Claves21 consultó a importantes organizaciones ambientales para conocer cuál es el balance que hacen al cumplirse un año y medio de gestión del gobierno de Cambiemos. ¿Cuáles son los avances y cuáles, los retrocesos en materia de política ambiental?¿Cuál es la evaluación que hizo el propio ministro Bergman?

Las principales organizaciones ambientalistas evaluaron la política ambiental de Macri.
Las principales organizaciones ambientalistas evaluaron la política ambiental de Macri.

La evaluación que hacemos de la política ambiental del gobierno es muy pobre. Más allá del discurso, no vemos un cambio respecto de la gestión anterior. Se simula interés en el tema ambiental, pero lo primero que hizo Macri fue sacarle las retenciones a las mineras, dándole un premio a las peores industrias que hay”, enfatizó Hernán Nadal, director regional de Comunicación y Movilización Pública de Greenpeace.

Ese “premio” a las mineras, como lo llamó Nadal, fue criticado por todas las organizaciones consultadas. “Cuando se quitan las retenciones a las mineras, se demuestra la vocación por fomentar actividades extractivas”, consideró Manuel Jaramillo, director ejecutivo de la Fundación Vida Silvestre.

Para Jaramillo, el balance sobre la gestión ambiental de Cambiemos se ubica en “una situación intermedia, con avances significativos”, respecto de la política ambiental del kirchnerismo, como la realización del informe Estado del Ambiente y “el interés del Gobierno en conocer, medir y evaluar”.

Por su parte, Enrique Viale, de la Asociación Argentina de Abogados Ambientalistas, sostuvo que “este gobierno habla de ambiente, pero no hay cambios en lo sustancial: no sólo consolidó todo lo malo del anterior, sino que lo profundizó”.

Aspectos positivos de la política ambiental de Cambiemos

“Crear el Ministerio de Ambiente refuerza el tema ambiental en el balance de discusiones al interior del Gobierno”.
De Secretaría a Ministerio

Entre los aspectos positivos de estos 18 meses, el director de Vida Silvestre mencionó la “elevación a rango de ministerio del área de Ambiente -algo destacado en mayor o menor medida por todas las ONG- y la apertura de espacios de diálogo con las organizaciones ambientales”.

“Crear el Ministerio de Ambiente refuerza el tema ambiental en el balance de discusiones al interior del Gobierno”, evaluó Andrés Nápoli, director ejecutivo de la Fundación Ambiente y Recursos Naturales (FARN).

Desde Aves Argentinas también celebraron la creación del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sustentable, pero su director ejecutivo, Hernán Casañas, señaló a Claves21 que en lo que respecta al diálogo con las organizaciones “las reuniones no parecieran tener un impacto efectivo en la agenda ambiental del Gobierno, que es muy distinta a la de las ONG”.

Cambio climático, un tema transversal

El cambio climático se incorporó desde el inicio como un tema central del discurso del Ejecutivo nacional. “Argentina is back”, le gustaba decir al representante del recién asumido Macri en la cumbre de París de diciembre de 2015. Lo mismo repetían como un mantra sus operadores en los medios.

Al respecto, desde Vida Silvestre y FARN destacaron el abordaje “transversal” del cambio climático en todas las áreas de gobierno con la creación del Gabinete Nacional de Cambio Climático, así como el proceso de revisión de los compromisos nacionales (NDC, por su sigla en inglés) de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero.

Más parques nacionales y áreas protegidas
“Los nuevos parques nacionales, y los avances en la creación de áreas protegidas marinas son acciones que están muy bien”.

Desde Vida Silvestre, FARN y Aves Argentinas ponderaron muy positivamente la acción de la Administración de Parques Nacionales, orientada a duplicar la superficie protegida, incluyendo áreas marinas.

“Los nuevos parques nacionales, la ocupación formal del Impenetrable y los avances en la creación de áreas protegidas marinas son acciones que están muy bien”, opinó Manuel Jaramillo, de Vida Silvestre.

Aspectos negativos de la política ambiental de Cambiemos

Humedales, la promesa incumplida

Las seis organizaciones que dialogaron con Claves21 subrayaron que una de las grandes deudas del Gobierno es la Ley de Humedales, prometida por Macri a poco de haber asumido la Presidencia.

“Macri no cumplió con su palabra”.

