El ministro de Ambiente y Desarrollo Sustentable, Sergio Bergman, puso en marcha el Plan Nacional de Conservación del Yaguareté, especie emblemática de la Argentina y del que quedan menos de 250 ejemplares en el país.

Yaguareté Chiqui. Foto: Cedida por el Ministerio de Ambiente para su publicación.
Yaguareté Chiqui. Foto: Cedida por el Ministerio de Ambiente para su publicación.

Bergman hizo el anuncio en los Esteros del Iberá en el marco del traslado realizado del ejemplar Chiqui al Centro Experimental de Cría de Yaguareté en Parque Iberá.

Bergman señaló que este “era un pasivo que tenía la Argentina ya que con la sanción de la Ley 25463 en el año 2001, que declaró al Yaguareté como Monumento Natural se encomendó la realización de un plan de manejo, coordinando con organismos provinciales y de la sociedad civil. Recién en el 2004 se empezó a trabajar en ese plan. Pasaron muchos años sin poder concretarlo. Por eso, y con gran orgullo, podemos decir que en un año de gestión el ministerio que tengo el honor de conducir, ha podido dar curso a este plan que se elaboró de manera participativa con las provincias, la sociedad civil, la Administración de Parques Nacionales y entidades científicas y académicas. Y ya empezamos con la tarea concreta que vamos a liderar”.

“Vamos a fortalecer los trabajos de conservación de las especies amenazadas en ecorregiones críticas”.

Cinco pilares para la conservación del yaguareté

El ministro de Ambiente explicó que el Plan Nacional de Conservación del Yaguareté está basada en cinco pilares fundamentales:

  • La articulación para la convivencia del yaguareté con las poblaciones locales;
  • el control de la caza furtiva;
  • las estrategias de reproducción de la especie en áreas protegidas;
  • el cuidado de las áreas donde se encuentra la especie; y
  • la generación de información para educar y concientizar.

“Con estas acciones buscamos reducir las amenazas y aumentar y conservar la población del Yaguareté -afirmó Bergman-. Es decir, reducir pérdida de animales por cacería, evitar atropellamientos y fortalecer a las poblaciones que ya existen. En definitiva, vamos a fortalecer los trabajos de conservación de las especies amenazadas en ecorregiones críticas. Por eso este Plan Nacional de Conservación del Yaguareté”.

La historia del yaguareté Chiqui
Chiqui es un yaguareté macho de de 8 años de edad que fue secuestrado por personal de la Secretaría de Ambiente de Paraguay y trasladado a un refugio de ese país. El 11 de enero, ingresó en cuarentena por gestiones de CLT Argentina en San Cayetano, Corrientes, para que se le realizaran estudios sanitarios y genéticos. Ayer fue trasladado al mencionado Centro Experimental de Cría de Yaguareté en el Parque Iberá, en donde también se encuentran Tobuna (una hembra nacida en un zoológico de Argentina) y Nahuel (un macho de origen uruguayo), y donde se espera que pueda contribuir a reproducir la especie.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, ingresa tu nombre aquí