Leonardo DiCaprio llamó a una acción inmediata y a gran escala contra el cambio climático. El actor dio el primer discurso en la Cumbre sobre el Clima que se realiza en Nueva York en el marco de la Asamblea General de las Naciones Unidas (ONU). El objetivo del encuentro es que los líderes mundiales lleguen a compromisos para combatir los efectos del cambio climático.

Discurso de Leonardo DiCaprio en la Ceremonia de Apertura de la Cumbre del Clima 2014 de la ONU. Crédito: UN Photo/Cia Pak.
Discurso de Leonardo DiCaprio en la Ceremonia de Apertura de la Cumbre del Clima 2014 de la ONU. Crédito: UN Photo/Cia Pak.

“Como actor, yo interpreto a otros, encarno personajes ficticios. Creo que la humanidad ha actuado frente al cambio climático de la misma forma, como si fuese ficción, como si pretendiendo que no era real, de algún modo hiciera que desapareciese”, manifestó DiCaprio ante los jefes de Estado y de Gobierno presentes en la Cumbre.

“El momento de responder al mayor desafío de la humanidad es ahora. Les ruego que lo enfrenten con coraje y honestidad”, reclamó el actor, nombrado hace pocos días como embajador de la ONU para asuntos climáticos.

A continuación, la transcripción completa del discurso de Leonardo DiCaprio en la Cumbre del Clima de la ONU en Nueva York:

“Gracias, señor Secretario General, excelencias, señoras y señores, y distinguidos invitados. Me siento honrado de estar hoy aquí.

Me presento ante ustedes no como un experto, sino como un ciudadano preocupado; una de las 400 mil personas que marcharon por las calles de Nueva York el domingo, y los miles de millones de personas en todo el mundo que quieren resolver nuestra crisis climática.

Como actor, interpreto personajes ficticios. Juego a buscar soluciones ficticias a los problemas de mis personajes. Creo que la humanidad ha mirado al cambio climático de igual maneraa: como si fuera una ficción. Fingiendo que el cambio climático no es real, como si eso hiciera que el problema desaparezca.

Pero yo creo que somos más conscientes que eso. Cada semana, estamos viendo fenómenos climáticos nuevos e innegables pruebas de que se aceleró el cambio climático.

Sabemos que las sequías se están intensificando, nuestros océanos se están calentando y acidificando, con columnas de metano que se elevan desde el fondo del lecho marino.

Estamos viendo fenómenos meteorológicos extremos, como el aumento de las temperaturas y el derretimiento de las capas de hielo del oeste de la Antártida y de Groenlandia a un ritmo sin precedentes, decenios antes que las proyecciones científicas.

Nada de esto es retórica y nada de esto es histeria. Son hechos. La comunidad científica sabe, las industrias y los gobiernos saben, incluso, los militares de Estados Unidos lo saben. El jefe del comando del Pacífico de la marina de Estados Unidos, el almirante Samuel Locklear, dijo recientemente que el cambio climático es nuestra mayor amenaza a la seguridad individual.

Mis amigos, quienes estamos aquí reunidos sabemos que nos enfrentamos a esta difícil tarea. Podemos hacer historia o ser despreciados por ella.

Para que quede claro, esto no se trata simplemente de decirle a la gente que cambie sus lamparitas por otras menos dañinas o que compre un coche híbrido. Este desastre ha crecido más allá de las decisiones que toman los individuos.

Ahora se trata de que nuestras industrias y los gobiernos de todo el mundo tomen acciones decisivas a gran escala.

Yo no soy un científico y tampoco necesito serlo, porque la comunidad científica del mundo ya ha hablado, y nos han dado nuestro pronóstico: si no actuamos juntos, seguramente vamos a perecer.

Ahora es nuestro momento para la acción.

Tenemos que ponerles el precio a las emisiones de carbono y eliminar los subsidios gubernamentales al carbón, al gas, y las compañías petroleras. Tenemos que ponerle fin al ‘paseo gratis’ que se dieron los contaminadores industriales en nombre de la economía de libre mercado y que no se merecen nuestros impuestos.

La buena noticia es que la energía renovable no es única política económica posible. Una nueva investigación muestra que en 2050 la energía limpia y renovable podría abastecer el 100% de las necesidades energéticas del mundo utilizando las tecnologías existentes y crearía millones de puestos de trabajo.

Este no es un debate partidista; es un debate humano. Aire, agua potable y un clima habitable son derechos humanos inalienables. Y la solución de esta crisis no es una cuestión de política. Es nuestra obligación moral.

Sólo tenemos un planeta. La humanidad debe ser masivamente responsable de la destrucción sin sentido de nuestra casa colectiva. La protección de nuestro futuro en este planeta depende de la evolución de la conciencia de nuestra especie.

Esta es el más urgente de los tiempos y el más urgente de los mensajes.

Distinguidos delegados, líderes del mundo: la gente hizo oír su voz el domingo en todo el mundo y el impulso no se detendrá. Y ahora es su turno. El tiempo para responder al mayor desafío de nuestra existencia en este planeta… es ahora.

Les ruego que enfrenten esto con valentía y honestidad. Gracias.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, ingresa tu nombre aquí