VIDEO: El mejillón invasor que amenaza la provisión de agua potable

«En el aire» es el ciclo de noticias ambientales en video de la Revista Claves21. En esta edición, abordamos el tema de las especies exóticas invasoras en Argentina y hablamos con un experto, el Dr. Gustavo Darrigran, de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP), quien nos da detalles reveladores acerca del mejillón dorado, una especie exótica invasora que pone en riesgo la provisión de agua potable en toda la costa del Río de la Plata y el Litoral.

Especies exóticas invasoras:

¿Qué son? ¿Cuántas hay en Argentina, ¿Cuáles son las más peligrosas? ¿De dónde vino el mejillón dorado? ¿Hay un plan para erradicar a estas especies?

Todas esas preguntas tienen respuesta en este video de Claves21.com.ar.

Ver otras emisiones de En el Aire, las noticias ambientales en video de Claves21.com.ar

VIDEO: «No a las represas en el río Santa Cruz»

Claves21 presenta «En el aire«, su nuevo ciclo de noticias ambientales en video. En esta primera edición la noticia destacada que presentamos es el reclamo de un grupo de organizaciones contra la construcción de dos represas sobre el río Santa Cruz. 

Las ONG ambientalistas que reclaman la suspensión del complejo hidroeléctrico Kirchner-Cepernic son Fundación Vida Silvestre Argentina (FVSA), Banco de Bosques, Aves Argentinas, Fundación Ambiente y Recursos Naturales (FARN), Fundación Flora y Fauna Argentina y Fundación Naturaleza para el Futuro (FuNaFu).

Esta coalición de organizaciones propone «orientar los recursos del Estado al cumplimiento de los compromisos pre-electorales de promoción de energías renovables y alternativas, y políticas de eficiencia energética«.

Descargar documento: Río Santa Cruz sin represas

 

 

La imagen del río Santa Cruz utilizada en portada es de Fernando de Gorocica y se utiliza bajo la licencia Creative Commons CC BY-SA 4.0

Villalonga: el ex Greenpeace que llegó a diputado

Juan Carlos Villalonga inicia hoy su primer período de sesiones ordinarias como legislador de la Nación por Cambiemos. En diálogo con Claves21, adelantó qué proyectos de ley formarán parte de su agenda en el Parlamento. Además, contó por qué decidió sumarse al PRO y por qué cree que estos años serán un “enorme desafío” para el movimiento ambientalista.

Juan Carlos Villalonga: ex Greenpeace, fundador de Los Verdes, es titular de la Agencia de Protección Ambiental porteña y actual diputado de la Nación. Foto: Damián Profeta. Licencia: CC BY-SA 2.0.

Juan Carlos Villalonga: ex Greenpeace, fundador de Los Verdes, es titular de la Agencia de Protección Ambiental porteña y actual diputado de la Nación. Foto: Damián Profeta. Licencia: CC BY-SA 2.0.

Villalonga fue integrante de Greenpeace durante 16 años y pegó el salto a la política partidaria en 2011 fundando la agrupación Los Verdes. Desde allí se sumó a la gestión del PRO en la Ciudad de Buenos Aires como titular de la Agencia de Protección Ambiental (APrA) y las últimas elecciones lo catapultaron a una banca de la Cámara Baja. “Es el primer diputado verde de la Argentina”, sostienen sus seguidores.

El Congreso no es un lugar nuevo para el flamante diputado. Desde Greenpeace transitó mucho sus pasillos. í‰l mismo reconoció haber “sacado adelante muchos proyectos”, así como también haber “trabado muchos otros”.

– ¿Cuáles serán los proyectos que caracterizarán su agenda legislativa?

-La verdad es que, más allá de algunas ideas nuevas, tengo muchas ganas de reimpulsar una agenda de proyectos imprescindibles para la Argentina que en los últimos años tuvieron mucho debate pero no prosperaron: la ley de residuos electrónicos, las leyes de envases y de envases fitosanitarios, la ley de humedales, la ley de generación de energía eléctrica distribuida, entre otros. Además, en materia de residuos peligrosos quedaron dos regímenes legales en paralelo y eso hay que resolverlo.

[su_note note_color=»#99CC00″ text_color=»#000000″ radius=»20″]“Mi sueño es tener un Partido Verde que gobierne la Argentina”.[/su_note]

-¿Cómo ve el avance de la explotación de los hidrocarburos de Vaca Muerta cuando se supone que ambientalmente hay que ir hacia otra matriz energética?

