Cuando asuma Mauricio Macri faltarán apenas 24 horas (tal vez 48, por el aplazo de las negociaciones) para que finalice la Conferencia de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático -COP21- que tiene lugar en París. Sin embargo, el nuevo gobierno también llegó a la Ciudad Luz.

Juan Carlos Villalonga, el representante del gobierno de Macri en la COP21 sobre Cambio Climático de París. Foto: Damián Profeta.
Juan Carlos Villalonga, el representante del gobierno de Macri en la COP21 sobre Cambio Climático de París. Foto: Damián Profeta. Licencia CC BY-SA.

Juan Carlos Villalonga, ex titular de la Agencia de Protección Ambiental porteña (APRA), ex directivo de Greenpeace y flamante diputado de la Nación por Cambiemos arribó a la capital francesa para representar a la nueva administración en los últimos momentos de la Cumbre Climática, de la que se espera surja un acuerdo mundial de cumplimiento obligatorio para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, responsables del calentamiento de la atmósfera.

A pesar de que Macri asumirá mañana jueves y la COP21 tiene programada su clausura este viernes 11, es probable que las tratativas de último momento alarguen la conferencia hasta el sábado o, incluso el domingo. En ese breve lapso, Villalonga tiene planeado presentarle al mundo algunos cambios en la posición argentina en lo que a negociación climática respecta.

“Otros países de la región son más activos, a pesar de también ser países en vías de desarrollo”.

En una charla con los periodistas argentinos que estámos en París cubriendo la COP21, Villalonga anticipó las cuatro claves de la negociación argentina tras el cambio de gobierno:

1– “Inmediata revisión de los compromisos de reducción de emisiones que presentó el gobierno de Cristina Kirchner. La idea es tener un INDC más ambicioso”. (Nota: INDC es una sigla en inglés que se refiere a los compromisos nacionales de reducción de emisiones presentados ante Naciones Unidas).

2– “Apoyar explícitamente fijar el límite máximo de aumento de la temperatura global en 1.5 grados”, y no en los 2 grados como hasta ahora se venía trabajando. El límite de 1.5 grados es un reclamo encabezado por los países considerados más vulnerables al cambio climático, como pequeños Estados insulares y países costeros, pero a lo largo de las negociaciones fue ganando adhesiones de otros Estados.

3– Enfocar la reducción de emisiones en energía y deforestación (enfoque que saca del esfuerzo de mitigación al sector agropecuario).

4– “Vamos a tener una mayor apertura. Como dijo (Susana) Malcorra -la Canciller de Macri-, tendremos relaciones amplias, pragmáticas en el buen sentido y menos ideologizadas”.

“No somos relevantes”

Sin embargo, Villalonga reconoció que “en 24 horas no se puede cambiar mucho”, pero que va a tratar de “ver los nudos que todavía se pueden desatar”. También reconoció que “Argentina no es determinante en las negociaciones. Podés acompañar algo, pero no somos relevantes”, dijo.

Sobre el rol de Argentina, consideró que “en los últimos años el país estuvo siempre emparentándose a los países en vías de desarrollo, pero con una tendencia a no asumir responsabilidades. Y somos un país que por diversas razones tiene que tener responsabilidades intermedias”.

“Otros países de la región son más activos, a pesar de también ser países en vías de desarrollo. Aspiro a que Argentina tenga otra visión“, concluyó.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, ingresa tu nombre aquí