«Son evidentes los efectos del cambio climático»

Argentina participará junto a casi 200 países durante las próximas dos semanas de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático (COP), donde se buscará sentar la base para un nuevo acuerdo climático que reemplace al Protocolo de Kioto.

En una entrevista exclusiva con Claves21, la nueva directora de Cambio Climático de la Secretaría de Ambiente Lorena Juárez detalla la estrategia de Argentina para la cumbre y pide un mayor compromiso de los países desarrollados para frenar el calentamiento global. Al mismo tiempo, asegura que la minería y el fracking pueden desarrollarse sin afectar el medio ambiente.

-¿Cómo va a estar formada la delegación argentina?
Encabeza la delegación el Secretario de Ambiente Omar Judis que estará en Lima la segunda semana. Además yo viajaré junto al Director de Asuntos Ambientales Internacionales José Luis Maccarone y otros miembros del Ministerio y de la Cancillería. Representantes de la Secretaría de Energía y del Ministerio de Agricultura también estarán presentes.

-¿Cuál es la expectativa de Argentina de cara a la COP?
Vamos a hacer foco en poder lograr la base de lo que será el próximo acuerdo a firmarse en la COP21 en Paris. Siempre bajo la idea de que se le de prioridad a la adaptación por sobre la mitigación y de que aumente el financiamiento de los países desarrollados. Ellos deben disminuir sus emisiones ya que lo que podamos hacer nosotros no es significativo.

-¿Qué efectos del cambio climático ya se están viendo en el país?
Los efectos ya son evidentes. Se destaca la crisis hídrica en Mendoza y San Juán, la sequía en Tucumán, la desertificación en Buenos Aires, Rio Negro y La Pampa y los deshielos de los glaciares.

-Viendo esos efectos, ¿qué ha hecho Argentina al respecto?
Uno de los fuertes de Argentina es la Ley de Bosques, un tema sobre el que Perú va a hacer hincapié en la cumbre. Con sus errores y cosas a cambiar, es una muy buena ley. Al mismo tiempo, se avanzó en proyectos puntuales cómo el inventario de gases de efecto invernadero, el programa de la huella de carbono y la eficiencia energética para viviendas sociales.

-Argentina explota gran parte de sus recursos naturales y tiene una matriz energética que depende en gran medida de los combustibles fósiles. ¿Cómo se compatibiliza eso con frenar el calentamiento global?
No soy critica de ninguna actividad ya que todas pueden desarrollare con los cuidados necesarios del ambiente. Lo que antes se hizo mal fue porque no estábamos tan conscientes del impacto. Hay actividades que producen grandes impactos como la minería pero se compensa con el efecto derrame que producen en la economía. Se puede lograr un equilibrio, ni un extremo ni el otro.

-¿Tiene la misma mirada sobre el fracking usado para extraer el gas y petróleo no convencional?
Si, la misma. No comparto los discursos extremos. Puede haber cosas que se hagan mal pero eso sólo pasa cuando el Estado no controla y las empresas no hacen lo que deben. Hay maneras de evitar el impacto al medio ambiente. Son todas actividades de alto impacto pero las necesitamos por el estilo de vida que llevamos adelante.

Siguen los desmontes a pesar de la Ley de Bosques

Un reciente informe de la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación advierte que Santiago del Estero y Salta son las provincias con más deforestación y las que más violan la Ley de Bosques

2

Según datos oficiales, desde la sanción de la Ley de Bosques (noviembre de 2007) hasta fines de 2013 se deforestaron 1.893.128 hectáreas, lo que equivale a una hectárea cada dos minutos.

El 80% de los desmontes se concentra sólo en cuatro provincias: Santiago del Estero (623.848 hectáreas), Salta (449.338 hectáreas), Formosa (221.756 hectáreas) y Chaco (218.034 hectáreas).

A pesar de que casi todas las provincias realizaron el ordenamiento territorial de sus bosques nativos, resulta muy preocupante que desde su implementación se haya desmontado más en bosques protegidos por la normativa (553.332 hectáreas) que en los que sí está permitido deforestar (503.948 hectáreas).