– Para mí y para el movimiento ambientalista lo que viene es un enorme desafío. ¿Por qué? Porque Argentina estos cuatro años tiene que tener una fuerte impronta desarrollista. Pero el desarrollismo choca con los límites del crecimiento y tiene una disonancia con la sustentabilidad. Entonces, lo que tiene que venir es un desarrollo que compatibilice con esos límites y ojalá que vaya virando hacia un desarrollo sostenible.

-¿Eso es posible?

-Lo veo posible; no lo veo fácil, pero hay que estar en la discusión. Esto requiere mucha sensatez y mucha intensidad de pensamiento por parte del ambientalismo. Hoy, el imperativo ambiental pone límites muy claros: el cambio climático, por ejemplo. Hay condiciones de contexto que no van a permitir hacer cualquier cosa.

-En lo personal, ¿qué debió cambiar al pasar de las ONG a la política partidaria?

-A veces, el que salta de una ONG a la función pública siente que tiene que seguir manteniendo el discurso y la dinámica de las ONG. Y eso es un error, porque uno del lado de la sociedad civil lo que hace es interpelar al Estado, demandarlo, acosarlo, fustigarlo y desafiarlo. Pero uno, estando en la función pública, es el Estado, y la responsabilidad que tiene es dar respuesta a esas demandas. Eso significa satisfacerlas en algunos casos y en otros decir que no. Porque uno no puede decirle que sí a todo. Hay prioridades; hay cosas que te das cuenta de que no las vas a poder hacer.

Uno tiene que tener la madurez de poder dar esa respuesta, que no significa decir solamente ‘yo te voy a cumplir a rajatabla todo lo que me pedís’. La tentación de querer convertirse en un vocero de las ONG dentro del Estado para mí es totalmente disfuncional. He visto ejemplos de eso y son fracasos.

-¿Qué es Los Verdes y por qué se integró a Cambiemos?

-Los Verdes es mi lugar desde donde yo hago política. Estar en el PRO y luego en Cambiemos tiene que ver con que yo creo que es el lugar desde donde -aquí y ahora- hay que impulsar los temas de política ambiental.

Cambiemos es un polo de defensa de lo republicano y lo institucional, que no es algo colateral o accesorio a la agenda ambiental. Alguna gente lo ve como un tema aparte o no sabe muy bien cuál es la relación. Si no hay institucionalidad y previsibilidad no hay agenda verde que pueda avanzar. No creo en un ambientalismo que desconozca eso.

Mi sueño es tener un Partido Verde que gobierne la Argentina -dice entre risas-. Pero uno tiene que saber interpretar las coyunturas políticas y saber elegir el lugar desde donde pueda contribuir con mayor fortaleza aun en el disenso. Y ese lugar es Cambiemos.

Análisis del acuerdo climático y la agenda post París

“El hecho de tener un acuerdo, por más que tenga sus debilidades, es sin duda el aspecto más positivo de la cumbre del clima de París”, aseguró Soledad Aguilar, abogada especialista en derecho internacional y negociaciones multilaterales sobre medio ambiente.

Matías Asún y Soledad Aguilar. Webinario de Claves21.com.ar

Matías Asún y Soledad Aguilar.

Por su parte, Matías Asún, psicólogo especializado en desarrollo territorial a escala humana y director nacional de Greenpeace Chile, destacó: “La sociedad civil va a tener un rol gravitante en la revisión y el monitoreo de este acuerdo”.

Aguilar y Asún fueron reunidos por Claves21 en un webinario con el objetivo de analizar el acuerdo internacional al que se llegó en la Conferencia de Naciones sobre el Cambio Climático –COP21-, que tuvo lugar en París a principios de diciembre. Asimismo, se consultó a estos dos expertos acerca de la agenda climática para los próximos 5 años, de cara a 2020, año en que se espera que el acuerdo de París entre en vigencia.

Para Matías Asún, “es un avance que desde el punto de vista del financiamiento se haya reconocido la responsabilidad histórica de los países más ricos en el cambio climático”.

