VIDEO: Cómo es navegar el Riachuelo, el río más contaminado de Argentina

Claves21 se subió a una lancha para recorrer las aguas del Matanza-Riachuelo. Fue una oportunidad para documentar en videos y fotos el estado de situación de la cuenca baja de esta herida abierta, que no sólo se trata de contaminación, sino también de desigualdad social y desidia gubernamental.

Ya pasaron casi 9 años desde que la Corte Suprema de Justicia les ordenó al Estado nacional, a la Ciudad de Buenos Aires y al gobierno bonaerense que sanearan la cuenca Matanza-Riachuelo. Se trató de un fallo inédito, conocido como causa «Mendoza», que exigió la puesta en marcha de acciones que mejoren la calidad de vida de los habitantes de la cuenca, recompongan el ambiente -agua, aire y suelos-, y prevengan «daños con suficiente y razonable grado de predicción».

No sólo mirar el agua

Como se desprende del fallo, no sólo se trata de recomponer el agua, sino también el aire, los suelos, la biodiversidad y las condiciones de vida de la población. Cecilia Iglesias, de la Coordinación de Proyectos de Residuos Sólidos de Acumar -Autoridad de Cuenca Matanza Riachuelo-, el organismo responsable de ejecutar el Plan Integral de Saneamiento Ambiental de la cuenca, le subrayó este aspecto a Claves21. «Tenemos que trabajar más en el territorio que dentro del río», expresó.

Saneamiento del Riachuelo: más sombras que luces

La Fundación Ambiente y Recursos Naturales (FARN) señaló el año pasado que «algunas de las metas establecidas lograron resultados favorables, mientras que la mayor parte de las mismas aún continúan pendientes de resolución». Asimismo, alertó sobre el «estancamiento» en el que se encontraba la gestión del saneamiento.

En diciembre, tras la audiencia pública convocada por la Corte Suprema para analizar el grado de avance en el cumplimiento del fallo «Mendoza», FARN y otras organizaciones integrantes del Cuerpo Colegiado que representa a la sociedad civil en el proceso de saneamiento, concluyó que en 8 años sólo se había cumplido un 20 por ciento del mandato del máximo tribunal.

Mudar a las familias afectadas

Uno de los aspectos más demorados es el de la relocalización de las cerca de 18.000 familias que viven en las márgenes del Riachuelo. Al respecto, Andrés Nápoli, director ejecutivo de FARN, alertó que en el caso de la Ciudad de Buenos Aires, «sólo se ha avanzado en un 35 por ciento» del total de relocalizaciones y ese porcentaje desciende al 12 por ciento para la Villa 21-24 de Barracas.

Defensor del Pueblo se busca

El fallo «Mendoza» ordenó la creación de un Cuerpo Colegiado integrado por el Defensor del Pueblo de la Nación y organizaciones no gubernamentales que representan a los afectados. Sin embargo, el cargo de Defensor del Pueblo está vacante desde 2009. «No parece haber intenciones de cubrirlo», consideró Antonio Elio Brailovsky, especialista en ambiente y ex defensor adjunto de la Ciudad de Buenos Aires.

Una población expuesta a la contaminación biológica y química

La contaminación del Riachuelo se debe al vertido de desechos de origen biológico y químico, y los riesgos están en el agua, en el suelo y en el aire. Diarreas, intoxicaciones, bronquiolitis, erupciones cutáneas, infecciones de todo tipo, problemas respiratorios crónicos y lesiones en órganos y del sistema nervioso, entre muchas otras enfermedades son comunes entre los habitantes más próximos al río, en especial en chicos y chicas, por la alta concentración de cromo, cobre, plomo y otros metales pesados, junto con bacterias de origen fecal.

Imágenes de un viaje por las aguas del Riachuelo

Recursos sobre el Riachuelo

Tres claves para la sostenibilidad, según el teólogo Leonardo Boff

El teólogo y ecologista brasileño Leonardo Boff visitó la Argentina para presentar su libro más reciente, Una ética para la Madre Tierra, y brindó una conferencia junto al nobel de la Paz Adolfo Pérez Esquivel. La charla se denominó «Crisis climática y crisis social: desafíos de América Latina» y fue organizada por el movimiento ambientalista 350.org. En esta nota, los aspectos más destacados del pensamiento ambiental de Leonardo Boff.

Leonardo Boff dio una conferencia en Buenos Aires junto a Adolfo Pérez Esquivel y Juan Pablo Olsson (350.org). Foto: Damián Profeta. Licencia: CC BY 2.0.

Leonardo Boff dio una conferencia en Buenos Aires junto a Adolfo Pérez Esquivel y Juan Pablo Olsson (350.org). Foto: Damián Profeta. Licencia: CC BY 2.0.

«Estamos en una especie de vuelo a ciegas: no sabemos hacia dónde vamos, y ya llegamos a un punto límite. La Tierra ha perdido su equilibrio. El calentamiento global es como la fiebre: un indicador de que hay una enfermedad. Si la humanidad no tiene una estrategia urgente, puede haber un colapso del sistema-vida«. Así describió Leonardo Boff el momento actual que atraviesa el planeta ante el desafío del cambio climático causado por los seres humanos.

