Tres impactos globales del rechazo de Trump al acuerdo climático

¿Qué consecuencias tendrá la salida de Estados Unidos del Acuerdo de París, el pacto mundial para luchar contra el cambio climático? ¿Cómo podría verse perjudicada la Argentina y otros países en desarrollo? El investigador Vicente Barros señaló tres posibles impactos de esta decisión del presidente del segundo país más contaminante de la atmósfera.

Vicente Barros. Foto: Prensa de CCIFA.

Vicente Barros. Foto: Prensa de CCIFA.

En el marco de un panel sobre cambio climático que tuvo lugar en la Embajada de Francia en Argentina, Vicente Barros, doctor en Ciencias Meteorológicas y ex co-presidente del Grupo II del Panel Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático de la ONU (IPCC), basó su intervención en señalar las consecuencias derivadas de la decisión de Donald Trump de retirar a Estados Unidos del Acuerdo de París.

En concreto, Barros mencionó tres posibles impactos para los próximos años:

1- Aumento de las emisiones contaminantes de Estados Unidos: “Es probable que suban», consideró Barros. «Trump responde a los intereses de los sectores de las energías fósiles, que tienen un lobby muy poderoso», argumentó.

2- Menor financiamiento para países en desarrollo: «Van a bajar los incentivos», analizó, al tiempo que subrayó que la financiación «es crucial porque muchos países -entre ellos, la Argentina- condicionaron parte de sus contribuciones a la lucha contra el cambio climático a la obtención de recursos externos». «Posiblemente, la disponibilidad de recursos va a verse afectada durante un tiempo», evaluó Barros.

3- Retraso tecnológico: «En Estados Unidos van a frenarse los incentivos a tecnologías que estaban en marcha -como en la energía solar- que requieren inversiones en investigación y desarrollo», lamentó el científico. «Aunque esto seguirá en otros países, no se puede despreciar la potencia tecnológica estadounidense», ponderó. Además, Barros estimó que esa merma de incentivos «es sustancial, pero no decisiva, aunque puede afectar a los países en desarrollo ante su necesidad de crecer y -al mismo tiempo- acceder a tecnologías menos contaminantes».

«Abandonar el Acuerdo de París es una actitud irracional de Trump en contra de los intereses del planeta», concluyó el Dr. Vicente Barros.

Del Acuerdo de París a la COP23

La exposición de Vicente Barros tuvo lugar durante una mesa redonda titulada «Cambio Climático y Sustentabilidad: del Acuerdo de París a la COP23», organizada por la Cámara de Comercio e Industria Franco Argentina (CCIFA). Junto con el Dr. Barros, expusieron el embajador de Francia en Argentina, Pierre Henri Guignard; Lucas Di Pietro, director nacional de Adaptación del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sustentable; Enrique Maurtua Konstantinidis, director de Cambio Climático de la Fundación Ambiente y Recursos Naturales (FARN) y moderó Marcelo Taboada, presidente de Certificación Sustentable S.A.

 

Foto de portada: Becker1999. Licencia: Creative Commons CC BY 2.0.

Colombia: el pueblo Nutabe resiste la construcción de una mega represa

Esta comunidad ancestral está asentada en el Cañón del Río Cauca, área de influencia de HidroItuango. ¿Quiénes son los Nutabes y por qué es importante su reconocimiento como comunidad indígena? ¿Por qué persiste la tensión ante el proyecto hidroeléctrico más grande de Colombia? Cultura y biodiversidad, amenazadas.

Colombia-Nutabe-construcción-represa-hidrotuango-3

Guardia indígena, alrededor de árbol de Tamarindo en Orobajo. Foto: Jorge David Higuita.

La Resolución 0071 del Ministerio del Interior del 19 de mayo de 2017, que conoció en exclusiva Claves21, reconoció a la comunidad de Orobajo del Pueblo Nutabe, en el departamento de Antioquia, y la inscribió en el registro de comunidades indígenas.

La resolución reconoció 57 familias con unidades familiares en las veredas Orobajo, La Loma, La Aurora, y La Meseta, en el municipio de Sabanalarga; en las veredas Llanón Cañanoa, Guayabal y La Bastilla, en el municipio de Peque; y en las veredas El Tinto, La Florida, La Honda y La Hundida en Ituango en el departamento de Antioquia.

Edelider Zapata Valle, Gobernador del Cabildo Nutabe de Orobajo, recibió con alegría la noticia. Zapata tiene 42 años y vive en el municipio de Ituango (Antioquia), área del proyecto hidroeléctrico.