“Lo que se acordó es un tratado que complementa a la Convención Marco sobre Cambio Climático y reemplazará al Protocolo de Kyoto en 2020. ¿Incluye responsabilidades nacionales de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero? No. Los países presentan sus compromisos de reducción voluntariamente, pero esos compromisos no son parte del tratado. Fue uno de los principales puntos de disputa en la búsqueda de un acuerdo en París”, explicó Aguilar.

¿A qué estarán obligados los países?

1- Contribuciones nacionales. “Se obligan a presentar sus propuestas voluntarias de reducción de emisiones (INDC, por sus siglas en inglés); se comprometen a reportar regularmente los progresos en el logro de esa contribución que, de nuevo, es voluntaria. También acuerdan que van a evaluar el progreso individual y colectivo de manera conjunta, así que habrá algún proceso de revisión de esas contribuciones voluntarias, aunque no hay sanciones si alguien no cumple lo que se propuso reducir”, precisó la académica.

“Los países se obligan a rever sus contribuciones cada 5 años y a ampliar la ambición de reducción. No pueden reducir su contribución ni sacar sectores ya reportados. Va a haber un registro público de contribuciones nacionales y una revisión por parte de expertos

2- Límite del aumento de la temperatura global y cero emisiones netas. Soledad Aguilar también destacó que el acuerdo estipula “una meta global legalmente vinculante: mantener el aumento de la temperatura global bien por debajo de los 2 grados (respecto de la temperatura global antes de la Revolución Industrial) y alcanzar lo antes posible un pico de emisiones para lograr cero emisiones netas para la segunda mitad de este siglo, es decir que se absorba lo mismo que se emite”.

[su_note note_color=»#99CC00″ text_color=»#000000″ radius=»20″]»No está muy definido cómo se va a lograr mantener el aumento de la temperatura por debajo de los dos grados”.[/su_note]

Sobre las “cero emisiones netas”, Aguilar consideró que eso significa que habrá “algún componente de comercio de emisiones, porque “ algunos países están absorbiendo emisiones con sus bosques, mientras que otros están emitiendo y de alguna manera eso se compensará”.

Sobre el límite de aumento de la temperatura global, consideró que “no está muy definido cómo se va a lograr mantener el aumento de la temperatura por debajo de los dos grados”.

Deberá ser ratificado en 2016

Al ser un tratado legalmente vinculante, se requiere la ratificación de 55 países que representen el 55 por ciento de las emisiones de dióxido de carbono mundiales. Se espera que el acuerdo se firme entre marzo y abril. Por el momento queda abierta una pregunta: ¿los grandes emisores lo ratificarán?

Puntos dudosos

– Brecha de emisiones a 2020. Para Soledad Aguilar, un punto de duda tiene que ver con la referencia que hace el acuerdo a “la necesidad de reducir emisiones globales de 55 a 40 gigatoneladas para 2020, sin aclarar cómo se relaciona con el objetivo de tener cero emisiones netas para la segunda mitad del siglo y sin aclarar a qué concentración de gases en la atmósfera corresponderían”. “Es un párrafo que quedó escrito de manera poco clara”, consideró.

– Flujos financieros. Otro punto que para Aguilar deja lugar a dudas es el que se refiere a la necesidad de que los flujos financieros sean consistentes con un camino de desarrollo bajo en emisiones y resiliente al clima. “No está claro si eso incluye a los flujos que financian combustibles fósiles, como los fondos del Banco Mundial a proyectos de desarrollo de combustibles fósiles. Si se refiere sólo al financiamiento climático, ese punto sería irrelevante”, subrayó.

[su_note note_color=»#99CC00″ text_color=»#000000″ radius=»20″]“Como el acuerdo no establece sanciones, es difícil que sea cumplido y que sea ambicioso”.[/su_note]

Lo más flojo del acuerdo

Soledad Aguilar planteó que hay varios aspectos que empobrecen el acuerdo alcanzado en la COP21, como por ejemplo:

– De difícil cumplimiento. “Como el acuerdo no establece sanciones, es difícil que sea cumplido y que sea ambicioso”.

– Contabilidad versus realidad. “Como cada país contabiliza sus propias promesas, ¿qué pasa cuando se suman todos los progresos informados por los países y eso no se observa en la atmósfera?. Hay un mecanismo, pero no es punitivo”, explicó.