La cultura del capital

Boff criticó con dureza lo que llama «la cultura del capital», que para el teólogo es «absolutamente materialista, individualista y produce injusticias sociales y ecológicas». Como ejemplo de ello, mencionó la situación que se vive en Brasil por la expansión descontrolada de la frontera agrícola: «Con el avance del  agronegocio se está desforestando la Amazonía. Con la deforestación disminuye la humedad y se producen sequías enormes. La sequía es una catástrofe social», enfatizó.

[su_note note_color=»#99CC00″ text_color=»#000000″ radius=»20″]»No tenemos que sentirnos condenados por este sistema».[/su_note]

Las tres categorías de la sustentabilidad, según Leonardo Boff

«El gran reto es superar la cultura del capital; es un imperativo ético», consideró, y enumeró tres categorías necesarias para ello:

  • El cuidado: es «la esencia de todos los seres vivos», explicó.
  • Corresponsabilidad colectiva por el futuro de la naturaleza.
  • La compasión, que se trata de «sentir la pasión del otro, respetarlo, no invadirlo, pero al mismo tiempo, no dejarlo solo».

«Vivimos tiempos dramáticos, pero no tenemos que sentirnos condenados por este sistema. Con el cuidado, la corresponsabilidad colectiva y la compasión podemos salvarnos», concluyó Boff.

[su_box title=»Movilización Global por la Desinversión» style=»soft» box_color=»#fdfaf0″ title_color=»#000000″ radius=»7″]El evento fue parte de las acciones de la Movilización Global por la Desinversión en Argentina. Esta campaña mundial señala que la crisis climática es resultado de la quema indiscriminada de combustibles fósiles y de la explotación irracional de recursos ambientales, llevada a cabo principalmente por los países más ricos.[/su_box]

 

 

Rainbow Warrior: cómo es la tecnología ecológica del barco de Greenpeace

El Rainbow Warrior, el barco más famoso de Greenpeace, está en Buenos Aires acompañando los 30 años de la organización ambientalista en Argentina. Claves21 recorrió la nave y conoció las innovaciones técnicas que la convirtieron en una embarcación respetuosa con el ambiente. Además, las fotos del navío por dentro. 

Rainbow Warrior, el barco de Greenpeace, está en Buenos Aires. Foto: Damián Profeta. Licencia: Creative Commons CC-NC-SA 2.0.

Rainbow Warrior: el barco de Greenpeace está en Buenos Aires. Foto: Damián Profeta. Licencia Creative Commons CC-NC-SA 2.0.

Este “Guerrero del arcoiris” que está amarrado en Puerto Madero y que puede ser visitado por el público hasta el domingo de Pascua es el tercer barco de Greenpeace que lleva ese nombre. El primer Rainbow Warrior sufrió un atentado del gobierno francés en 1985, que lo hundió con dos bombas y terminó con la vida del fotógrafo de la organización, el portugués Fernando Pereira. Luego, el Rainbow Warrior II culminó su derrotero ambientalista en 2011, cuando se convirtió en un barco hospital en Bangladesh.

El Rainbow Warrior III fue construido especialmente para Greenpeace -sus predecesores y los otros dos barcos de la flota, el Esperanza y el Arctic Sunrise, fueron reconvertidos por la organización. “Fue construido desde cero con altos estándares ambientales para llevar a la práctica lo que nosotros le reclamamos a gobiernos y empresas del mundo”, explicó Paula, una de las voluntarias a cargo de coordinar la recorrida por el barco.

El Rainbow Warrior III se trata de un velero de 11 metros de ancho y 54 metros de largo construido con criterios de sustentabilidad y numerosas innovaciones tecnológicas que la convirtieron en una embarcación respetuosa con el ambiente.

Tecnología ecológica: así funciona el Rainbow Warrior

  • Navega casi todo el tiempo a vela y por eso utiliza poco combustible fósil.
  • Tiene un motor electrodiésel que se pone en marcha cuando tiene que entrar a un puerto o capear un temporal.
  • Los mástiles tienen una inclinación especial que optimizan la navegación.
  • Con 1250 metros cuadrados de velamen, las velas captan la energía del viento y es almacenada y utilizada en el barco para iluminación, consumo eléctrico, calefacción y calentar el agua.
  • Tiene una bomba desalinizadora de agua, que toma el agua del mar, le quita la sal y la vuelve potable. De esa manera, no es necesario transportar agua para consumo humano.
  • Las aguas residuales que se generan en la cocina o los baños van a un pozo donde se tratan con microbios que se alimentan de materia fecal y de esa manera el agua puede reutilizarse en limpieza de cubierta o el lavado de la ropa, por ejemplo.
  • Cuenta con el «pasaporte verde», que certifica que sus componentes podrán ser reciclados cuando sea desguazado.
[su_note note_color=»#99CC00″ text_color=»#000000″ radius=»20″]»El Rainbow Warrior está para acompañar los 30 años de Greenpeace en Argentina, como una oportunidad para celebrar los logros y reclamar todas las deudas ambientales que tiene nuestro país».[/su_note]

Los mares del fin del mundo y el arrecife de coral del Amazonas

Claves21 dialogó con Hernán Nadal, director regional de Comunicación y Movilización Pública de Greenpeace, quien detalló el derrotero del Rainbow Warrior por América del Sur.

