En siete años, Uruguay cambió su matriz energética, logró reducir significativamente el costo de la electricidad, supo adaptarse a variaciones climáticas y convirtió en realidad las promesas de las energías renovables. Claves21 dialogó con un experto charrúa que se propuso romper algunos mitos de la energía “alternativa”. Precios, rol del Estado y el contrapunto con Argentina.

Las energías renovables en Uruguay. Ramón Méndez. Foto: Damián Profeta. Licencia: CC BY-NC-SA 2.0.
Las energías renovables en Uruguay. Ramón Méndez. Foto: Damián Profeta. Licencia: CC BY-NC-SA 2.0.

“Redujimos en un 40 por ciento el costo medio de la energía eléctrica mediante una extraordinaria diversificación de la matriz energética, al tiempo que logramos un abastecimiento de fuentes renovables del orden del 96 por ciento la mayor parte del año, pero fundamentalmente, redujimos en un 70 por ciento la vulnerabilidad ante las variaciones climáticas que afectan al recurso hídrico. Además, bajamos notablemente las emisiones de gases de efecto invernadero, que hoy se ubican por debajo del promedio regional”, enumera el ex director de Energía de Uruguay Ramón Méndez y no quedan dudas de la contundencia de la política emprendida.

Méndez es Doctor en Ciencias Físicas y en la actual administración de Tabaré Vázquez se dispone a liderar los asuntos relacionados con el cambio climático. Pasó por Buenos Aires para exponer sobre el modelo energético uruguayo, sus logros y metas a futuro en el 2do. Seminario Internacional “Cambio climático, política fiscal ambiental y caudales ambientales”, organizado por la CEPAL y el Consejo Federal de Medio Ambiente (COFEMA), con el apoyo de EUROCLIMA.

Una política energética clara

Consultado por Claves21 sobre los aspectos cruciales para poder llevar a cabo esas transformaciones, Ramón Méndez precisó 6 elementos:

  • Políticas a largo plazo: “En 2008, Tabaré Vázquez definió una política energética a 25 años, que tuvo en cuenta la mirada ambiental, la económica, la geopolítica, la cultural y, por supuesto, la social”.
  • Reglas claras: “Un gobierno que dice claramente hacia dónde vamos a ir, con reglas claras en un sector en el que no suele haberlas”.
  • Alto respaldo político: antes de terminar el mandato de Vázquez, una comisión integrada por representantes de todos los partidos avaló la política del gobierno saliente, convirtiéndola en política de Estado, con fuerte respaldo político y social.
  • Un marco regulatorio definido: “Que la política pública de certezas garantías de estabilidad en los temas fiscales.
  • Que el inversor perciba un “riesgo adecuado”: “El inversor tiene que saber que va a poder recuperar la inversión y en qué plazos. No se puede meter donde no sabe qué riesgos va a correr”.
  • Un Estado muy presente: “Hay un mito que dice que un Estado muy presente ahuyenta a los inversores privados y eso en Uruguay ha sido completamente a la inversa: con políticas claras, Estado presente y empresas públicas al servicio de la política energética”.

“La energía eólica es la que manda en Uruguay y todo el resto de la matriz complementa”.

Revolución eólica

“En 2007 no había un solo molino conectado a la red nacional y hoy hay alrededor de 600 megavatios operativos generados por energía eólica”, afirmó Méndez, y detalló que esa cantidad “es enorme” si se tiene en cuenta que “la demanda energética total promedio de Uruguay es de 1100 megavatios”.

“Con esta renovación estructural del sistema energético, hoy la eólica es la que manda y todo el resto de la matriz complementa (hidráulica, biomasa, etc.)”, aseguró, y pronosticó que el año que viene “va a haber momentos en los que toda la energía va a provenir de los parques eólicos”.

“Donde hay buenos vientos, no hay energía más barata que la eólica”.

Para Ramón Méndez, esta política energética fuertemente basada en fuentes renovables permitirá estabilizar los costos energéticos a largo plazo e incrementar la competitividad del país.

En ese sentido, el especialista dice que así se cae el mito que afirma que no se puede llegar a altos porcentajes de cobertura energética con renovables: “Estamos próximos al 100 por ciento sin que haya desestabilización del sistema”.

El precio de las energías renovables

– Se suele argumentar que las energías renovables como la eólica y la solar son muy caras, un lujo que sólo se pueden dar ciertos países…

– No, ese es otro mito. No es verdad que las energías renovables sean más caras que las de fuentes fósiles. No es así y claramente un ejemplo de ello es Uruguay. Pasar de una pequeña base fósil a las renovables nos redujo un 40 por ciento los costos. Y hay otros ejemplos. Donde hay buenos vientos, no hay energía más barata que la eólica.

El análisis sobre Argentina

Ramón Méndez es cuidadoso con las palabras al opinar sobre la política energética argentina, pero no deja de señalar las diferencias que observa:

  • Subsidios a los combustibles fósiles: “Eso tiene consecuencias muy importantes. Las reglas del mercado no existen y por lo tanto se benefician determinadas inversiones que no necesariamente son las más eficientes”.
  • Mayor disponibilidad de combustibles fósiles: “Argentina, a diferencia de Uruguay, tiene reservas de combustibles fósiles y por eso puede transitar ese camino”.
  • Falta de políticas a largo plazo: “No hay una tradición de políticas mantenidas a largo plazo y que se sostengan de una administración a otra. Eso es tremendamente inseguro para los mercados”.

Sin embargo, quizás un ejemplo dado por Méndez sirva para terminar de ver los contrastes de uno y otro lado del Río de la Plata: “En el mismo momento en el que nosotros hacíamos una licitación de energías renovables, las mismas empresas en Uruguay pedían un precio de 62 dólares por megavatio/hora y en Argentina pedían 140 dólares. Esa diferencia era por la percepción del riesgo”.

 

 

La foto sobre energías renovables en Uruguay utilizada en la portada de Claves21 es una captura del video “Parque eólico en Tacuarembó, Uruguay”, de Nicolás Álvarez Moya. Licencia CC BY 2.0. 

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, ingresa tu nombre aquí