Las provincias en las que se desmontaron más bosques protegidos son Santiago del Estero (320.231 hectáreas), Salta (131.197 hectáreas) y Chaco (49.560 hectáreas).

«Resulta evidente la falta de decisión política para cumplir la Ley de Bosques de los gobiernos de Santiago del Estero y Salta, donde autorizan desmontes en bosques protegidos a pedido de los terratenientes, generando un grave impacto ambiental y el desalojo de campesinos e indígenas», señaló Hernán Giardini, coordinador de la campaña de Bosques de Greenpeace.

Greenpeace advirtió que el gobierno salteño otorgó autorizaciones para deforestar 150 mil hectáreas en zonas donde la normativa nacional no lo permite.

La violación de la Ley de Bosques en Salta también fue cuestionada recientemente por la Auditoría General de la Nación, por la Defensoría del Pueblo de la Nación, y por más de cien organizaciones sociales y expertos, quienes solicitaron la urgente intervención de la Secretaría de Ambiente de la Nación y el Consejo Federal de Medio Ambiente.

«Es necesario que la Secretaria de Ambiente de la Nación, como máxima autoridad ambiental del país, realice las gestiones correspondientes para que los gobiernos provinciales cumplan la ley”, afirmó Giardini.

Foto gentileza Greenpeace

Aprueban ley para proteger espacios marinos

La Cámara de Diputados de la Nación aprobó por unanimidad el proyecto de ley para la creación de un Sistema Nacional de íreas Marinas Protegidas, con el objetivo de proteger y conservar los espacios marinos de nuestro país.

2

«Si bien la Argentina ha trabajado en las últimas décadas en la protección de áreas costeras de importancia para la biodiversidad, era una cuenta pendiente la protección de sitios importantes eminentemente marinos, dentro de nuestra Zona Económica Exclusiva. Esta ley viene a llenar un vacío que existía en la legislación, y que brindará el marco normativo y administrativo para manejar las áreas marinas protegidas existentes (como el AMP Namuncurá-Banco Burdwood creada en 2013), y promover la creación de nuevas áreas de protección» afirmó Diego Moreno, director general de la Fundación Vida Silvestre Argentina.

La ley, presentada por los senadores Elsa Ruiz Díaz, Aníbal Fernández, Daniel Filmus y María Ester Labado (Frente para la Victoria), establece un marco regulatorio con el fin de facilitar el desarrollo de una red representativa de áreas marinas protegidas en las que sea compatible la conservación de la biodiversidad marina con el desarrollo sostenible del país.

El mar argentino es reconocido por su biodiversidad y productividad, ya que sostiene pesquerías de gran importancia económica, como la merluza, el calamar y el langostino, entre otras. Sus aguas y costas son recorridas por cientos de carismáticas especies como ballenas, pingí¼inos, delfines, tortugas y aves marinas.

La ley destaca la necesidad de trabajar a través de un enfoque ecosistémico y de planes de manejo para cada área marina con el objetivo de controlar el estado de las mismas y el progreso alcanzado hacia el establecimiento de un sistema representativo de áreas marinas protegidas. Asimismo, el proyecto afirma que los planes de manejo deben ser adaptativos, revisados cada cinco años y ser publicados para su acceso.

«Ahora le queda a la Argentina el desafío de identificar cuáles son los sitios más relevantes para proteger los recursos vivos del Mar Argentino, y avanzar en proyectos concretos para la creación de nuevas áreas marinas protegidas. En este sentido, el Foro para la Conservación del Mar Patagónico y íreas de Influencia, un amplio grupo de ONG del cual Vida Silvestre forma parte, identificó los sitios más destacados para promover su conservación, en el documento ‘Faros del Mar Patagónico: áreas relevantes para la conservación de la biodiversidad marina’ (link a documento)» sostuvo Moreno.

La sanción del proyecto significa un nuevo paso por la protección del mar y la creación de más áreas protegidas, siguiendo el camino de la sanción del írea Protegida Namuncurá (Banco Burdwood) que fuera impulsada por Vida Silvestre a través de la campaña La Hora del Planeta 2013.