– Combustibles fósiles. “No hay referencias al precio del petróleo, que tiene gran incidencia sobre la posibilidad de desarrollar las energías renovables, ni habla de reducir subsidios a los combustibles fósiles. Al mismo tiempo, los países dicen que van a reducir las emisiones pero no están atacando de ninguna manera al sector más representativo que es el de la producción de energía”.

– Transporte internacional. “El acuerdo no abarca a los sectores marítimo y de la aviación comercial internacional”.

La agenda post París

Para Matías Asún, a partir de este acuerdo, «los gobiernos deben revisar sus objetivos de corto plazo vinculados al desarrollo sustentable a nivel local y detener el financiamiento de combustibles fósiles. Para mantener el aumento de la temperatura debajo de los 2 grados centígrados supone que el pico de emisiones debe ocurrir en menos de una década».

[su_note note_color=»#99CC00″ text_color=»#000000″ radius=»20″]“Los pueblos de América Latina tenemos un rol importante en la preservación de los activos ambientales”.[/su_note]

Asimismo, el experto consideró que «es crítico para América Latina lograr mayores compromisos para adaptación y proteger a los glaciares como reservas de agua dulce», eso supone, para Asún, «poner en debate los modelos actuales de desarrollo».

«Los pueblos de América Latina tenemos un rol importante en la preservación de los activos ambientales. Tenemos que elegir qué queremos: glaciares o carbón», manifestó.

El rol de la sociedad civil

Para Matías Asún, “la sociedad civil jugó un rol importante en el logro del acuerdo. Destacó que “el acuerdo se logró en el marco de una movilización social gigantesca, como nunca se vio. Se realizó la movilización más grande de la historia y vimos a una ciudad como Nueva York teñirse de la discusión climática”-

“La demanda es clara: que se dejen los combustibles fósiles en el suelo y que un mundo con 100 por ciento de energías renovables se imponga para 2050 y eso significa el fin de la era de las energías fósiles”, subrayó.

En ese sentido, Asún adelantó que el trabajo de Greenpeace “va a estar en el fomento de las energías renovables de bajo impacto”.

 

Más información: descargar el «Acuerdo de París» de la COP21 en español.

COP21: Las cuatro claves de la negociación argentina tras el cambio de gobierno

Cuando asuma Mauricio Macri faltarán apenas 24 horas (tal vez 48, por el aplazo de las negociaciones) para que finalice la Conferencia de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático -COP21- que tiene lugar en París. Sin embargo, el nuevo gobierno también llegó a la Ciudad Luz.

Juan Carlos Villalonga, el representante del gobierno de Macri en la COP21 sobre Cambio Climático de París. Foto: Damián Profeta.

Juan Carlos Villalonga, el representante del gobierno de Macri en la COP21 sobre Cambio Climático de París. Foto: Damián Profeta. Licencia CC BY-SA.

Juan Carlos Villalonga, ex titular de la Agencia de Protección Ambiental porteña (APRA), ex directivo de Greenpeace y flamante diputado de la Nación por Cambiemos arribó a la capital francesa para representar a la nueva administración en los últimos momentos de la Cumbre Climática, de la que se espera surja un acuerdo mundial de cumplimiento obligatorio para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, responsables del calentamiento de la atmósfera.

A pesar de que Macri asumirá mañana jueves y la COP21 tiene programada su clausura este viernes 11, es probable que las tratativas de último momento alarguen la conferencia hasta el sábado o, incluso el domingo. En ese breve lapso, Villalonga tiene planeado presentarle al mundo algunos cambios en la posición argentina en lo que a negociación climática respecta.

[su_note note_color=»#99CC00″ text_color=»#000000″ radius=»20″]»Otros países de la región son más activos, a pesar de también ser países en vías de desarrollo».[/su_note]

En una charla con los periodistas argentinos que estámos en París cubriendo la COP21, Villalonga anticipó las cuatro claves de la negociación argentina tras el cambio de gobierno:

1– “Inmediata revisión de los compromisos de reducción de emisiones que presentó el gobierno de Cristina Kirchner. La idea es tener un INDC más ambicioso”. (Nota: INDC es una sigla en inglés que se refiere a los compromisos nacionales de reducción de emisiones presentados ante Naciones Unidas).

2– “Apoyar explícitamente fijar el límite máximo de aumento de la temperatura global en 1.5 grados”, y no en los 2 grados como hasta ahora se venía trabajando. El límite de 1.5 grados es un reclamo encabezado por los países considerados más vulnerables al cambio climático, como pequeños Estados insulares y países costeros, pero a lo largo de las negociaciones fue ganando adhesiones de otros Estados.

