Greenpeace advirtió que las inundaciones en Córdoba, que provocaron siete muertos y más de 1.500 viviendas dañadas, se deben principalmente a la grave pérdida de cobertura forestal, que no permitió contener las intensas precipitaciones.

La organización ambientalista señaló que a la provincia le queda menos del 4% de sus bosques nativos originales y que, a pesar de la sanción de la Ley Nacional de Bosques, los desmontes para desarrollo agropecuario y urbano arrasaron con bosques nativos en zonas frágiles. De este modo, se perdió la protección de la vegetación frente a las fuertes lluvias.

“Los científicos y los ambientalistas advertimos desde hace tiempo: los bosques son nuestra esponja natural. Másdesmontes es sinónimo de más inundaciones. Es necesario que tanto políticos como empresarios cumplan en forma estricta la Ley de Bosques”, afirmó Hernán Giardini, coordinador de la campaña de Bosques de Greenpeace.

Según datos oficiales, entre 1998 y 2007 la deforestación en Córdoba alcanzó las 247.967 hectáreas. Desde la sanción de la Ley de Bosques, a fines de 2007, hasta mediados de 2013 se desmontaron 44.823 hectáreas, de las cuales 10.796 hectáreas eran bosques protegidos por la normativa.

Contactos de prensa:
Hernán Giardini, coordinador de la campaña de Bosques de Greenpeace: (011) 6423.3625
Mariana Ciaschini, Prensa de Greenpeace (011) 3304.3316
Sol Gosetti, Prensa de Greenpeace (011) 3226.2600

Foto: Flickr (CC BY-NC-ND 2.0). Autor Lisandro Enrique

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, ingresa tu nombre aquí