“Siempre hemos estado organizados. Conservar nuestros usos y costumbres es lo más importante para que no desaparezcan. Nuestros abuelos estaban en el Cañón del Río Cauca pero tuvieron que salir a causa del conflicto armado”, añade Zapata.

En esa zona, describe los Nutabes sufrieron persecución. Ellos han sido víctimas de varias masacres incluida la Masacre de Orobajo de 1998, en la cual Don Virgilio Sucerquia, fue masacrado junto a otras personas por paramilitares.

Así recuerda el hecho Isabel Zuleta socióloga del Movimiento Ríos Vivos:

Dos de las consecuencias del ataque contra esta comunidad indígena fueron sido, el desplazamiento forzado desde Orobajo, en el municipio de Sabanalarga a otros municipios de Antioquia y el silenciamiento de otros líderes que temen hablar.

No obstante las dificultades para mantenerse unidos y la supuesta extinción de este pueblo y de una inicial negativa por parte del Ministerio del Interior a reconocerlos, ellos sobreviven.

Arquitectura propia de Orobajo, casas en bareheque. Foto: Jorge David Higuita.

Arquitectura propia de Orobajo, casas en bareheque. Foto: Jorge David Higuita.

Para el antropólogo, Jorge David Higuita, asesor del Cabildo Indígena Nutabe de Orobajo y experto en esta comunidad, es fácil rastrear su existencia en el Cañón del Río Cauca. Los españoles reseñaron su presencia y se refirieron a ellos como un pueblo numeroso, organizados en cacicazgos en el cañón del río de donde extraían oro y sembraban algodón, entre otros productos.

Este registro, explica Higuita, los convierte en la comunidad indígena número 103 de Colombia.

Para el Ministerio del Interior, esta comunidad ha vivido un proceso de recuperación de su identidad étnica que satisface el criterio de auto reconocimiento y cumple con los mínimos exigidos como comunidad indígena indica la resolución ministerial.

Este pueblo, agrega la resolución, reúne los cuatro aspectos para su definición como comunidad indígena: 1) ascendencia amerindia 2) conciencia de identidad 3) cultura representada en valores y 4) formas de gobierno, gestión y control social, expresados en sistemas normativos propios y distinción respecto de otras comunidades.

“A través de las tradiciones orales este colectivo se ha autodenominado como cañoneros y montañeros, cañoneros por estar en el cañón del río y montañeros, por la montaña”, describe el Ministerio.

Actualmente, los rasgos característicos de los Nutabes, explica a Higuita, están relacionados con la práctica ancestral del barequeo, minería artesanal, heredada desde antes de la Conquista.

Adicionalmente, se destacan por estar siempre cerca del río, su hábitat principal, y practicar la pesca, cultivar maíz, frijol; además, por sus relaciones de compadrazgo, institución y vínculo entre individuos, parejas, señala el experto.

Tensión por proyecto hidroeléctrico

Aún antes de ser oficialmente reconocidos como comunidad indígena, los Nutabes han solicitado la protección de los recursos naturales, del área donde han habitado desde siempre.

Bosque seco tropical en Orobajo en época de invierno. Foto. Jorge David Higuita.

Bosque seco tropical en Orobajo en época de invierno. Foto. Jorge David Higuita.

El cañón del Río Cauca donde se ubica HidroItuango ha sido parte del territorio ancestral de esta comunidad. “La zona donde tradicionalmente han habitado los Nutabes es muy importante en términos ecosistémicos. Estamos hablando del bosque seco tropical, de los más escasos en Colombia y Antioquia, algunos de sus remanentes están precisamente en esa zona del Cañón del Río Cauca”, dice Jorge David Higuita.

El río Cauca no es una arteria fluvial que separa asentamientos de uno y otro lado. Es un espacio de encuentro y sociabilidad de quienes lo habitan en donde se encuentran a barequear, a pescar, a recolectar recursos del bosque, o cultivar, indica la antropóloga de la Universidad Nacional Neyla Castillo.

“Perder el río, las playas, los bosques y las tierras que el embalse inundará y las que Empresas Públicas de Medellín ha comprado para hacerlas parte de la zona de protección provoca una fuerte ruptura del tejido social y de los referentes simbólicos de la cultura de los barequeros”, agrega Castillo.

La relación de los Nutabes con el bosque ha sido de conservación, de cuidado. Estos bosques han sido poco intervenidos pues han extraído madera solo para construir casas y balsas, entre otros productos necesarios.