3– Enfocar la reducción de emisiones en energía y deforestación (enfoque que saca del esfuerzo de mitigación al sector agropecuario).

4– “Vamos a tener una mayor apertura. Como dijo (Susana) Malcorra -la Canciller de Macri-, tendremos relaciones amplias, pragmáticas en el buen sentido y menos ideologizadas”.

«No somos relevantes»

Sin embargo, Villalonga reconoció que «en 24 horas no se puede cambiar mucho», pero que va a tratar de “ver los nudos que todavía se pueden desatar”. También reconoció que «Argentina no es determinante en las negociaciones. Podés acompañar algo, pero no somos relevantes», dijo.

Sobre el rol de Argentina, consideró que “en los últimos años el país estuvo siempre emparentándose a los países en vías de desarrollo, pero con una tendencia a no asumir responsabilidades. Y somos un país que por diversas razones tiene que tener responsabilidades intermedias».

«Otros países de la región son más activos, a pesar de también ser países en vías de desarrollo. Aspiro a que Argentina tenga otra visión«, concluyó.

Juicio ciudadano al extractivismo latinoamericano

En el marco de la Conferencia de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático -COP21- que tiene lugar en París, se realizó un Tribunal Internacional por los Derechos de la Naturaleza, una original iniciativa de ciudadanos y organizaciones de todos los continentes.

Tribunal Internacional por los Derechos de la Naturaleza. Foto: Damián Profeta. Licencia CC BY-SA.

Tribunal Internacional por los Derechos de la Naturaleza. Foto: Damián Profeta. Licencia CC BY-SA.

En este Tribunal Internacional por los Derechos de la Naturaleza abogados y miembros de instituciones de la sociedad civil y representantes de pueblos aborígenes presentaron ante los «jueces» diferentes casos de graves daños ambientales en el mundo.

Más allá de la diversidad de casos, en esta sesión del Tribunal predominaron los ejemplos latinoamericanos, con fuerte eje en la denuncia de las industrias extractivas de recursos naturales, como la hidrocarburífera y la minería, así como también el avance descontrolado de la deforestación.

A continuación, algunos de los casos denunciados ante el Tribunal Internacional por los Derechos de la Naturaleza en París:

«En Argentina, el fracking avanza sobre frutas y verduras»

Enrique Viale, miembro de la Asociación Argentina de Abogados Ambientalistas, denunció ante el Tribunal Internacional por los Derechos de la Naturaleza a la técnica del fracking en Argentina, desarrollada especialmente en la zona conocida como Vaca Muerta.

«Argentina ingresó de forma ciega y desordenada al boom de los hidrocarburos no convencionales. Todos los medios ven en Vaca Muerta la salvación de la Argentina, sin tener en cuenta a las comunidades y los derechos de la Tierra», expresó.

Viale explicó que «hay hostigamiento y conflictos permanentes con las comunidades mapuches«, al tiempo que aseguró que el fracking «está avanzando sobre frutas y verduras en lugares que históricamente los cultivos tenían la mejor calidad».

Además, recordó que la aprobación del acuerdo YPF-Chevron en la legislatura de Neuquén fue en medio de una fuerte represión.

«Los marcos regulatorios se acomodaron para que la técnica del fracking se expanda. El ‘consenso del fracking‘ reafirma la dependencia de los combustibles fósiles y la dependencia de las grandes transnacionales«, concluyó ante el Tribunal.

Brasil: «Mi lucha es proteger la selva»

Christian Poirier, director de Amazon Watch, denunció ante el Tribunal que dos mega represas que se están construyendo en Belo Monte y en Tapajos son «un crimen contra la naturaleza y la humanidad».

«La represa de Belo Monte es una vía de destrucción de la Amazonía», aseguró.

[su_note note_color=»#99CC00″ text_color=»#000000″ radius=»20″]»Los pueblos aborígenes tenemos una voz y luchamos por la naturaleza. Esa es la base de nuestra supervivencia».[/su_note]

Al respecto, el cacique Raoni del pueblo Kapayo, expresó: “Mi lucha es proteger la selva.  Nosotros sentimos el deterioro de la naturaleza en nuestros huesos todos los días. Los pueblos aborígenes tenemos una voz y luchamos por la naturaleza. Esa es la base de nuestra supervivencia. No podemos vivir sin la naturaleza”.

