Lejos de ser sólo un conjunto de factores geográficos, climáticos y biológicos, el medio ambiente es el marco donde las sociedades se establecen, se desarrollan y se definen. Debido a eso, el fenómeno del cambio climático no es sólo una amenaza para el frágil y complejo tejido que componen la fauna, la flora y los paisajes de la Tierra, sino también para todos los capitales económicos, políticos y culturales de la humanidad.

En línea con esta problemática y en vistas a la próxima Conferencia sobre el Cambio Climático que se celebrará en diciembre en París, se realizó el jueves en el Teatro Gran Rex el Foro Internacional “El clima está cambiando”,una jornada con entrada libre y gratuita en la que más de 20 expertos de diversas nacionalidades y disciplinas expusieron sobre calentamiento global y la sustentabilidad ante casi 3 mil asistentes.

Pablo Canziani, investigador del CONICET, durante su charla sobre el cambio climático y la industria vitivinícola - Foto: MAGyP.
Pablo Canziani, investigador del CONICET, durante su charla sobre el cambio climático y la industria vitivinícola – Foto: MAGyP.

La apertura del congreso, que fue organizado por el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación (MAGyP) junto con el Centro Internacional de Agricultura Tropical (CIAT), estuvo a cargo del ministro Carlos Casamiquela y de Rubén Echeverría, máximas autoridades de esas entidades. En ese marco, los funcionarios firmaron un convenio para fomentar la investigación cooperativa sobre cambio climático y agricultura entre sus organizaciones.

“Nosotros vamos a trabajar en mitigar la emisión de gases de efecto invernadero, pero fundamentalmente en adaptar la producción nacional a los cambios que se vienen. Para enfrentar el calentamiento global hay que definir políticas, pero no es Argentina el país que tiene las mayores responsabilidades”, declaró Casamiquela, y agregó que actualmente 4 países emiten el 60% del dióxido de carbono (CO2) presente en la atmósfera, mientras que Argentina sólo produce el 0,9%. Por su parte, Echeverría dijo que el país es “un ejemplo a seguir” en materia de prácticas agrícolas sustentables como la siembra directa, y agregó que actualmente “el cambio climático es responsable por una baja del 35% en los rendimientos de la producción agrícola mundial”.

El ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca, Carlos Casamiquela, y el director general del Centro Internacional de Agricultura Tropical (CIAT), Rubén Echeverría, firman el convenio de cooperación acompañados por el jefe de Gabinete del MAGyP, Héctor Espina,  el secretario de Agricultura, Ganadería y Pesca, Gabriel Delgado y el secretario de Medio Ambiente de la Nación, Sergio Larusso – Foto: MAGyP.
El ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca, Carlos Casamiquela, y el director general del Centro Internacional de Agricultura Tropical (CIAT), Rubén Echeverría, firman el convenio de cooperación acompañados por el jefe de Gabinete del MAGyP, Héctor Espina, el secretario de Agricultura, Ganadería y Pesca, Gabriel Delgado y el secretario de Medio Ambiente de la Nación, Sergio Larusso – Foto: MAGyP.

El primer expositor de la jornada fue el comunicador y meteorólogo Mauricio Saldívar, quien inauguró el panel “Entendiendo el cambio climático” explicando el fenómeno en cifras. Según el experto, en sólo 65 años la acción del hombre elevó la concentración atmosférica de CO2 de 300 a 400 ppm, contribuyendo a generar un cambio climático diez veces más rápido que cualquier otro que la Tierra haya sufrido en 65 millones de años.

Posteriormente, la investigadora del CONICET Carolina Vera demostró cómo estos cambios ya incrementaron las temperaturas y precipitaciones en la mayor parte de Argentina, empujando hacia el oeste la frontera agropecuaria.

El Foro también contó con la presencia del climatólogo belga Jean-Pascal Van Ypersele, vicepresidente del Panel Intergubernamental de Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés), quien afirmó que la humanidad “está emitiendo aproximadamente el doble de CO2del que pueden absorber los bosques y océanos”. Además, el experto explicó que si no comienzan a implementarse “intensas medidas de mitigación” la concentración atmosférica delgasllegará a las 2000ppm para el año 2300, lo que supondrá un aumento de la temperatura global superior a los 5°C.

Si bien este pronóstico podría traer consecuencias catastróficas para el planeta, Ypersele aseguró que“la humanidad tiene los medios para limitar el cambio climático y construir un futuro sostenible”, mediante la implementación de buenas prácticas agro-ganaderas,la lucha contra la deforestación y el fomento de las energías renovables, entre otras medidas.Por su parte, el colombiano Rafael Echeverri, director del Programa Iberoamericano de Cooperación en Gestión Territorial y especialista en Población y Desarrollo, apuntó a la necesidad de transformar los hábitos sociales de producción y consumo. “Hace más de 40 años que nos reunimos para explicarnos nuevamente lo que ya sabemos,pero existen poderes detrás de las decisiones que no se toman que hacen que nada cambie”, reclamó, y elogió al Papa Francisco I por el mensaje de Laudato si’, su reciente encíclica sobre medio ambiente.

Mario Nanclares, miembro de la Unidad para el Cambio Rural (UCAR) dependiente del MAGyP, durante su charla sobre el cambio climático y los retos y oportunidades que presenta al sector agropecuario - Foto: MAGyP.
Mario Nanclares, miembro de la Unidad para el Cambio Rural (UCAR) dependiente del MAGyP, durante su charla sobre el cambio climático y los retos y oportunidades que presenta al sector agropecuario – Foto: MAGyP.

Uno de los principales tópicos del Foro fue la relación entre el calentamiento global y la producción agropecuaria, que tuvo su propio espacio de debate durante el panel “Cambio climático y seguridad alimentaria”, moderado por el divulgador científico Diego Golombek. Uno de sus oradores fue el sociólogo Mario Nanclares, miembro de la Unidad para el Cambio Rural (UCAR) dependiente del MAGyP, quien explicó que”los efectos del cambio climático afectan más a los pequeños productores, ya que generan una incertidumbre que implica un desafío para sus proyectos”.

Federico Bert, especialista en Variabilidad y Cambio Climático,remarcó el peso que tiene para ellosesta incertidumbre. “La variación del clima es la principal fuente de riesgo e inseguridad para losproductores agropecuarios” afirmó, y agregó que “el clima efectivamente está cambiando y el agricultor debe adaptarse para seguir produciendo”.Pero de esta adaptación también pueden surgir nuevas oportunidades comerciales. Así lo demuestran las experiencias relatadas por Pablo Canziani, investigador del CONICET, y por Carolina Bondolich, directora de la Fundación Agropecuaria para el Desarrollo de Argentina (FADA), quienes hablaron sobre las posibilidades de plantar ciertos varietales de la vid en zonas no tradicionales y de cultivar maíz para utilizarlo como fuente de energía limpia, respectivamente.

El Foro, que contó con la participación de otros 12 oradores, también incluyó la realización de sorteos, juegos con el público y presentaciones artísticas a cargo de la compañía de danza y acrobacia aérea PrixD’Ami. Todos ellos complementos para un intensa jornada de exposición y debate sobre el cambio climático, sus causas, sus consecuencias ambientales y sociales, y las posibles estrategias que todos deberemos implementar para adaptarnos a él e intentar mitigarlo.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, ingresa tu nombre aquí