La conservación ha sido posible porque son comunidades de barequeros y de pescadores las cuales no realizan talas para siembras, excepto en pequeñas áreas.

Sus actividades han sido de autoconsumo, no generan grandes impactos ambientales sobre los ecosistemas boscosos y aunque realizan cacería ocasional, se mantiene en niveles adecuados.

Otro elemento muy importante son las representaciones que hacen las comunidades cañoneras sobre estos espacios no domesticados: “Un mundo en el cual cada ser, cada forma que lo integra y cada hecho inusual responde a la lógica de seres, entidades y fuerzas sobrenaturales, que se consideran dueñas y protectoras de aquello que los humanos toman para su beneficio”, describe Neyla.

En los montes estas entidades están representados por la madremonte, los duendes, y espíritus protectores de las plantas y los animales “que tienen sus misterios donde se encuentran tesoros, “santuarios” y viveros –sostiene la antropóloga Neyla- también están las casas donde nacen y se crían las aves y los animales del bosque.

La guacamaya verde , "Ara militaris", gran símbolo cultural para los Nutabes.

La guacamaya verde , «Ara militaris», gran símbolo cultural para los Nutabes.

HidroItuango se localiza en el “Cañón del Cauca”, tramo en el cual este río corre a través de profundos cañones y desciende unos 800 metros. Está será la hidroeléctrica más grande del país, entrará en operación en diciembre del año 2018 y comercializará energía, según lo indica su página web.

El proyecto ubicado en el noroccidente del departamento de Antioquia, ocupa predios de los municipios de Ituango y Briceño, donde están las obras principales, Santa Fe de Antioquia, Buriticá, Peque, Liborina, Sabanalarga, Toledo, Olaya, San Andrés de Cuerquia, Valdivia y Yarumal. (Al cierre de este reportaje no se recibieron las respuestas a las preguntas hechas a la empresa).

En el desarrollo de este proyecto no han faltado las tensiones entre las Empresas Públicas de Medellín, responsable del mismo, y las comunidades campesinas además de los Nutabes.

A Remigio Moreno Rueda, lo llaman “El Cacique” porque le dice a las personas de su comunidad que no les dé pena ser descendientes de Nutabes. Tiene 73 años y vive en el municipio de Sabanalarga (Antioquia).

Remigio relató que los aspectos más lamentables que han ocurrido con este proyecto son: el desplazamiento forzado de la comunidad donde habitaban, por ejemplo, de las veredas de Orobajo y Barbacoas, ya no queda, nada, los ranchos desaparecieron.

Otras dificultades –agrega- son la pérdida de la práctica del barequeo, en las riberas de los ríos, las semillas de ajenjos*, limoncillo y pronto alivio usadas como plantas medicinales, las cuales desaparecen por la necesidad de talar bosque para inundar la zona para la represa.

Además la tala de bosques ahuyenta a las aves que pierden sus hogares, dice nostálgico, al pensar en el Tucán limón (Rhampastos vitellinus citroelameus), el toche enjalmado (Ramphocefus flamigerus), especie endémica, y la guacamaya verde (Ara militaris) entre otras aves de la zona.

Ríos Vivos Antioquia, movimiento en defensa de los ríos y los afectados por las represas, presentó un informe alterno al Ministerio del Medio Ambiente, el Instituto Humboldt y la Corporación Autónoma Regional de Antioquia (Corantioquia) sobre los impactos de HidroItuango.

El informe del año pasado titulado: Llamado a la razón ambiental en el ecosistema ribereño del Río Cauca en el entorno del proyecto HidroItuango, recogió las preocupaciones de la comunidad, entre ella, el impacto en los ecosistemas, la destrucción de aproximadamente 4 mil hectáreas de bosque seco tropical.

Paradójicamente el conflicto armado en esta área, que impidió el establecimiento de cultivos, permitió su conservación. “Así se constituyó un verdadero corredor biológico y un ecosistema ribereño de gran magnitud que ahora será talado sin que se cuente con las medidas compensatorias necesarias”, señala el informe alterno.

Ríos Vivos ha realizado diversas acciones para reforzar saberes ancestrales entre las personas lo cual permita el auto-reconocimiento del valor intrínseco del bosque en la vida de las comunidades.

Barequeo, esencial para la cultura Nutabe y cañonera

Ríos Vivos Antioquia acompañó a las comunidades en el proceso por su reconocimiento como comunidad indígena y también en la postulación del barequeo como patrimonio cultural inmaterial por parte del Ministerio de Cultura, el cual fue negado en diciembre del año 2014.