Ecuador y el Parque Nacional Yasuní

Carlos Larrea, profesor de la Universidad Andina Simón Bolívar, ex asesor de la Iniciativa Yasuní ITT, denunció que con la explotación petrolera que se realiza en la Amazonía ecuatoriana «se está produciendo el daño ambiental más extenso del planeta».

[su_note note_color=»#99CC00″ text_color=»#000000″ radius=»20″]»Creemos que la idea de dejar los combustibles fósiles bajo tierra es una solución».[/su_note]

Larrea destacó la «enorme biodiversidad» de Ecuador, así como su «gran diversidad cultural» que incluye a dos comunidades aborígenes en aislamiento voluntario.

«El Parque Nacional Yasuní es un lugar que merece ser protegido. Creemos que la idea de dejar los combustibles fósiles bajo tierra es una solución importante para evitar el riesgo de ecocidio en Yasuní».

Por su parte, José Gualinga, ex presidente de Sarayaku, un pueblo aborigen de Ecuador, intervino para contar la resistencia de su comunidad: «Nuestro pueblo tiene el mandato de rechazar todo proyecto extractivo o minero en nuestro territorio. Sarayaku resistirá hasta el final», clamó.

En Costa Rica, oposición al extractivismo

Mauricio Belmar, de Costa Rica, destacó el trabajo de las organizaciones sociales contra las industria hidrocarburífera, minera y de cultivos transgénicos.

«Hemos consolidado un decreto que prohíbe la extracción petrolera por los próximos 25 años. También logramos hace unos años una ley que prohíbe la minería a cielo abierto. Y en 75 cantones de los 82 de todo el país, Costa Rica es libre de la siembra de transgénicos», aseguró.

Venezuela amplía la extracción de carbón

Emiliano, de Venezuela, denunció la expansión de la explotación carbonífera en ese país y contó sobre la resistencia conjunta de movimientos ambientalistas y comunidades aborígenes.

«A principios de este año salió un decreto para ampliar las zonas de extracción de carbón, pero movimientos ambientalistas y comunidades aborígenes se han unido en una campaña para evitar esta extracción de carbón. Por el momento, se logró que se detuviera el decreto», dijo.

Colombia: resistencia aborigen contra el petróleo

Catalina Toro, de Colombia denunció ante el Tribunal los intentos de explotar petróleo en el gran Caribe, pero que una comunidad aborigen del archipiélago de San Andrés está liderando la resistencia y detuvieron la extracción petrolera en el lecho marino.

“Cuando dicen clima, yo digo justicia”

La Conferencia de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático de París -COP21- fue escenario de una protesta de organizaciones de la sociedad civil, que reclamaron a los países que sea incluido en las negociaciones un mecanismo especial de financiamiento, apoyo y transferencia de tecnología orientado a asistir a los países más vulnerables ante el cambio climático que contemple la atención de las pérdidas y daños ya sufridos o por sufrir en el futuro.

COP21: manifestación por justicia climática y un mecanismo de pérdidas y daños.

COP21: manifestación por justicia climática y un mecanismo de pérdidas y daños. Foto: Damián Profeta. CC BY-SA.

La diferenciación entre pérdidas y daños radica en que se consideran pérdidas a las consecuencias del cambio climático que no pueden ser restauradas o remediadas. En tanto, los daños son aquellos efectos que sí pueden ser restaurados.

Pérdidas y daños se trata de un concepto interesante que entiende a las consecuencias del cambio climático no sólo en términos económicos, sino también atiende a los efectos culturales y sociales, los efectos en los ecosistemas, entre otros aspectos que no suelen ser incluidos en las cuentas nacionales.

«Incluir un mecanismo de pérdidas y daños es una cuestión de justicia climática»

Así lo expresó a Claves21 Rachel, una joven activista de la organización ambientalista Friends of the Earth, vocera de la protesta en la COP21. “Creemos que la cuestión de pérdidas y daños es una parte crítica del acuerdo en esta cumbre porque ayuda a los países a financiar los inevitables impactos del cambio climático y no está siendo contemplada por los que llevan el mando de las negociaciones“.