¿Qué es un írea Marina Protegida?
Las íreas Marinas y Costeras Protegidas son sectores costeros y/o marinos que tienen valor natural y cultural significativo y se encuentran resguardadas por ley. Son herramientas de conservación y manejo de la biodiversidad.
Lejos de prohibir toda actividad, deben ser zonificadas para favorecer la conservación de la biodiversidad y del patrimonio cultural marino, proteger especies y ambientes amenazados, recuperar áreas degradadas y stocks pesqueros sobreexplotados, asegurar zonas de regeneración permanente de stocks de interés comercial, desarrollar marcas de turismo y de pesca responsable y estimular el conocimiento científico.

Foto Flickr CC BY-NC 2.0 de Mariano Mantel

Información para la nota gentileza Fundación Vida Silvestre

«Vamos camino a la producción industrial de carne»

El aumento del consumo de carne por parte de los países industrializados hace indispensable reflexionar sobre las consecuencias ambientales, sociales y políticas que tienen las nuevas formas de producción ganadera a nivel mundial. Es por eso que la Fundación Heinrich Bí¶ll Cono Sur lanzó el Atlas de la Carne, un análisis de los modos de alimentación y producción ganadera con la participación de numerosos colaboradores.

Claves21 entrevistó en exclusiva a Ingrid Wehr, representante regional de la fundación y colaboradora del Atlas, para conocer más sobre la publicación y el impacto de la industria de la carne en el medio ambiente. 

2

-¿Cómo se caracteriza el mercado de la carne en Argentina y América Latina?
Está ocurriendo un cambio drástico hacia una producción industrial de la carne. Con el Atlas queremos concientizar sobre los costos ocultos que trae consigo el cambio de trabajar en grandes fábricas de producción de carne en vez de emprendimientos de pequeños productores. Es responsabilidad de los consumidores en todo el mundo ver lo que hay detrás de la carne que tienen en el plato.

-¿De qué manera se ve afectado el medio ambiente por la industria de la carne?
Hay un consumo extensivo de alimentos producidos transgénicamente y de pesticidas que contaminan a la tierra. Se utiliza agua en grandes cantidades para la industria de la carne, la cual corre riesgo de ser contaminada por el uso de fertilizantes. Hay un incremento de la deforestación a partir de la expansión de la industria, especialmente en ecosistemas vulnerables como el Amazonas.

-¿Qué efectos genera el paso de un sistema de pastoreo a uno de feed-lot?
Hay una reconstrucción de paisajes enteros y una destrucción de culturas asociado a eso. No sólo hay impactos ambientales obvios por la expansión de la industria de la carne, sino también impactos sociales y culturales por el desplazamiento de pueblos que pierden el acceso a su tierra. Muchas regiones del cono sur se vieron afectadas por este fenómeno.

-¿Cuál es la relación entre el cambio climático y la industria de la carne?
En América Latina el suelo es tanto objeto como sujeto del cambio climático. La transformación de pastizales o bosques en grandes plantaciones y tierras para la agricultura es lo que más contribuye negativamente al cambio climático. Los animales también son responsables por el cambio climático al producir gases de efecto invernadero.

-¿Cuáles son las condiciones de trabajo en los mataderos?
El maltrato a los animales en los mataderos es algo que la mayoría de los consumidores desconoce. Compran la carne directamente envasada sin saber que la mayoría de esos animales vivieron una vida corta con mucho sufrimiento. Es un tema que se oculta porque influiría negativamente en las ventas de la industria.

-¿Qué alternativas hay ante este modelo?
Hay alternativas que se pueden implementar sin que nos tengamos que transformar todos en vegetarianos. Se debe volver a formas de producción usadas años atrás de pequeña escala, con emprendimientos más chicos donde los animales no vayan al feed-lot y sean tratados mejor. Se necesita un cambio de los consumidores y que empiecen a pedir carne certificada, lo que indica que la carne produjo en condiciones sustentables y respetando al animal. Ya se puede ver un pequeño cambio pero si hay más demanda hay más posibilidad.