“El Rainbow Warrior viene de apoyar la campaña par salvar los mares del fin del mundo, en las costas de Chile, en la región de Magallanes. El Gobierno chileno evalúa otorgar 300 licencias para empresas salmoneras y nosotros reclamamos que eso no pase, ya que las salmoneras tienen un impacto muy negativo en el mar y esa zona es una de las pocas áreas que quedan con mares tan vírgenes”, explicó Nadal.

“Ahora, en Buenos Aires, el Rainbow Warrior está para acompañar los 30 años de Greenpeace en Argentina, como una oportunidad para celebrar los logros y reclamar todas las deudas ambientales que tiene nuestro país, como el cumplimiento de la Ley de Bosques y la Ley de Glaciares”, subrayó el directivo de Greenpeace.

El próximo destino del velero de Greenpeace será Brasil, donde va a trabajar en una campaña de defensa de la barrera de coral en la desembocadura del río Amazonas, un descubrimiento científico muy reciente que coincide con una serie de permisos que dio el gobierno brasileño para poner plataformas petroleras en la zona. “La actividad petrolera pone en serio riesgo esa gran maravilla que recién se descubre y que está sorprendiendo a los científicos”, expresó Nadal.

El Rainbow Warrior en fotos

Mover el mouse sobre la imagen y clickear las flechas para pasar las fotos del interior del barco emblema de Greenpeace:

Rainbow Warrior en Buenos Aires 2017

[su_box title=»Cómo visitar el Rainbow Warrior en Buenos Aires» style=»soft» box_color=»#fdfaf0″ title_color=»#000000″ radius=»7″] El barco de Greenpeace puede visitarse todos los días hasta el domingo 16 de abril inclusive, a paritr de las 10 de la mañana en Dársena Norte (Puerto Madero, entre el edificio de Buquebus y el Hotel de Inmigrantes). La entrada es gratuita y por orden de llegada. Los mayores de edad deben llevar DNI. No se suspende por lluvia.[/su_box]

 

Crédito de la fotografía del Rainbow Warrior usada en la portada del sitio: Roberta F. Licencia: Creative Commons Attribution-Share Alike 3.0.

Extinción Cero: el plan de Bergman para las especies en peligro

El Gobierno nacional prepara «Extinción Cero», un programa que pretende «mejorar las políticas de conservación» de seis especies en situación crítica: el cauquén colorado, el cardenal amarillo, el venado de las pampas, la mojarra desnuda, la ranita del Pehuenche y el yaguareté. 

Venado de las Pampas (Ozotoceros bezoarticus). Foto: Fedaro. Licencia: Creative Commons CC BY-SA 4.0.

Venado de las pampas (Ozotoceros bezoarticus). Foto: Fedaro. Licencia: Creative Commons CC BY-SA 4.0.

Claves21 dialogó con Javier García Espil, director nacional de Biodiversidad y Recursos Hídricos del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sustentable, y accedió a precisiones acerca de las características y pilares de este programa de protección de especies amenazadas.

«Extinción Cero pone el foco en algunas especies en peligro de extinción y busca reducir la pérdida de biodiversidad», expresó García Espil.

Consultado sobre las medidas a aplicar dentro de Extinción Cero, el funcionario detalló que el programa se basa en cuatro pilares:

  • Controlar la caza furtiva
  • Aumentar el éxito reproductivo
  • Educación ambiental
  • Combatir el comercio ilegal
[su_note note_color=»#99CC00″ text_color=»#000000″ radius=»20″]»»El cardenal amarillo es objeto de un importante comercio ilegal y en el caso del cauquén colorado hay que controlar la caza furtiva».[/su_note]

García Espil subrayó que «si bien todo eso ya se viene haciendo, el programa Extinción Cero permitirá profundizar esos trabajos y tener un mayor impacto».

Se trabajará en las diferentes ecorregiones y el abordaje específico dependerá de la especie a proteger, pero este abogado especializado en derecho ambiental dio algunos ejemplos: «El cardenal amarillo es objeto de un importante comercio ilegal y en el caso del cauquén colorado hay que controlar la caza furtiva. Para el yaguareté ya lanzamos el Plan Nacional de Conservación.

Extinción Cero busca proteger al yaguareté y a otras especies amenazadas. Foto: Pascal Blachier. Licencia: Creative Commons CC BY 2.0.

Extinción Cero busca proteger al yaguareté y a otras especies amenazadas. Foto: Pascal Blachier. Licencia: Creative Commons CC BY 2.0.

Entre las medidas proyectadas, se destaca la creación de «faunaductos» o pasos de fauna, que son estructuras como túneles, puentes o desniveles para animales, que evitan, por ejemplo, que sean atropellados al cruzar una ruta.