En esa solicitud y postulación se describió en profundidad las relaciones entre los cañoneros y su hábitat, las plantas que usan para separar el oro. La comunidad dedicada al barequeo no utiliza químicos para separar el oro, aclara la socióloga Isabel Zuleta, las personas más hábiles en esto, las mujeres, lo separan sin utilizar nada, solo con el movimiento de la batea, otros con la orina.

“Otros utilizan el cedro playero, la cáscara del árbol Achi y el aguacatillo (Persea caerulea), los cuales permiten la separación del oro de manera ancestral. Primero en un molino artesanal de madera separan las arenas más pesadas, de las liviana y queda el jagua*, una especie de “harina” más negra. Luego maceran las hojas de estos árboles y esto hace que se separe el oro, sin utilizar químicos contaminantes” , aclara Zuleta.

La postulación del barequeo para su inclusión en la Lista Representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial (LRPCI) no prosperó. la Resolución 2636 del 7 de septiembre de 2015 del Ministerio de Cultura negó la inclusión.

La resolución del Ministerio de Cultura explica la antropóloga Neyla Castillo no es tan clara. “Al decir que es una manifestación aparentemente están aceptando su carácter cultural pero no su valor patrimonial, lo cual es un contrasentido (….)

Las contradicciones son mayores, continúa Castillo, al examinar la documentación del proceso pues el Ministerio de Cultura desconoció el concepto de la Comisión de verificación que nombró para evaluar la solicitud. La Comisión sostuvo que era una manifestación cultural de carácter patrimonial que debía ser protegida e incluida en la LRPCI.

Barequero separa el oro usando plantas. Foto: Neyla Castillo.

Barequero separa el oro usando plantas. Foto: Neyla Castillo.

Castillo, antropóloga de la Universidad Nacional, señala que luego de la negativa por parte del Ministerio de Cultura a incluir el barequeo como patrimonio cultural inmaterial en la LRPCI, han utilizado los recursos jurídicos procedentes.

Presentaron un recurso de reposición contra la resolución que negó incluir el barequeo como patrimonio inmaterial. Solicitaron a la Alcaldía de Sabanalarga iniciar el trámite de postulación pero se negaron dos veces, la más reciente el 8 de noviembre de 2016, argumentando que es competencia del Instituto de Cultura y Patrimonio de Antioquia.

Pese a que el Ministerio contrató en su momento una comisión de verificación, este no tomó en consideración el concepto de la comisión y negó la postulación. El Ministerio de Cultura, respondiendo a un derecho de petición para este reportaje respondió: “Aunque el Ministerio de Cultura no recomendó la inclusión de “El barequero como forma tradicional de producción en el cañón del río Cauca” en la LRPCI del ámbito nacional, sí adelantó acciones para establecer un convenio marco con las Empresas Públicas de Medellín (EPM).

“Con el objeto de adelantar acciones de salvaguardia de la cultura inmaterial de la población relacionada con la manifestación. Se ha instado al Instituto de Patrimonio y Cultura de Antioquia a realizar un acompañamiento a la empresa Hidroeléctrica Ituango en el relacionamiento con estas comunidades. El ministerio no tiene acciones concretas más allá de brindar la asesoría y el acompañamiento necesario en estos procesos”.

Y añadió: “El Ministerio de Cultura no ha hecho ningún reconocimiento como patrimonio cultural inmaterial de prácticas de extracción de minerales. De acuerdo con la legislación sobre patrimonio cultural, dicha actividad no está contemplada en los campos de alcance del patrimonio inmaterial”.

Sin embargo, este reciente reconocimiento de los Nutabes como comunidad indígena, con sus prácticas ancestrales podría cambiar esa situación.

Por ello este reconocimiento oficial de los Nutabes como comunidad indígena es importante porque dos de sus principales prácticas son la pesca y el barequeo. “Creo que el impacto está fundamentalmente en el reconocimiento jurídico de unos derechos que los agentes del proyecto y los gobiernos en distintas instancias les han negado permanentemente. Por otra parte, abre una puerta para que se reconozca el valor patrimonial del barequeo en todo el Cañón. Es un asunto que aún no está resuelto”, añade Castillo.

El movimiento Ríos Vivos Antioquia reivindica que todos los cañoneros y cañoneras, los habitantes de ese territorio, son descendientes de los Nutabes.

Por ello, el pasado lunes 5 de junio interpusieron un recurso de reposición contra la resolución 0071 de 2017.