“Los humedales son vitales para evitar inundaciones, que afectan no sólo al ambiente, sino también a la economía. El proyecto no logró avanzar en el congreso. En ese sentido, Macri no cumplió con su palabra”, manifestó Jaramillo, de Vida Silvestre.

En tanto, Nápoli, de FARN, aseveró que “no avanzó en la promesa de la ley de Humedales porque el Gobierno le dio lugar al lobby del sector agroindustrial, que además recibió otras ventajas, como con la ley de envases de agroquímicos”.

En el mismo sentido, Mirko Somat, de Taller Ecologista de Rosario, señaló que “gran parte de las trabas para sancionar la ley de humedales vinieron del PRO, que bloqueó el proyecto”.

“Un año y medio es poco tiempo para definir deficiencias y aciertos, pero de arranque parecían darle mucha importancia al tema ambiental, pero luego esos compromisos fueron quedando de lado”, lamentó Casañas, de Aves Argentinas.

Bosques: fondos insuficientes y desprotección

El incumplimiento de la Ley de Bosques y la continuidad de los desmontes son una de las críticas más fuertes al gobierno nacional.

“El Ministerio de Ambiente no está teniendo la fuerza política para discutir con los otros ministerios”.

“Con el trabajo de las ONG se aumentó el presupuesto para Bosques de forma significativa, aunque mucho menos de lo que es necesario”, ponderó Manuel Jaramillo.

“Si bien la deforestación bajó de 180 mil hectáreas a 130 mil en 2016, el desmonte ilegal se concentró en áreas de protección roja o amarilla (zonas críticas) y eso alarma. En este tema el Ministerio de Ambiente no está teniendo la fuerza política para discutir con los otros ministerios”, juzgó el director de Vida Silvestre.

Andrés Nápoli reclamó “más proactividad” de la cartera de Sergio Bergman “para que las provincias cumplan la ley”.

“Hubo un intento en Córdoba, con el proyecto para cambiar el área de máxima protección -roja- a amarilla y una iniciativa similar en la provincia de Buenos Aires”, ejemplificó el representante de FARN.

“En la provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal fomentó una Ley de Bosques que va en contra de la ley nacional”, completó Hernán Nadal, por Greenpeace.

Glaciares: “La ley está dormida”

Así lo expresó Jaramillo. En el mismo sentido se manifestó Enrique Viale: “No hay una aplicación efectiva de la ley”, y agregó: “Denunciamos el intento de cambiar la reglamentación”.

“Hay más de 300 proyectos mineros y el 40% son en zonas glaciarias o periglaciarias”.

Sobre el inventario de glaciares, desde FARN consideraron que hubo avances, pero “aún falta mucho”, y señalaron como “un grave error” que se inventariaran sólo los glaciares de más de 1 hectárea, “cuando, por ejemplo, en Pascua Lama se opera sobre un glaciar, el Toro 2, que es menor a 1 hectárea y no fue inventariado”, cuestionó Andrés Nápoli.

Además, señaló que “hay más de 300 proyectos mineros y el 40% son en zonas glaciarias o periglaciarias. El Ministerio de Ambiente debe hacer el mapa de glaciares y velar por su protección”, reclamó Nápoli.

Energía: una de cal y tres de arena

Todos los referentes ambientales consultados por Claves21 mencionaron como relevante la promoción que le dio el gobierno a las energías renovables mediante distintas licitaciones, sin embargo, este avance queda eclipsado por el impulso de la gestión macrista a la construcción de dos grandes represas hidroeléctricas, dos centrales nucleares y la apuesta a la explotación de hidrocarburos no convencionales en el área de Vaca Muerta, a través del cuestionado fracking.

“La construcción de esas represas afecta al último río glaciario del país, que es el río Santa Cruz”.

“Más allá de que Macri ha dado señales de que le interesan las energías renovables, todas las inversiones están yendo a centrales térmicas, a construir nuevas plantas nucleares y a subsidiar todos los combustibles fósiles”, analizó Hernán Nadal, de Greenpeace.

“¿Importa más una represa que toda una especie?”

Manuel Jaramillo, de Vida Silvestre, aseguró que en en materia energética esperaban “una posición distinta”. “La construcción de esas represas afecta al último río glaciario del país, que es el río Santa Cruz. Hay restos arqueológicos, familias que viven en la zona que va a quedar inundada y está el macá tobiano, un ave que fue incluida en el programa Extinción Cero, pero las represas podrían afectar sus áreas de invernada y se trata de un ave altamente amenazada de la que quedan unos 800 ejemplares. ¿Importa más una represa que toda una especie?”, se preguntó.

