Periodista, activista y académico inglés, Mark Lynas protagonizó en 2013 uno de los hechos que más sacudió al mundo ambientalista en los últimos años. Luego de ser uno de los impulsores del movimiento anti-transgénico en 1990, Lynas aseguró que había estado equivocado y se convirtió en uno de los mayores defensores de la biotecnología en todo el mundo, cuestionado por el movimiento ambientalista de haber sido comprado por la industria. De visita en Buenos Aires, Lynas dialogó con Claves21.

mark lynas

-Pasaste por una transformación personal y profesional. Ahora defendés cosas que antes cuestionabas como los cultivos genéticamente modificados y la energía nuclear. ¿A qué se debió el cambio?
-No cambié mi manera de ser y todavía me considero un ambientalista. Lo que cambió fue mi entendimiento de los asuntos científicos, en particular sobre los transgénicos. Fui uno de los primeros activistas sobre este tema e incluso llegué a destruir cultivos, a ese nivel me involucré. Pero mi información sobre el tema no era de científicos sino de Greenpeace. Entonces empecé a investigar y me di cuenta que estaba equivocado.

-¿Qué tipo de investigación hiciste que te llevó a esa conclusión?
-Hablé con científicos y empecé a leer publicaciones académicas. Luego cuando escribí mis libros sobre cambio climático y leí cientos de investigaciones académicas. Durante todo el tiempo que fui un activista en contra de los transgénicos no leí ninguna publicación científica, algo que se aplica a la mayoría de los ambientalistas actuales. Los transgénicos se convirtieron en el símbolo de las protestas contra grandes corporaciones como Monsanto. Algunos de los miedos tienen una base pero el enemigo no son los transgénicos.

-¿Qué te llevó a ser un ambientalista en un primer momento?
-Fui un activista realmente muy involucrado e incluso organicé la primera protesta en contra Monsanto. Pero lo hice siendo joven. Si tenés 20 años te podes permitir que te persiga la policía por participar de una protesta. Ahora tengo 41 años y dos hijos. Aprendí mucho más en los últimos 10 años que cuando estaba en la universidad. Tenés que tener una mente abierta y aceptar que podes estar equivocado. Yo me equivoqué en muchas cosas.

-Recibiste muchas críticas de ambientalistas cuando anunciaste tu cambio de opinión. Tu nueva mirada sobre los transgénicos te costó tu reputación como ambientalista?
-Siempre te van a criticar si cambias tu manera de pensar. Las personas se involucran muy fuerte emocionalmente en estos temas y tienden a sentirse personalmente defraudadas. Pero no puedo hacer nada al respecto. Hay que elegir ser honesto con lo que crees o vivir en una mentira. Yo elegí la primera opción.

-Fue difícil anunciar el cambio al público?
-Sí, me llevó bastante tiempo juntar el coraje para anunciarlo. Me di cuenta que estaba equivocado en 2008 y en 2013 di el discurso donde anuncié mi nueva mirada.

-Documentos filtrados de Europabio, la asociación europea de empresas de biotecnología, mencionaban un plan para quebrar al movimiento verde, el cual incluía entre sus objetivos reclutarte a vos
-No es verdad. Nunca me contactaron de Europabio ni recibí dinero de la industria biotecnológica. Me siento cómodo hablando de esta manera sobre los transgénicos ya que siempre lo hice como un investigador independiente.

-¿Son los cultivos transgénicos riesgosos para la salud?
-No, no lo son. Los transgénicos en realidad son mejores para el medio ambiente, es lo opuesto de lo que la mayoría de la gente se imagina. La modificación genética es una técnica usada para producir diferentes variedades de cultivos, los cuales pueden ser menos riesgosos y más seguros.

-¿Pero qué ocurre con los pesticidas y herbicidas? Muchas empresas fumigan cerca de escuelas y pueblos en Argentina
-Hay diferentes tipos de cultivos transgénicos y algunos no necesitan aplicar fumigaciones como la variedad BT. Se ha reducido mucho la aplicación de pesticidas en los cultivos genéticamente modificados. El glifosato es benigno para la salud humana pero es difícil entenderlo cuando te están rociando con la sustancia. No inventemos historias especulativas sobre este tema.

-Existen otros modelos agropecuarios como el orgánico, que no supone riesgos para el medio ambiente. ¿Por qué no se podrian implementar en vez de depender en los transgénicos?
-El movimiento orgánico está viviendo una mentira. No hay justificación ambiental para aplicar ese modelo ya que la distinción entre cultivos artificiales y naturales es falsa. Lo que importa es si algo es bueno o malo. Un modelo de agricultura orgánica sería un desastre para el medio ambiente. Al ser menos productivo, se necesitaría talar gran parte de la selva para alimentar a la población.

-¿Ves al fracking como una actividad riesgosa para el medio ambiente?
-El fracking puede ser desarrollado correcta o incorrectamente. Hubo casos de contaminación de agua y filtraciones en Estados Unidos, país donde la actividad no está lo suficientemente regulada y las empresas ocultan en secreto los químicos que usan. Sin embargo, no podemos depender hoy en energías renovables. Va a llevar varias décadas poder lograrlo.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, ingresa tu nombre aquí