Isabel Zuleta explica los argumentos del recurso contra la resolución del pasado 19 de mayo:

Por su parte, el antropólogo Jorge David Higuita estima que hay aproximadamente 1.500 Nutabes, este antropólogo escribió un libro de relatos titulado: Crónicas de un inminente etnocidio en el Cañón del Río Cauca.

Entre tanto, el Movimiento Ríos Vivos seguirá Ahora esperan que se pronuncien el Ministerio del Interior y la ANLA mientras siguen trabajando en el tema de la identidad.

“Además una tutela fue presentada ante el Tribunal Administrativo de Antioquia por parte del Cabildo de Orobajo para que amparen su derecho fundamental a la consulta previa en el marco del proyecto de Hidroituango”, señala Isabel Zuleta.

Las comunidades del Cañón del Río Cauca “El patrón mono”, como llaman al río Cauca, esperan el desenlace de esta situación, que afecta la continuidad de su cultura. Ellos han resistido pacíficamente desde la conquista y ahora en medio de este gigante proyecto hidroeléctrico en Colombia.

 

Fotos: Cortesía Jorge David Higuita y Neyla Castillo

Inventario climático: ¿cuánto contamina cada sector en Argentina?

Argentina presentó su Inventario Nacional de Gases de Efecto Invernadero para 2014, año en el que el país emitió 368 millones de toneladas de CO2 equivalente, lo que significa el 0,7% de la contaminación del planeta.

El sector de energía, el cual incluye al transporte, es el más contaminante con 53% de las emisiones. Agricultura, ganadería, silvicultura y usos de la tierra representan el 39% de las emisiones, seguido con una menor participación por los sectores de Procesos industriales y Residuos, ambos representando el 4% de las emisiones de Argentina.

Tomando los datos de todo el período 1990-2014, energía es el sector que presenta el mayor crecimiento anual promedio en emisiones contaminantes, siendo este del 2.9 %. Procesos industriales creció 2.3 %, en tanto residuos lo hizo un 2.4 %. Al mismo tiempo, las emisiones por agricultura, ganadería, silvicultura y otros usos de la tierra presenta cayeron 0,7%.

Casi el 90% de la energía que se utiliza en Argentina proviene de combustibles fósiles, de acuerdo a la matriz energética del país, lo que explica el alto nivel de emisiones del sector. Al ser de 2014, el inventario no incluye el reciente empuje a las energías renovables, el cual sin embargo coincide también con el mayor desarrollo de los recursos petroleros y gasíferos de Vaca Muerta.

Al mirar dentro de los subsectores, la ganadería representa el 20.7% de las emisiones, mientras que la cifra llega a 5.4% en el caso de la agricultura. La ausencia de medios de transporte más limpios y eficientes hace que las emisiones del sector lleguen al 15%. Al mismo tiempo, la gestión de los residuos sólidos urbanos significa casi el 2% de las emisiones del país.

El inventario no sólo midió las emisiones por sector sino que también contabilizó algunos indicadores. Cada argentino genera 8,6 toneladas de CO2 equivalente, cifra que desde 2007 viene disminuyendo pero sigue por encima del promedio de países europeos.

La información del inventario forma parte del segundo Reporte Bienal de Actualización (BUR) que Argentina presentará proximamente a la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático (CMNUCC). Es el segundo BUR que se presenta, actualizando los datos de emisiones vigentes que eran de 2012. El próximo se realizará en 2018, incluyendo datos del inventario a 2016.

Para facilitar el acceso a los principales datos del inventario, el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sustentable desarrolló una plataforma web que permite visualizar la distribución por sectores para los distintos años y desagregar los datos en categorías; y un documento, descargable desde la plataforma, que presenta los resultados a través de infografías y gráficos.

Fotos y gráficos: Gentileza Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sustentable

Día del Ambiente: más críticas que elogios a la política ambiental de Macri

Claves21 consultó a importantes organizaciones ambientales para conocer cuál es el balance que hacen al cumplirse un año y medio de gestión del gobierno de Cambiemos. ¿Cuáles son los avances y cuáles, los retrocesos en materia de política ambiental?¿Cuál es la evaluación que hizo el propio ministro Bergman?

Las principales organizaciones ambientalistas evaluaron la política ambiental de Macri.

Las principales organizaciones ambientalistas evaluaron la política ambiental de Macri.