“Las represas van a ser la mancha más grande que va a tener este gobierno”, enfatizó Hernán Casañas, de Aves Argentinas. Categórico, sostuvo que esas obras “no tienen sentido ni desde lo energético, ni desde lo económico ni desde lo ambiental”.

“La energía nuclear demostró con los ejemplos de Chernóbil y Fukushima que no es infalible”.

Sobre las dos nuevas centrales nucleares que el Gobierno pretende instalar, Vida Silvestre planteó su “oposición total” a la promoción de la energía nuclear. “Creemos que la sociedad en su conjunto se opone. La energía nuclear demostró con los ejemplos de Chernóbil y Fukushima que no es infalible, y en Argentina, si algo puede fallar, va a fallar”, alertó Jaramillo.

“Con las represas en Santa Cruz y las centrales nucleares, Macri continúa con los errores del anterior gobierno”, expresó por FARN, Andrés Nápoli.

El director de FARN, además, criticó el empuje a la explotación de hidrocarburos no convencionales en Vaca Muerta “sin regulación, protección ni control”. “Es una apuesta a seguir explotando el modelo contaminante de los combustibles fósiles”, manifestó.

Riachuelo: “Una de las peores gestiones”

FARN y Vida Silvestre fueron muy críticos con el trabajo de Acumar, el organismo encargado del saneamiento de la cuenca Matanza-Riachuelo.

No hay buenas noticias sobre Acumar. En este año y medio de este gobierno no hubo ningún avance significativo”, estimó Jaramillo.

Andrés Nápoli fue más allá y sentenció: “La gestión de Acumar durante este gobierno es de las peores de la historia del organismo”.

Otras críticas

Enrique Viale, de los Abogados Ambientalistas y Cecilia Bianco, de Taller Ecologista coincidieron en criticar la intención de reformar la Ley de Residuos Peligrosos. “Es la única ley que establece sanciones penales y eso se quiere modificar”, alertó Viale.

Bianco, asimismo, expresó que “una eventual modificación de la Ley de Residuos Peligrosos debe tratarse de otra forma y no a través de la encuesta que lanzó el Ministerio de Ambiente”.

Por otra parte, el director ejecutivo de FARN reclamó una Ley de Presupuestos Mínimos de Evaluación de Impacto Ambiental.

Ambiente, detrás de otros ministerios

Si bien todos los consultados valoraron muy positivamente el cambio de Secretaría a Ministerio de Ambiente, Aves Argentinas y Vida Silvestre puntualizaron que no estuvo acompañado de mayor capacidad política ni de un presupuesto acorde a ese cambio.

“El Ministerio de Ambiente no tiene que ser la decoración de la torta, sino parte del pastel”.

Casañas apuntó al déficit presupuestario del área: “Se lanzó el programa Extinción cero y la realidad es que no tienen los fondos para llevarlo a cabo”.

“Se elevó la categoría pero no se aumentó la capacidad de incidencia para negociar con otros ministerios. Eso hace que Ambiente quede detrás de ministerios como Agroindustria o Producción”, argumentó Jaramillo.

“El Ministerio de Ambiente no tiene que ser la decoración de la torta, sino parte del pastel”, concluyó el director de la Fundación Vida Silvestre.

Bergman, “conforme” con su gestión

Claves21 dialogó con el ministro de Ambiente y Desarrollo Sustentable y le pidió una evaluación de su primer año y medio de gestión. El ministro aseguró estar “conforme”.

Bergman destacó la “articulación interministerial”, la “articulación federal” con las provincias a través del Consejo Federal del Medio Ambiente y la “articulación con la academia”. “Es uno de los pocos ministerios que tiene toda su agenda transversal y eso es un cambio cultural en un gobierno”, subrayó.

“Aunque todavía la sociedad nos sigue mirando como el ministerio que tiene a cargo resolver el ambiente y el desarrollo sustentable, tenemos a un Gobierno que cree que somos una herramienta en un equipo y no lo tenemos que resolver todo”, argumentó el ministro.

“Tenemos que trabajar sobre la comunicación y reperfilar el ministerio para que no se lo vea como el ‘stopper del desarrollo’, es decir, ‘los verdes’ que tenemos que frenar a todos los demás. Ese no es el lugar que ocupamos”, cerró Bergman.

 

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, ingresa tu nombre aquí