Foto: Gentileza Fundación Heinrich Boll Stiftung

Cambio climático: IPCC pide recorte de emisiones

La influencia humana en el sistema climático es clara y va en aumento, y sus impactos se observan en todos los continentes. Si no se le pone freno, el cambio climático hará que aumente la probabilidad de impactos graves, generalizados e irreversibles en las personas y los ecosistemas. Sin embargo, existen opciones para la adaptación al cambio climático y con actividades de mitigación rigurosas se puede conseguir que los impactos del cambio climático permanezcan en un nivel controlable.

Estas son algunas de las principales conclusiones del Informe de síntesis publicado por el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC). El Informe de síntesis expone e integra las conclusiones del Quinto Informe de Evaluación del IPCC producidas por más de 800 científicos y publicadas en los últimos 13 meses: la evaluación del cambio climático más completa jamás realizada.

“Tenemos los medios para limitar el cambio climático”, afirmó R.K. Pachauri, Presidente del IPCC, quien añadió que “las soluciones son muchas y permiten el continuo desarrollo económico y humano. Todo lo que necesitamos es voluntad de cambio, y confiamos en que esa voluntad esté motivada por el conocimiento y la comprensión de la ciencia del cambio climático”.

El Informe de síntesis confirma que el cambio climático se constata en todo el mundo y que el calentamiento del sistema climático es inequívoco. Desde la década de 1950 muchos de los cambios observados no han tenido precedentes en los últimos decenios a milenios.

“Nuestra evaluación concluye que la atmósfera y el océano se han calentado, los volúmenes de nieve y hielo han disminuido, el nivel del mar se ha elevado y las concentraciones de dióxido de carbono han aumentado hasta niveles sin precedentes desde hace, por lo menos, 800 000 años”, dijo Thomas Stocker, Copresidente del Grupo de trabajo I del IPCC.

En el informe se expresa con mayor certidumbre que en anteriores evaluaciones el hecho de que las emisiones de gases de efecto invernadero y otros impulsores antropógenos han sido la causa dominante del calentamiento observado desde mediados del siglo XX. Los impactos del cambio climático ya se han sentido en los últimos decenios en todos los continentes y océanos. Cuanta mayor sea la perturbación de la actividad humana sobre el clima, mayores serán los riesgos. El informe concluye que las emisiones continuadas de gases de efecto invernadero causarán un mayor calentamiento y cambios duraderos en todos los componentes del sistema climático, con lo que aumentará la probabilidad de impactos generalizados y profundos que afecten a todos los niveles de la sociedad y el mundo natural.

En Argentina, el informe advierte acerca de los aumentos en las inundaciones en la provincia de Buenos Aires y el írea Metropolitana, como así también en el centro de Argentina. Además, se estima un aumento en las enfermedades de las plantas, como las de ciclo tardío en la soja; una mayor frecuencia en brotes severos del virus «Mal de Río Cuarto» en el maíz; y un aumento de fusariosis en el trigo en el sur de la región pampeana. El IPCC destaca también que los glaciares y los campos de hielo en los Andes extratropicales de la Argentina se enfrentan a retrocesos significativos, y que esto afecta el abastecimiento de ríos y la consiguiente disponibilidad de agua dulce en zonas áridas altamente dependientes de estos cursos de agua.

¿Qué es el IPCC?
El Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) es el órgano internacional encargado de evaluar los conocimientos científicos relativos al cambio climático. Fue establecido en 1988 por la Organización Meteorológica Mundial (OMM) y el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), y ratificado por la Asamblea General de las Naciones Unidas, a fin de que facilitase a los responsables de las políticas evaluaciones periódicas sobre la base científica del cambio climático, sus impactos y futuros riesgos, y las opciones de adaptación y mitigación.

El IPCC evalúa los miles de artículos científicos que se publican cada año para informar a los responsables de las políticas sobre lo que sabemos y no sabemos de los riesgos relacionados con el cambio climático. El IPCC señala los casos en los que existe un acuerdo en la comunidad científica, los casos en los que hay diferencias de opinión y los casos en los que se necesita más investigación.