“La evaluación que hacemos de la política ambiental del gobierno es muy pobre. Más allá del discurso, no vemos un cambio respecto de la gestión anterior. Se simula interés en el tema ambiental, pero lo primero que hizo Macri fue sacarle las retenciones a las mineras, dándole un premio a las peores industrias que hay”, enfatizó Hernán Nadal, director regional de Comunicación y Movilización Pública de Greenpeace.

Ese “premio” a las mineras, como lo llamó Nadal, fue criticado por todas las organizaciones consultadas. “Cuando se quitan las retenciones a las mineras, se demuestra la vocación por fomentar actividades extractivas”, consideró Manuel Jaramillo, director ejecutivo de la Fundación Vida Silvestre.

Para Jaramillo, el balance sobre la gestión ambiental de Cambiemos se ubica en “una situación intermedia, con avances significativos”, respecto de la política ambiental del kirchnerismo, como la realización del informe Estado del Ambiente y “el interés del Gobierno en conocer, medir y evaluar”.

Por su parte, Enrique Viale, de la Asociación Argentina de Abogados Ambientalistas, sostuvo que “este gobierno habla de ambiente, pero no hay cambios en lo sustancial: no sólo consolidó todo lo malo del anterior, sino que lo profundizó”.

Aspectos positivos de la política ambiental de Cambiemos

[su_note note_color=»#99CC00″ text_color=»#000000″ radius=»20″]“Crear el Ministerio de Ambiente refuerza el tema ambiental en el balance de discusiones al interior del Gobierno”.[/su_note]
De Secretaría a Ministerio

Entre los aspectos positivos de estos 18 meses, el director de Vida Silvestre mencionó la “elevación a rango de ministerio del área de Ambiente -algo destacado en mayor o menor medida por todas las ONG- y la apertura de espacios de diálogo con las organizaciones ambientales”.

“Crear el Ministerio de Ambiente refuerza el tema ambiental en el balance de discusiones al interior del Gobierno”, evaluó Andrés Nápoli, director ejecutivo de la Fundación Ambiente y Recursos Naturales (FARN).

Desde Aves Argentinas también celebraron la creación del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sustentable, pero su director ejecutivo, Hernán Casañas, señaló a Claves21 que en lo que respecta al diálogo con las organizaciones “las reuniones no parecieran tener un impacto efectivo en la agenda ambiental del Gobierno, que es muy distinta a la de las ONG”.

Cambio climático, un tema transversal

El cambio climático se incorporó desde el inicio como un tema central del discurso del Ejecutivo nacional. “Argentina is back”, le gustaba decir al representante del recién asumido Macri en la cumbre de París de diciembre de 2015. Lo mismo repetían como un mantra sus operadores en los medios.

Al respecto, desde Vida Silvestre y FARN destacaron el abordaje “transversal” del cambio climático en todas las áreas de gobierno con la creación del Gabinete Nacional de Cambio Climático, así como el proceso de revisión de los compromisos nacionales (NDC, por su sigla en inglés) de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero.

Más parques nacionales y áreas protegidas
[su_note note_color=»#99CC00″ text_color=»#000000″ radius=»20″]“Los nuevos parques nacionales, y los avances en la creación de áreas protegidas marinas son acciones que están muy bien”.[/su_note]

Desde Vida Silvestre, FARN y Aves Argentinas ponderaron muy positivamente la acción de la Administración de Parques Nacionales, orientada a duplicar la superficie protegida, incluyendo áreas marinas.

“Los nuevos parques nacionales, la ocupación formal del Impenetrable y los avances en la creación de áreas protegidas marinas son acciones que están muy bien”, opinó Manuel Jaramillo, de Vida Silvestre.

Aspectos negativos de la política ambiental de Cambiemos

Humedales, la promesa incumplida

Las seis organizaciones que dialogaron con Claves21 subrayaron que una de las grandes deudas del Gobierno es la Ley de Humedales, prometida por Macri a poco de haber asumido la Presidencia.

[su_note note_color=»#99CC00″ text_color=»#000000″ radius=»20″]»Macri no cumplió con su palabra”.[/su_note]

“Los humedales son vitales para evitar inundaciones, que afectan no sólo al ambiente, sino también a la economía. El proyecto no logró avanzar en el congreso. En ese sentido, Macri no cumplió con su palabra”, manifestó Jaramillo, de Vida Silvestre.

En tanto, Nápoli, de FARN, aseveró que “no avanzó en la promesa de la ley de Humedales porque el Gobierno le dio lugar al lobby del sector agroindustrial, que además recibió otras ventajas, como con la ley de envases de agroquímicos”.