El funcionario de la cartera ambiental destacó el trabajo con otras áreas de gobierno, como el Ministerio de Seguridad para combatir el comercio y la caza ilegales y con Vialidad Nacional para reducir el atropellamiento de animales. También, aseguró que trabajan con organizaciones no gubernamentales y científicas, así como con las autoridades provinciales.

García Espil remarcó que con Extinción Cero, el gobierno de Macri pretende «no sólo detener el impacto negativo, sino tener resultados positivos, es decir: mejorar el éxito reproductivo y aumentar las poblaciones de estas especies en peligro«.

Principales amenazas a la fauna silvestre

Clickear las flechas para navegar la presentación.

El plan del Gobierno para desechar las pilas usadas

Esta semana Argentina exportó 10 toneladas de pilas usadas que estaban acopiadas en la Ciudad de Buenos Aires desde 2008. Un buque partió del puerto de Zárate llevando esos residuos hacia Saint-Quentin-Fallavier, Francia, para su tratamiento y disposición final. El Ministerio de Ambiente de la Nación aseguró que la medida «es el inicio de un programa proyectado para dar solución al desecho de estos residuos». De qué se trata.

Pilas usadas. Foto: PA Resources Council. Licencia: CC BY-NC-ND 2.0.

Pilas usadas. Foto: PA Resources Council. Licencia: CC BY-NC-ND 2.0.

La historia de esas pilas comenzó hace 9 años con una campaña de recolección que hizo el Gobierno de la Ciudad. Sin embargo, luego de que los vecinos entregaron sus pilas gastadas, el Ejecutivo local no logró deshacerse de ellas de manera segura y esas 10 toneladas de residuos peligrosos quedaron acumuladas en un depósito del puerto porteño.

Ahora, tras un trabajo conjunto entre Nación y Ciudad, las pilas comenzaron un camino de 11.000 kilómetros hacia su destino final en Francia.

¿Qué tratamiento se les dará a esas pilas? Según pudo saber Claves21, serán sometidas a un proceso de “pirometalurgia” y dispuestas en un relleno de seguridad francés.

El Ministerio de Ambiente de la Nación manifestó en un comunicado que “esta exportación es el puntapié inicial para la implementación de un programa en desarrollo que brindará a la población una solución para desechar las pilas agotadas”.

Claves21 dialogó con Javier Ureta Sáenz Peña, secretario de Control y Monitoreo Ambiental de la cartera conducida por Sergio Bergman, a fin de conocer mayores precisiones sobre ese programa para desechar las pilas.

El que contamina, paga

Ureta Sáenz Peña afirmó que “esta exportación de pilas fue un hito de gestión para poder avanzar hacia un programa basado en la responsabilidad extendida de los importadores”.

[su_note note_color=»#99CC00″ text_color=»#000000″ radius=»20″]“Es una mala noticia que hay que dar: no hay mucho que hacer con las pilas”.[/su_note]

El principio de “responsabilidad extendida” implica que los productores (en este caso, los importadores), que se benefician con la venta de sus productos, deben asumir la responsabilidad por esos productos hasta el final de su vida útil, especialmente en lo que refiere a su recuperación, reciclaje y/o disposición final. En pocas palabras, significa que “el que contamina, paga”.

“El problema con las pilas primarias (las que no son recargables) es que no tienen recuperación -prosiguió el funcionario- y la Ciudad de Buenos Aires no tiene rellenos de seguridad, así que difícilmente se hubiese podido solucionar de otra manera que no fuera la exportación. Es una mala noticia que hay que dar: no hay mucho que hacer con las pilas”, reconoció.

Este licenciado en Ciencias Ambientales que anteriormente se desempeñó en la Agencia de Protección Ambiental porteña precisó que “los costos del envío de las pilas a Francia fueron pagados por las empresas”.

Barriles con las 10 toneladas de pilas exportadas a Francia. Foto: Ministerio de Ambiente de la Nación.

Barriles con las 10 toneladas de pilas usadas exportadas a Francia. Foto: Ministerio de Ambiente de la Nación.

Lo que se viene

Javier Ureta Sáenz Peña le adelantó a Claves21 que el Ministerio de Ambiente prepara un proyecto de recolección y disposición final de pilas usadas “con una mirada federal y trabajando con el sector privado y los gobiernos locales”.

Según la información brindada por el funcionario, esta iniciativa se basa en tres pilares de implementación:

  • Reforma de la Ley de Residuos Peligrosos: la legislación vigente limita el transporte residuos peligrosos de una provincia a otra, lo que dificulta el traslado de las pilas a rellenos de seguridad, ya sea dentro del país -hay provincias que cuentan con rellenos de seguridad- o en el exterior -como fue el caso de las pilas porteñas enviadas a Francia-. El proyecto del Gobierno propondrá un trato especial para las pilas, para que puedan ser trasladadas.
  • Responsabilidad extendida: “Tenemos el compromiso del sector privado de que se va a hacer cargo de la logística inversa para la recolección de las pilas usadas y de su disposición final”.
  • Implementación federal: “Este programa tiene una mirada federal: los gobiernos locales van a definir dónde se pondrán los centros de recepción de las pilas”.