El Quinto Informe de Evaluación
El IPCC elabora informes de evaluación exhaustivos sobre el cambio climático cada seis años aproximadamente. Entre sus productos también publica informes especiales sobre temas concretos solicitados por sus miembros, e informes de metodología y programas informáticos para ayudar a los miembros a que informen sobre sus inventarios de gases de efecto invernadero (emisiones menos remociones).

La publicación del Informe de síntesis marca la finalización del Quinto Informe de Evaluación del IPCC, la evaluación más completa sobre el cambio climático jamás realizada. Más de 830 científicos procedentes de más de 80 países fueron seleccionados para formar los equipos de autores encargados de elaborar el informe. A su vez, estos se apoyaron en el trabajo realizado por más de 1 000 autores contribuyentes y más de 2 000 revisores expertos. Para la elaboración del Quinto Informe de Evaluación se evaluaron más de 30 000 informes científicos.

La contribución de 1 535 páginas del Grupo de trabajo I (Bases físicas) al Quinto Informe de Evaluación se completó y publicó en septiembre de 2013. La contribución del Grupo de trabajo II (Impactos, adaptación y vulnerabilidad), formado por la Parte A: Aspectos mundiales y sectoriales (1 132 páginas) y la Parte B: Aspectos regionales (688 páginas), se completó y publicó en marzo de 2014. La contribución del Grupo de trabajo III (Mitigación del cambio climático), de 1 500 páginas aproximadamente, se completó y publicó en abril de 2014.

Organizaciones reclaman medidas
Organizaciones de la sociedad civil que los gobiernos deben actuar en forma urgente para evitar mayores impactos a sus poblaciones y economías. Fundación Vida Silvestre, Greenpeace, Fundación Biosfera, FARN, AVINA, Aclimatando y el FOROBA llamaron la atención sobre las pruebas inequívocas que arroja la síntesis del Quinto Informe de Evaluación del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC) y exigieron a las autoridades locales que actúen de inmediato.

En este contexto, es imperioso que el Estado Argentino desarrolle estrategias y políticas más activas en materia de adaptación y mitigación del cambio climático. Se ha llegado a una situación en que la inacción en términos de política climática genera cada vez más costos y pérdidas a nuestra economía y comunidades.

Frente a la evidencia científica, las organizaciones reclaman al gobierno nacional y a los gobiernos provinciales, el inmediato cumplimiento de la ley 26.190, que establece que un 8 % de la electricidad debe ser generada con tecnología renovable para 2016, el estricto cumplimiento de la Ley de Bosques Nativos —impidiendo recategorizaciones ilegales y asignando el presupuesto correspondiente exigido por la ley—, así como la aplicación sin excusas de la Ley de Glaciares. Asimismo, resulta imperativo el diseño y la implementación de políticas de adaptación para los eventos que ya son irreversibles, como el aumento de las precipitaciones.

Además, las organizaciones consideran prioritario que Argentina reoriente su política de subsidios a los fósiles y la energía atómica, y los destine al desarrollo de las energías limpias y a la promoción de políticas de eficiencia energética. Al mismo tiempo, ven como prioritario que el país adopte un rol más ambicioso en las negociaciones climáticas internacionales que, en el camino a un nuevo acuerdo global que deberá alcanzarse en 2015, tendrán un capítulo clave en la vigésima Conferencia de las Partes (COP20) a desarrollarse en Perú en el mes de diciembre.

Contactos de prensa:
-Oficina de prensa del IPCC en Copenhague, +45 45 99 00 77, correo electrónico: ipcc-media@wmo.int
-Jonathan Lynn, +41 22 730 8066 o Nina Peeva, +45 23 49 75 94
-Oficina de prensa del IPCC en Ginebra, +41 22 730 8120
-Fundación Vida Silvestre: Agustina Ruiz Huidobro 1567225976
-Greenpeace: Mauro Fernández 1533043325
-FARN: Federico Sangalli 1540700397

La foto que ilustra este artículo es de Antonio Martínez y se utiliza bajo la licencia Creative Commons que la rige: CC BY-NC-ND 2.0