitúan en la frontera.

“Pascua Lama tiene una de las historias más escandalosas del sector minero. Es como un nuevo país propiedad de Barrick surgido en las montañas a partir de leyes y tratados especiales creados para la empresa. La frontera fue borrada para la empresa y lo único que les falta es crear su propia bandera. Quieren replicar este modelo en toda la cordillera», afirmó Enrique Viale, presidente de la Asociación de Abogados Ambientalistas.

Las numerosas peleas legales con ambientalistas en Chile llevaron a Barrick a frenar la construcción de Pascua Lama en Chile en octubre de 2013 como parte de un programa de reducción de costos. La empresa asegura que ya gastó más de US$5.000 millones en Pascua Lama y espera poder retomar el proyecto, algo que dependerá de la resolución del litigio que actualmente enfrenta en Chile.

«La decisión de retomar el ritmo que teníamos en la construcción de Pascua Lama se basará en una mejoría de las condiciones económicas para el proyecto, tales como costos futuros, las perspectivas para el precio de los metales y una menor incertidumbre asociada a asuntos legales y otros requerimientos regulatorios en Chile», fuentes de Barrick aseguraron.

A pesar de que la construcción en Chile está actualmente paralizada, unas 300 personas todavía están trabajando en tareas de mantenimiento en el lado argentino, donde se encuentra la parte industrial del proyecto.

“El proyecto se va a reflotar porque beneficia a ambos países e incluso a las comunidades que protestan. Imagino que los problemas legales se resolverán a finales de 2015 y la construcción se terminará a finales de 2016 por lo que recién en esa fecha el material se podrá comenzar a extraer. El hecho de que este parado en Chile repercute en Argentina”, afirmó Jaime Bergé, titular de la Cámara Minera de San Juan.

Corte Suprema

El próximo paso en la pelea judicial lo dará la Corte Suprema de Chile, la cual deberá comenzar a escuchar los alegatos del caso después de la apelación de Barrick a la multa de US$16 millones impuesta por incumplimientos en Pascua Lama. La apelación tuvo lugar después de un confuso fallo en marzo en el cual se revocó la multa, la más alta en la historia judicial del país, por supuestos errores de la Superintendencia de Medio Ambiente de Chile (SMA).

Mientras tanto, grupos ecologistas en Chile encabezados por la Asamblea Río Huasco reclaman a que se revoque el permiso ambiental de Barrick y se frene completamente el proyecto. Los ambientalistas aseguran que Pascua Lama implica la destrucción de 20 hectáreas de hielo glaciar y la contaminación del agua utilizada por los 70.000 agricultores del Valle del Huasco con metales pesados como mercurio y ácido sulfúrico.

“El ecosistema glaciar sería destruido y nuestros ríos se contaminarán con metales pesados. Solíamos tener sedimentos en los ríos durante 15 días en el verano y ahora los tenemos por más de dos meses, perjudicando la cosecha”, afirmó Constanza San Juan, miembro y vocera de la Asamblea Río Huasco.

El impacto en los glaciares es lo que preocupa a la mayoría de los ambientalistas en Chile, quienes están impulsando una legislación para proteger los glaciares en el país trasandino. Argentina ya cuenta con su Ley de Glaciares pero la misma estaría siendo violada a partir de Pascua Lama y por eso ONG’s tienen hace seis años una causa abierta en la Corte Suprema para frenar el proyecto y evitar un potencial daño.

“La gente en Chile está conmocionada por el impacto que Barrick podría causar en los glaciares. Tenemos que tener una ley con el fin de protegerlos. La empresa ya cometió demasiadas irregularidades como ocultar información a la justicia y desconocer las normas ambientales locales”, sostuvo Matías Asún, director de Greenpeace Chile.

Sin embargo, Barrick asegura que las críticas de los ambientalistas son erróneas ya que la empresa no ha recibido multas por daños ambientales y los permisos ambientales otorgados para Pascua Lama impiden cualquier tipo de intervención sobre los glaciares o contaminación de los ríos de la zona.

«Las únicas sanciones que la empresa recibió fueron por obras del sistema de manejo de agua que no fueron efectivas para contener el aumento del flujo causado por los deshielos del verano. La empresa informó oportunamente este incidente a la autoridad y no provocó contaminación de las aguas del rio”, fuentes en Barrick aseguraron.

Foto Flickr Creative Commons (CC BY-NC-SA 2.0) por Antitezo