Déficit de saneamiento

El secretario de Control y Monitoreo Ambiental reconoció que hay un “déficit estructural de saneamiento en el país”.

“Por fuera de los grandes núcleos urbanos, el 40 por ciento de la población no tiene rellenos sanitarios. Así, las pilas gastadas van a parar a basurales y entran en contacto con el suelo, el agua, los animales y las personas. Queremos evitar eso”, explicó.

Qué hacer y qué no hacer con las pilas usadas

Ureta Sáenz Peña expresó que “aunque muchas veces se dice que se tiren junto con los residuos comunes, es algo totalmente desaconsejado” porque es muy probable que terminen en basurales.

[su_note note_color=»#99CC00″ text_color=»#000000″ radius=»20″] “Una buena práctica es cubrir con cinta adhesiva las puntas de las pilas para evitar que generen descargas, sobrecalentamiento o incluso incendios”[/su_note]

También consideró que iniciativas como el uso de pilas en la construcción de ladrillos y otros objetos “no eliminan la peligrosidad del producto, sino que agrandan el problema a futuro”. “No es una solución”, aseveró.

A pesar de que es poco lo que puede hacerse con las pilas gastadas, el funcionario recomendó que hasta tanto no se habiliten lugares de recolección, las pilas y baterías usadas sean “guardadas en los hogares en un lugar fresco, seco y lejos del sol”. Además, aconsejó: “Una buena práctica es cubrir con cinta adhesiva las puntas de las pilas para evitar que generen descargas, sobrecalentamiento o incluso incendios”.

 

 

Documento recomendado: 10 puntos para la correcta gestión de residuos de pilas y baterías (Greenpeace).

El Gobierno prepara un «Indec ambiental»

En el marco de la firma de un «Acuerdo Federal sobre Cambio Climático» entre el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación y las autoridades ambientales de cada una de las provincias y de la Ciudad de Buenos Aires, el ministro Sergio Bergman expresó que prevé la conformación de un «Indec ambiental». De qué se trata.

Asamblea del Consejo Federal de Medio Ambiente -COFEMA: firma del Acuerdo Federal sobre Cambio Climático. Foto: Damián Profeta. Licencia Creative Commons CC BY-NC 2.0.

Asamblea del Consejo Federal de Medio Ambiente -COFEMA: firma del Acuerdo Federal sobre Cambio Climático. Foto: Damián Profeta. Licencia Creative Commons CC BY-NC 2.0.

Esta tarde se llevó a cabo en Casa Rosada una asamblea extraordinaria del Consejo Federal de Medio Ambiente, COFEMA, en la que se firmó un acuerdo de cara a las negociaciones de la delegación argentina en la Conferencia sobre Cambio ClimáticoCOP22– que arrancó ayer en Marrakech, Marruecos.

El acuerdo consiste en el compromiso de las autoridades nacionales de representar «la agenda federal de cambio climático», incorporando propuestas hechas por las provincias al plan nacional de medidas contra el cambio climático presentado ante Naciones Unidas. Además, el gobierno de Macri se compromete a facilitar el financiamiento internacional a las provincias en acciones de mitigación y/o adaptación del cambio climático.

[su_note note_color=»#99CC00″ text_color=»#000000″ radius=»20″]“Así como se dibujó en su momento al Indec en lo económico, nunca se establecieron parámetros medioambientales».[/su_note]

En su intervención, el subsecretario de Cambio Climático y Desarrollo Sustentable, Carlos Gentile, explicó el trabajo de revisión de la contribución argentina presentada en la ONU y aseguró que durante 2017 el Ministerio de Ambiente seguirá trabajando para «mejorar y hacer más ambiciosa» esa contribución, al tiempo que mencionó que están trabajando en la creación de «un Indec ambiental en coordinación con las provincias».

Claves21 consultó al ministro Sergio Bergman sobre la idea de este «Indec ambiental«. Al respecto, el funcionario expresó que si bien «el Indec ya tiene algunos indicadores ambientales, la Argentina no tiene un sistema independiente de monitoreo de los índices que tienen impacto en los indicadores (de cambio climático)».

Según Bergman, este «Indec ambiental» atenderá las demandas de la financiación internacional «que pide líneas de base y referencias claras», así como también, aportará al informe anual del Presidente ante el Congreso de la Nación.

«Así como se dibujó en su momento al Indec en lo económico, nunca se establecieron parámetros medioambientales y tenemos que ser serios y consistentes en términos de tener indicadores«, concluyó Bergman.

Audio: Sergio Bergman, sobre el «Indec ambiental»:

El Acuerdo de París entró en vigor: ¿qué significa?

Hoy entró en vigor el Acuerdo de París sobre el cambio climático, resultado de un arduo proceso de negociación internacional que tuvo su corolario en la pasada COP21, cuando los representantes de 195 países aprobaron esta nueva hoja de ruta -que reemplaza al Protocolo de Kyoto- para reducir las emisiones de gases que calientan la atmósfera, así como también, generar planes de adaptación a los efectos del cambio climático.