Climate justice

A video posted by Damián Profeta (@damianprofeta) on

La actividad fue organizada por Friends of the Earth International y SustainUs y fue coronada con el cántico “Cuando dicen clima yo digo justicia”.

Desde la COP21: las definiciones que faltan para un acuerdo climático

Desde París, Damián Profeta, periodista de Claves21.com.ar acreditado en la Cumbre de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático -COP21-, brinda un breve informe de situación que resume lo actuado por los negociadores durante la primera semana de la cumbre climática, de cara a lograr un acuerdo global para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, responsables del calentamiento de la atmósfera. Qué se logró hasta el momento y qué falta.

Desde la COP21: bosques, cambio climático y hambre

Tras el discurso de los presidentes durante el primer día de la COP21, el segundo día marcó el inicio de las negociaciones por parte de las delegaciones oficiales. No obstante, también hubo lugar para anuncios importantes: un compromiso para la protección de bosques y un índice para medir cuál es la relación entre el cambio climático y la inseguridad alimentaria.

En este video, Damián Profeta, periodista de Claves21 acreditado en la COP21 presenta el compromiso de 16 países para proteger los bosques y la herramienta lanzada por el Programa Mundial de Alimentos que vincula el hambre y los impactos del cambio climático y deja importantes conclusiones.

Por «acciones reales» contra el cambio climático

La COP21 sobre Cambio Climático de París va por su tercer día y las delegaciones oficiales de los países trabajan en el esperado acuerdo global vinculante para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, responsables del calentamiento de la atmósfera.

Sin embargo, las organizaciones de la sociedad civil aúnan esfuerzos para presionar a los gobiernos de que ese acuerdo, además de obligatorio, sea ambicioso.

Jóvenes de la sociedad civil realizaron una protesta en la COP21 de París reclamando mayor compromiso de los gobiernos en la lucha contra el cambio climático.

COP21: Jóvenes de organizaciones pidieron un acuerdo ambicioso contra el cambio climático.

Esta mañana, en la sede de la COP21 en Le Bourget, un nutrido grupo de jóvenes representantes de los países más vulnerables al cambio climático (pequeños estados costeros e insulares, principalmente) realizaron un acto en reclamo de «acciones reales» y «mayor compromiso» de parte de los gobiernos.

Al grito de «One point five to stay alive» (1 grado y medio para seguir vivos), los jóvenes exigieron que se baje el límite establecido de los 2 grados centígrados de calentamiento promedio de la atmósfera (a partir de los cuales las consecuencias del cambio climático podrían ser extremadamente graves e irreversibles) a 1.5 grados centígrados, ya que aunque el mundo lograra mantener el aumento de la temperatura mundial promedio apenas por debajo de los 2 grados (con respecto a los valores previos a la Revolución Industrial) para las pequeñas naciones insulares eso podría ser igualmente catastrófico.

Video de la protesta en la COP21: «Â¡Un grado y medio para seguir vivos!»:

One point five to stay alive! #cop21paris2015

Un vídeo publicado por Damián Profeta (@damianprofeta) el

Además, las organizaciones exigieron que se acuerde la «descarbonización total» de la matriz energética global para el año 2050 -esto es, dejar atrás los combustibles fósiles como el petróleo y el gas y adoptar tecnologías limpias, como la eólica y la solar, entre otras-.

[su_note note_color=»#99CC00″ text_color=»#000000″ radius=»20″]»Es necesario que haya un mayor compromiso de parte de los gobiernos y la ciudadanía en la lucha contra el cambio climático».[/su_note]

COP21- Cambio Climático: "Los gobiernos tienen que pasar de los planes a las acciones reales".

Cambio Climático: «Los gobiernos tienen que pasar de los planes a las acciones reales».

Alejandra Salas, joven activista ambiental de Costa Rica y oradora en esta protesta, dialogó con Claves21 y expresó que es necesaria una «justicia climática» y que los gobiernos «hagan más» en la lucha contra el cambio climático.

«Tenemos energías verdes que pueden reemplazar a los combustibles fósiles. Es necesario que haya un mayor compromiso de parte de los gobiernos y la ciudadanía en la lucha contra el cambio climático».

«Costa Rica es un país costero pequeño, bañado por dos océanos, lo que lo vuelve especialmente vulnerable a las consecuencias del cambio climático. El plan de acción de nuestro país va en un buen sentido, pero los planes tienen que hacerse realidad«, subrayó.