Una serie de publicaciones de la petrolera Chevron en los medios principales del país tuvo repercusiones sobre su juicio con Ecuador. La empresa expresó su preocupación por las operaciones en Argentina tras el acuerdo con YPF.  Un día después de la publicación, la periodista Aigul Safiullina habló con el asesor de medios para América Latina y África, James Craig, que se encontraba de visita en Argentina con el objetivo de “mejorar la imagen de la empresa”

Chevron noticiasCraig se presentó como especialista del caso ecuatoriano, en cual se ocupa hace más de 6 años. Aseguró que “aquí no se trata del medio ambiente, sino de las cuestiones legales”. Sin embargo, durante la presentación, Craig se dedicó a las cuestiones ambientales y técnicas, evitando hablar sobre las cuestiones políticas.

Craig acusó directamente el gobierno de la República de Ecuador de no cumplir los contratos. Si bien el mismo riesgo existe en Argentina, el vocero de Chevron no se mostró preocupado por el gobierno actual y dijo que “ningún gobierno es eterno”.

En cuanto al acuerdo con YPF, Craig no negó los debates políticos e inquietudes en Argentina, pero aseguró que “Chevron es una empresa que siempre ha trabajado en las situaciones y países de alto riesgo”.

– En la solicitada “La verdad sobre el fraude contra Chevron en Ecuador” la petrolera habló de un peligro para sus operaciones en Argentina.  ¿Cuál es el peligro?

– Es cierto que Chevron Argentina nunca ha operado en Ecuador. Al mismo tiempo, la justicia ecuatoriana dictaminó el embargo en noviembre de 2012 que luego fue levantado por la Corte Suprema Argentina. Ahora los abogados demandantes buscan otras formas de ejecutar la sentencia, incluso llevando el caso a la Corte Interamericana. Nosotros aún no recibimos ninguna notificación, por eso estamos preocupados por la situación.

– ¿En que quedó el caso con Ecuador? ¿Cómo es posible que Chevron no reconozca la sentencia de la Justicia y no cumpla con el dictamen?

– Este caso es bastante complejo y lleva 20 años. El acuerdo de liberación de responsabilidades que tuvo Texaco [la empresa que había operado en Ecuador entre 1964 y 2001 y que luego fue comprada por Chevron] con el gobierno de Ecuador no permite a nadie reclamarnos ningún tipo de responsabilidad. Además, Ecuador operaba con otras leyes y todavía no tenía una ley de medio ambiente [promulgada en 1999]. No nos pueden imputar por los hechos en el período en el que la ley no existía. Texaco no es responsable por el daño ambiental en la zona de Lago Agrio. Nosotros tenemos muchas pruebas para justificar esa declaración.

La justicia de Ecuador nunca se hizo cargo de nuestro reclamo sobre el fraude y tomó su decisión presionada por los demandantes. Es lógico que nosotros apelemos a la Corte de Nueva York.  Desde entonces, tuvimos ocho cortes relacionadas a fraude.

– Entonces, ¿quién decide ahora su destino final?

– Nuestra expectativa es que la Corte de Nueva York de la sentencia final y responsabilice a la República de Ecuador. Hicimos dos demandas: una civil y una penal.

– Como usted sabe, el gobierno argentino tiene buenas relaciones con el gobierno ecuatoriano. ¿Hay posibilidades de entrar en el mismo conflicto con la administración de Cristina Fernández?

– Como empresa, nosotros podemos trabajar con cualquier gobierno del mundo. Trabajamos con Venezuela durante varias décadas y en Angola en su periodo de guerra civil. Estamos acostumbrados a los ambientes de alto riesgo. Los contratos petroleros se hacen para 13-14 años, ningún gobierno dura tanto tiempo. Bueno, casi ninguno [se ríe].

Sabemos que hay debates políticos muy fuertes en Argentina. Asimismo, nos gustaría abstenernos de estos debates y enfocarnos en los negocios.  Estamos acá por geología, no ideología.

– Chevron fue la única empresa interesada en la exploración de Vaca Muerta. Algunos creen que el acuerdo avanzó gracias al levantamiento del embargo ecuatoriano. ¿Por qué eligieron esa zona?

– Nuestra negociación había empezado meses antes del embargo de Ecuador, así que no tiene nada que ver con eso. Chevron Argentina ha operado desde hace muchos años en este país y en términos legales no debería estar relacionada con Chevron Ecuador. Nuestro interés está basado solamente en las características técnicas de la zona, que es tercera en el mundo por el gas no convencional.

¿Chevron sabía que la zona, además, estaba poblada por los mapuches? ¿Tenía en cuenta el posible problema, ya que ellos reclaman que no hubo consulta previa según la ley de emergencia territorial indígena?

– En realidad, no soy una persona indicada para responder esa pregunta. Creo que YPF tendría que hacerse cargo de este tema. Sin embargo, quiero decir lo siguiente: cuando un gobierno toma la decisión de empezar una actividad petrolera en una zona, tiene que tener en cuenta que esa zona se convierte en un lugar industrial, con todas sus consecuencias.

La industria petrolera no es perfecta y tiene mucho para mejorar. Lamentablemente, todavía no sabemos cómo comunicarnos mejor con la sociedad para que se entienda que no somos monstruos que sólo piensan en los ingresos. Por eso tratamos de buscar el dialogo y hablar cara a cara con la gente para mostrar la verdad y defendernos de todas acusaciones falsas.

 

Foto: Licencia CC BY SA 2.0. Autor BriYYZ

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, ingresa tu nombre aquí