En esta nota, los principales aspectos del Acuerdo de París y por qué los compromisos nacionales deben ser más ambiciosos aún. 

El Secretario de Estado estadounidense, John Kerry, durante la firma del Acuerdo de París en abril pasado. Foto: Departamento de Estado de los Estados Unidos. Dominio Público.

El Secretario de Estado estadounidense, John Kerry, durante la firma del Acuerdo de París en abril pasado. Foto: Departamento de Estado de los Estados Unidos. Dominio Público.

Las cinco claves del Acuerdo de París

1 -Compromisos nacionales: El acuerdo es jurídicamente vinculante a medias, ya los planes nacionales de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero presentados por los países ante la ONU no son de cumplimiento obligatorio ni hay mecanismos de sanción a los países que no los cumplan.

2 – Evaluación: Aunque como ya se dijo los compromisos nacionales no son de cumplimiento obligatorio, habrá una evaluación de los progresos de los países cada cinco años mediante un mecanismo de “reporte y rendición de cuentas transparente”. Se espera que los Estados vayan subiendo la ambición de sus compromisos gradualmente.

3 – Temperatura máxima: El Acuerdo pretende limitar el aumento de la temperatura promedio del planeta “bien por debajo” de los 2 grados centígrados y realizar “esfuerzos para limitar ese aumento a 1,5 grados centígrados”.

4 – Pico de emisiones: Según el texto del Acuerdo, las emisiones deberán tocar un techo “tan pronto como sea posible”, reconociendo que lograr ese objetivo llevará más tiempo para los países en desarrollo. Una vez logrado, se deberán reducir de manera rápida las emisiones para encontrar “un equilibrio entre las emisiones provocadas por la acción del hombre y lo que puede absorber la atmósfera” en la segunda mitad de siglo.

5 – Financiamiento: El Acuerdo crea un Fondo Verde del Clima con un mínimo de 100 mil millones de dólares anuales para que los países en desarrollo enfrenten los costos de mitigación y adaptación al cambio climático.

[su_note note_color=»#99CC00″ text_color=»#000000″ radius=»20″]»Tienen que producirse reducciones sin precedentes de las emisiones de gases de efecto invernadero».[/su_note]

Sin embargo, hasta ahora los compromisos son insuficientes

La anticipada entrada en vigor del Acuerdo de París -planificada inicialmente para 2020- podría ser una señal de que finalmente la comunidad internacional aceptó que es necesaria una acción urgente y sin precedentes para evitar las dramáticas consecuencias del cambio climático proyectadas por los científicos si a fines de este siglo se superan los 2 grados de aumento de temperatura global con respecto a la temperatura de la era pre industrial.  Sin embargo, como confirmó ayer el Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), las promesas de reducción de emisiones realizadas por los países no alcanzan.

En una nueva evaluación científica –The Emmissions Gap Report-, el PNUMA advirtió que «incluso si se cumple las promesas del Acuerdo de París plenamente, las emisiones previstas en 2030 ponen al mundo en la ruta de un aumento de temperatura de 2,9ºC a 3,4ºC en este siglo».

El reporte enfatiza que en los próximos 15 años «tienen que producirse reducciones sin precedentes de las emisiones de gases de efecto invernadero, así como esfuerzos inéditos para construir sociedades resilientes ante los efectos, cada vez mayores, del cambio climático».

Es momento de acelerar la acción

En ese sentido, el director ejecutivo del PNUMA, Erik Solheim, destacó hace pocos días en diálogo con Claves21 el reciente acuerdo logrado en Kigali, Ruanda, para la paulatina erradicación de las emisiones de los gases que provienen de los sistemas de refrigeración. «Ese acuerdo en Kigali significa reducir el calentamiento de la Tierra en medio grado centígrado«, puntualizó la máxima autoridad ambiental de Naciones Unidas, al tiempo que sostuvo que «los países deben acelerar sus acciones y tomar medidas adicionales a partir de ahora con gran velocidad«.

Tres claves para una ciudad sustentable

El director ejecutivo del Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), Erik Solheim, pasó por Buenos Aires y en una entrevista con Claves21, resumió cuáles son las políticas prioritarias que los gobiernos locales deben encarar de cara a un desarrollo sostenible.

Erik Solheim, director ejecutivo del Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente -PNUMA. Foto: Damián Profeta. Licencia: CC BY-SA 2.0.

Erik Solheim, director ejecutivo del Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente -PNUMA. Foto: Damián Profeta. Licencia: CC BY-SA 2.0.

“América Latina es la región más urbanizada del planeta. El 90 por ciento de los argentinos y el 80 por ciento de los brasileños vive en ciudades, por lo tanto, las políticas urbanas son un tema bien latinoamericano”, consideró Solheim.

