Revista Claves21

“Las mujeres son las más afectadas por el cambio climático”

La organización ambientalista Greenpeace difundió un comunicado con motivo del Día Internacional de la Mujer con el que busca informar y generar conciencia sobre el impacto diferenciado -y mayor- del cambio climático en las mujeres del mundo, en especial, aquellas que viven en la pobreza. Asimismo, llamó a “combatir el cambio climático con una perspectiva de género”.

Las mujeres de zonas rurales son quienes se ven más perjudicadas por el cambio climático. Foto: Greenpeace / John Novis.

“La contaminación global, la quema de combustibles fósiles, la expansión de la industria agropecuaria y toda actividad humana que provoque cambio climático afecta directamente a las mujeres“, comienza el texto elaborado por Greenpeace.

“Entre el 60 y el 80% de los alimentos es producido por mujeres y la producción agrícola está directamente afectada por el cambio climático”.

“Como resultado del cambio climático global, las catástrofes naturales son cada vez más frecuentes y severas. Las consecuencias no son las mismas para todos y es la población con menos recursos, conformada en un 70% por mujeres, la más afectada”, subrayó la ONG ecologista.

En el comunicado, Greenpeace puso el foco en las mujeres que viven en áreas rurales y su dependencia de los recursos naturales, así como también en el rol de las mujeres en la producción de alimentos: “Las mujeres que habitan en zonas rurales o áreas remotas son quienes se ven más perjudicadas, ya que dependen directamente de los recursos naturales para subsistir. En los países en desarrollo, entre el 60 y el 80% de los alimentos es producido por mujeres, siendo la producción agrícola el rubro que más se ve afectado por los efectos del cambio climático.

“Las distancias a recorrer para llevar agua a los hogares en zonas rurales, una tarea habitualmente a cargo de las mujeres, aumentan con las sequías y la desertificación”.

“A estos hechos se suma de manera histórica que a las mujeres e incluso a las niñas se les ha impuesto a su cargo la responsabilidad por completa del hogar. El calentamiento global hace cada vez más difícil las labores domésticas, por ejemplo se incrementan las distancias que tienen que recorrer para encontrar el recurso más necesario, el agua”, prosigue el comunicado.

En Argentina

“Las olas de calor sostenidas impactan en la salud de las mujeres embarazadas”.

Greenpeace dedica parte de su texto al contexto argentino, señalando la brecha de género en la propiedad de la tierra. Además, da cuenta del impacto de las olas de calor en las embarazadas:

“En Argentina, la tierra como propiedad es fundamentalmente masculina ya que a las mujeres se les hace más difícil acceder a créditos y esto limita su posibilidad de desarrollar su propia actividad económica y tomar decisiones respecto a un mejor uso de la tierra.

Comunidad Wichi recibe bidones de agua de la intendencia de General Ballivian – Foto: Martin Katz / Greenpeace.

Por otro lado, el calentamiento global perjudica la salud de las mujeres. Las olas de calor sostenidas afectan a las embarazadas y producen un aumento de nacimientos prematuros con consecuencias en el futuro desarrollo de los bebés”.

El texto concluye con un urgente pedido a que “se piensen y ejecuten políticas públicas para combatir el cambio climático con una perspectiva de género“.