En el mismo sentido, Mirko Somat, de Taller Ecologista de Rosario, señaló que “gran parte de las trabas para sancionar la ley de humedales vinieron del PRO, que bloqueó el proyecto”.

“Un año y medio es poco tiempo para definir deficiencias y aciertos, pero de arranque parecían darle mucha importancia al tema ambiental, pero luego esos compromisos fueron quedando de lado”, lamentó Casañas, de Aves Argentinas.

Bosques: fondos insuficientes y desprotección

El incumplimiento de la Ley de Bosques y la continuidad de los desmontes son una de las críticas más fuertes al gobierno nacional.

[su_note note_color=»#99CC00″ text_color=»#000000″ radius=»20″]»El Ministerio de Ambiente no está teniendo la fuerza política para discutir con los otros ministerios”.[/su_note]

“Con el trabajo de las ONG se aumentó el presupuesto para Bosques de forma significativa, aunque mucho menos de lo que es necesario”, ponderó Manuel Jaramillo.

“Si bien la deforestación bajó de 180 mil hectáreas a 130 mil en 2016, el desmonte ilegal se concentró en áreas de protección roja o amarilla (zonas críticas) y eso alarma. En este tema el Ministerio de Ambiente no está teniendo la fuerza política para discutir con los otros ministerios”, juzgó el director de Vida Silvestre.

Andrés Nápoli reclamó “más proactividad” de la cartera de Sergio Bergman “para que las provincias cumplan la ley”.

“Hubo un intento en Córdoba, con el proyecto para cambiar el área de máxima protección -roja- a amarilla y una iniciativa similar en la provincia de Buenos Aires”, ejemplificó el representante de FARN.

“En la provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal fomentó una Ley de Bosques que va en contra de la ley nacional”, completó Hernán Nadal, por Greenpeace.

Glaciares: “La ley está dormida”

Así lo expresó Jaramillo. En el mismo sentido se manifestó Enrique Viale: “No hay una aplicación efectiva de la ley”, y agregó: “Denunciamos el intento de cambiar la reglamentación”.

[su_note note_color=»#99CC00″ text_color=»#000000″ radius=»20″]“Hay más de 300 proyectos mineros y el 40% son en zonas glaciarias o periglaciarias».[/su_note]

Sobre el inventario de glaciares, desde FARN consideraron que hubo avances, pero “aún falta mucho”, y señalaron como “un grave error” que se inventariaran sólo los glaciares de más de 1 hectárea, “cuando, por ejemplo, en Pascua Lama se opera sobre un glaciar, el Toro 2, que es menor a 1 hectárea y no fue inventariado”, cuestionó Andrés Nápoli.

Además, señaló que “hay más de 300 proyectos mineros y el 40% son en zonas glaciarias o periglaciarias. El Ministerio de Ambiente debe hacer el mapa de glaciares y velar por su protección”, reclamó Nápoli.

Energía: una de cal y tres de arena

Todos los referentes ambientales consultados por Claves21 mencionaron como relevante la promoción que le dio el gobierno a las energías renovables mediante distintas licitaciones, sin embargo, este avance queda eclipsado por el impulso de la gestión macrista a la construcción de dos grandes represas hidroeléctricas, dos centrales nucleares y la apuesta a la explotación de hidrocarburos no convencionales en el área de Vaca Muerta, a través del cuestionado fracking.

[su_note note_color=»#99CC00″ text_color=»#000000″ radius=»20″]“La construcción de esas represas afecta al último río glaciario del país, que es el río Santa Cruz». [/su_note]

“Más allá de que Macri ha dado señales de que le interesan las energías renovables, todas las inversiones están yendo a centrales térmicas, a construir nuevas plantas nucleares y a subsidiar todos los combustibles fósiles”, analizó Hernán Nadal, de Greenpeace.

[su_note note_color=»#99CC00″ text_color=»#000000″ radius=»20″]»Â¿Importa más una represa que toda una especie?»[/su_note]

Manuel Jaramillo, de Vida Silvestre, aseguró que en en materia energética esperaban “una posición distinta”. “La construcción de esas represas afecta al último río glaciario del país, que es el río Santa Cruz. Hay restos arqueológicos, familias que viven en la zona que va a quedar inundada y está el macá tobiano, un ave que fue incluida en el programa Extinción Cero, pero las represas podrían afectar sus áreas de invernada y se trata de un ave altamente amenazada de la que quedan unos 800 ejemplares. ¿Importa más una represa que toda una especie?”, se preguntó.