[su_note note_color=»#99CC00″ text_color=»#000000″ radius=»20″]»Mucha gente pierde varias horas al día para llegar al trabajo en un tránsito automovilístico que contamina el aire y es lento».[/su_note]

El funcionario de la ONU sostuvo que hay tres factores clave que las políticas públicas urbanas deben priorizar:

“En primer lugar están los espacios verdes. Es esencial que haya parques y lugares de recreación, en especial para los niños.

En segundo lugar, es importante que sea posible ir al trabajo en bicicleta, caminando o en subte; que las personas no tengan que atravesar las grandes ciudades en auto. Mucha gente pierde varias horas al día para llegar al trabajo en un tránsito automovilístico que contamina el aire y es lento, en vez de ir en medios de transporte más eficientes.

En tercer lugar, necesitamos una mejor gestión del agua y los residuos, porque se nota que las ciudades están sobrecargadas de basura”.

Infografía: tres claves para una ciudad sustentable.

Tres claves para una ciudad sustentable.

La importancia de los espacios verdes

La Organización Mundial de la Salud recomienda un mínimo de 9 metros cuadrados de espacios verdes por habitante y que todas las personas vivan a 15 minutos de distancia a pie de un espacio verde.

Según el mismo organismo, las estimaciones recientes muestran que la poca actividad física, la falta de acceso a áreas recreativas y una «caminabilidad» de mala calidad son responsables del 3,3 por ciento de las muertes mundiales.

Día Mundial de las Ciudades

Día Mundial de las Ciudades 2016.

Día Mundial de las Ciudades 2016. Foto: Damián Profeta. Licencia CC BY-SA 2.0

En 2013, la Asamblea General de las Naciones Unidas resolvió «designar el 31 de octubre de cada año, a partir de 2014, Día Mundial de las Ciudades«.

Para 2016, la ONU eligió el tema Ciudades Inclusivas, Desarrollo Compartido para resaltar la importancia de la urbanización como fuente de desarrollo global y de inclusión social.

«La COP22 será la cumbre de la acción»

El director ejecutivo del Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), Erik Solheim, pasó por Argentina a pocos días de la entrada en vigor del Acuerdo de París y del comienzo de la COP22 sobre cambio climático en Marrakech. Entrevistado por Claves21, este alto funcionario de la ONU expresó que «así como en Francia fue la cumbre de la negociación, en Marruecos será la cumbre de la acción». En ese sentido, llamó a los países a «acelerar los esfuerzos» para reducir la emisión de gases de efecto invernadero.

Erik Solheim, director ejecutivo del Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA). Foto: Damián Profeta. Licencia: Creative Commons CC BY-SA 2.0.

Erik Solheim, director ejecutivo del Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA). Foto: Damián Profeta. Licencia: Creative Commons CC BY-SA 2.0.

-¿Qué podemos esperar de la COP22 en Marrakech?

-La COP22 se va a convertir en la cumbre de la acción. Así como la COP21 de París fue la cumbre de la negociación, en Marrakech será la cumbre de la acción. El Acuerdo de París fue un gran éxito y ahora deberá ser implementado por todos los países. También hay que destacar el éxito de la reunión que tuvo lugar este mes en Kigali, Ruanda, en la que se acordó la paulatina erradicación de las emisiones de los gases que provienen de los sistemas de refrigeración, que son muy nocivos para el clima. Este acuerdo en Kigali es histórico, ya que significa reducir el calentamiento de la Tierra en medio grado centígrado. Así que en Marrakech lo primero que vamos a hacer es concentrarnos en la celebración de estos éxitos y en segundo lugar vamos a dedicarnos a definir cómo actuar en el sector agrícola, en los bosques, en el sector energético y otros sectores.

[su_note note_color=»#99CC00″ text_color=»#000000″ radius=»20″]»Los países que abracen esta agenda verde son los que más van a ganar».[/su_note]

-Pero la suma de todos los planes anunciados por los países no alcanzan para mantener el calentamiento por debajo de los 2 grados centígrados, ¿No se necesitan compromisos más ambiciosos?

– Todo esto se trata de una transformación del capitalismo. No se trata de prometer más, sino de transformar el sistema económico. No es que falte inversión en el mundo; hay inversiones por 20 mil billones de dólares, que es un número astronómico. Lo que hay que hacer es dirigir esos fondos hacia cuestiones más amigables con el ambiente, como la construcción de edificios modernos o energías renovables. Lo que ahora hay que hacer es actuar con rapidez y acelerar los esfuerzos de la comunidad internacional. Los países que abracen esta agenda verde son los que más van a ganar.