“Las represas van a ser la mancha más grande que va a tener este gobierno”, enfatizó Hernán Casañas, de Aves Argentinas. Categórico, sostuvo que esas obras “no tienen sentido ni desde lo energético, ni desde lo económico ni desde lo ambiental”.

[su_note note_color=»#99CC00″ text_color=»#000000″ radius=»20″]»La energía nuclear demostró con los ejemplos de Chernóbil y Fukushima que no es infalible».[/su_note]

Sobre las dos nuevas centrales nucleares que el Gobierno pretende instalar, Vida Silvestre planteó su “oposición total” a la promoción de la energía nuclear. “Creemos que la sociedad en su conjunto se opone. La energía nuclear demostró con los ejemplos de Chernóbil y Fukushima que no es infalible, y en Argentina, si algo puede fallar, va a fallar”, alertó Jaramillo.

“Con las represas en Santa Cruz y las centrales nucleares, Macri continúa con los errores del anterior gobierno”, expresó por FARN, Andrés Nápoli.

El director de FARN, además, criticó el empuje a la explotación de hidrocarburos no convencionales en Vaca Muerta “sin regulación, protección ni control”. “Es una apuesta a seguir explotando el modelo contaminante de los combustibles fósiles”, manifestó.

Riachuelo: “Una de las peores gestiones”

FARN y Vida Silvestre fueron muy críticos con el trabajo de Acumar, el organismo encargado del saneamiento de la cuenca Matanza-Riachuelo.

“No hay buenas noticias sobre Acumar. En este año y medio de este gobierno no hubo ningún avance significativo”, estimó Jaramillo.

Andrés Nápoli fue más allá y sentenció: “La gestión de Acumar durante este gobierno es de las peores de la historia del organismo”.

Otras críticas

Enrique Viale, de los Abogados Ambientalistas y Cecilia Bianco, de Taller Ecologista coincidieron en criticar la intención de reformar la Ley de Residuos Peligrosos. “Es la única ley que establece sanciones penales y eso se quiere modificar”, alertó Viale.

Bianco, asimismo, expresó que “una eventual modificación de la Ley de Residuos Peligrosos debe tratarse de otra forma y no a través de la encuesta que lanzó el Ministerio de Ambiente”.

Por otra parte, el director ejecutivo de FARN reclamó una Ley de Presupuestos Mínimos de Evaluación de Impacto Ambiental.

Ambiente, detrás de otros ministerios

Si bien todos los consultados valoraron muy positivamente el cambio de Secretaría a Ministerio de Ambiente, Aves Argentinas y Vida Silvestre puntualizaron que no estuvo acompañado de mayor capacidad política ni de un presupuesto acorde a ese cambio.

[su_note note_color=»#99CC00″ text_color=»#000000″ radius=»20″]“El Ministerio de Ambiente no tiene que ser la decoración de la torta, sino parte del pastel”.[/su_note]

Casañas apuntó al déficit presupuestario del área: “Se lanzó el programa Extinción cero y la realidad es que no tienen los fondos para llevarlo a cabo”.

“Se elevó la categoría pero no se aumentó la capacidad de incidencia para negociar con otros ministerios. Eso hace que Ambiente quede detrás de ministerios como Agroindustria o Producción”, argumentó Jaramillo.

“El Ministerio de Ambiente no tiene que ser la decoración de la torta, sino parte del pastel”, concluyó el director de la Fundación Vida Silvestre.

[su_box title=»Bergman, “conforme” con su gestión» style=»soft» box_color=»#fdfaf0″ title_color=»#000000″ radius=»7″]

Claves21 dialogó con el ministro de Ambiente y Desarrollo Sustentable y le pidió una evaluación de su primer año y medio de gestión. El ministro aseguró estar “conforme”.

Bergman destacó la “articulación interministerial”, la “articulación federal” con las provincias a través del Consejo Federal del Medio Ambiente y la “articulación con la academia”. “Es uno de los pocos ministerios que tiene toda su agenda transversal y eso es un cambio cultural en un gobierno”, subrayó.

“Aunque todavía la sociedad nos sigue mirando como el ministerio que tiene a cargo resolver el ambiente y el desarrollo sustentable, tenemos a un Gobierno que cree que somos una herramienta en un equipo y no lo tenemos que resolver todo”, argumentó el ministro.

«Tenemos que trabajar sobre la comunicación y reperfilar el ministerio para que no se lo vea como el ‘stopper del desarrollo’, es decir, ‘los verdes’ que tenemos que frenar a todos los demás. Ese no es el lugar que ocupamos», cerró Bergman.

[/su_box]