[su_box title=»De qué se trata el ‘Acuerdo de Kigali'» style=»soft» box_color=»#fdfaf0″ title_color=»#000000″ radius=»6″]El sábado 15 de octubre de 2016 cerca de 200 países acordaron la eliminación progresiva de los hidrofluorocarburos (HFC), que son gases utilizados en equipos de refrigeración como heladeras, frigoríficos y aires acondicionados. Estos gases se comenzaron a utilizar en reemplazo de los gases que dañaban el agujero de ozono; sin embargo, los HFC son muy dañinos para el clima, ya que tienen un fuerte impacto en el calentamiento de la atmósfera.»Una rebaja progresiva de los HFC podría potencialmente reducir el equivalente a unas 90 gigatoneladas de dióxido de carbono para 2050, es decir, alrededor de dos años de emisiones de gases de efecto invernadero», aseguró el gobierno estadounidense en un comunicado al respecto. [/su_box]

Un estudio derribó tres mitos de la ecobici porteña

A partir de la información publicada por el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires y con la ayuda de un software de análisis de datos, la empresa IBM estudió los hábitos de uso del sistema público y gratuito de bicicletas Ecobici. El resultado, una radiografía que muestra cómo, cuándo y dónde son utilizados estos rodados amarillos.

El análisis permitió conocer, por ejemplo, que de lunes a viernes, las estaciones de bicicletas más utilizadas son Retiro, Parque Las Heras, Congreso, Once y Juana Manso. Del mismo modo, las estaciones más demandadas durante el fin de semana son Parque Las Heras, Pacífico, Zoológico, Plaza Italia y Facultad de Derecho.

Mitos y verdades del uso de las ecobicis

Infografía del uso de ecobici según información de IBM Watson Analytics 2016.

Autor: Damián Profeta. Licencia: Creative Commons BY 2.0.

– La bici pública se usa poco: FALSO

Según el análisis que realizó IBM con los datos provistos por el Gobierno porteño, la suma de los minutos de uso de las ecobicis de mayo a julio «es mayor que el tiempo que le tomó a la sonda Juno llegar a Júpiter». El total acumulado en tres meses es de más de 2,8 millones de minutos, es decir, el equivalente a más de 5 años. Al mismo tiempo, en promedio (con una velocidad de 20 km/h por ciclista) se completaron 24 vueltas al mundo en el mismo período.

[su_note note_color=»#99CC00″ text_color=»#000000″ radius=»20″]“Analizar esa información permite conocer el comportamiento de los usuarios, entenderlos y pensar en cómo mejorar el servicio».[/su_note]

– La bici pública es sólo para dar un paseo los fines de semana: FALSO

El estudio concluye que los días de mayor demanda de ecobicis son los jueves y viernes. Sin embargo, los fines de semana -aunque se usan menos- se hacen viajes más largos, con un promedio de uso de 40 minutos por ciclista.

– Con mal tiempo nadie usa la bici pública: FALSO

Los datos muestran que la demanda de ecobicis «no cambia significativamente si hay niebla, lluvia o tormenta eléctrica, no obstante, los viajes son más cortos con mal tiempo». Del período analizado, «julio fue el mes con más ciclistas, a pesar de temperaturas de entre 8 grados y 14 grados en promedio», afirmó la empresa.

«Está bueno mostrar que algo que vemos en la calle todos los días se traduce en datos y que analizar esa información permite conocer el comportamiento de los usuarios, entenderlos y pensar en cómo mejorar el servicio«, aseguró Ramiro Medina, consultor y especialista en análisis de datos de IBM, en diálogo con Claves21.

Medina puntualizó que el reporte surgió como parte del trabajo con el software que hizo posible el análisis de la información: Watson Analytics, un programa que, según el representante de la empresa, «acerca el procesamiento de grandes bases de datos a personas sin conocimientos técnicos en la materia».

Más datos: las bicis amarillas en los barrios

Mientras que de lunes a viernes los ciclistas retiran la ecobici en una estación y la dejan en otra, los fines de semana son utilizadas principalmente para paseo, ya que la estación de retiro y devolución suele ser la misma, indicó el reporte.

• En Parque Patricios el momento más concurrido es a las 18, seguido por las 14.

• En la estación Carranza (Palermo), la hora pico es entre las 16 y las 17.

• Retiro refleja la jornada laboral: las mayores concentraciones de ciclistas se producen a las 18, seguido de las 8 y el almuerzo a las 13. Los días más activos son los martes, jueves y viernes, pero los fines de semana es una de las estaciones menos usadas.

• La estación Juana Manso en Puerto Madero alcanza su pico máximo los viernes. El sábado cae abruptamente como origen, pero es una de las estaciones de destino más utilizadas los fines de semana.

• Los estudiantes universitarios de los turnos mañana y tarde copan la estación de Plaza Houssay de lunes a viernes.

El análisis de datos y una «apuesta por la computación cognitiva»

Visualizaciones de datos generadas por Watson Analytics, de IBM.

Visualizaciones de datos de las ecobicis generadas por Watson Analytics, de IBM.

Ramiro Medina se mostró entusiasmado por las posibilidades que ofrecen los avances tecnológicos «para asistir a los humanos en su día a día». Destaca que la herramienta utilizada, Watson Analytics, «es muy novedosa porque entiende el lenguaje natural, es decir, la manera corriente en que nos expresamos los humanos».

«La gran apuesta es la computación cognitiva: entender el lenguaje natural y potenciar las habilidades de las personas. Estamos en un momento donde podemos relacionarnos con las computadoras mediante el lenguaje cotidiano», concluyó Medina.