Organizaciones dedicadas a la conservación del patrimonio natural manifestaron su preocupación sobre “la falta de una política de Estado que impulse la transformación de los actuales zoológicos y espacios de animales bajo cuidado humano en la Argentina hacia instituciones destinadas a la conservación de especies amenazadas”, expresaron en un comunicado.

"Necesitamos Instituciones para Conservar la Biodiversidad", advirtió un grupo de ONG.
“Necesitamos Instituciones para Conservar la Biodiversidad”, advirtió un grupo de ONG.

Ante el anuncio del nuevo Ecoparque de la Ciudad de Buenos Aires, un grupo de organizaciones ambientales manifestaron su posición acerca de la responsabilidad del nuevo proyecto con la conservación de la biodiversidad autóctona.

“Con el abandono del zoológico en sus funciones esenciales y el consecuente reclamo de su cierre, se deja de lado la importancia de su función como centro de conservación, de investigación (sobre biología y sanidad animal y ecosistémica), de educación ambiental y aplicación de condiciones que aseguren el bienestar animal”, consideraron.

“El haber concesionado un zoológico público a una empresa privada durante casi 25 años, con el criterio rector de adjudicación en el valor de un canon y no en la calidad técnica de la propuesta y en un correspondiente compromiso de inversión, demostró ser un error. Los resultados están a la vista ante la crisis donde quedó sumida esta institución”, explicó Ana Di Pangracio desde FARN.

“El verdadero desafío del Gobierno de la Ciudad es convertirlo en un moderno espacio para la conservación de la biodiversidad y la educación ambiental del siglo XXI. Desde lo cultural, concentra buena parte de la memoria de la ciudad y generó un sentido de pertenencia como contacto con la naturaleza de más de diez generaciones de porteños y argentinos” comentó Marina Harteneck de Fundación Vida Silvestre.

Instituciones destinadas a la conservación: “una necesidad urgente”

“Desde sus orígenes los zoológicos han sido centros de investigación que posibilitaron el estudio de las enfermedades, de la biología reproductiva y, en particular del comportamiento de los animales silvestres, cuyas costumbres en estado silvestre son difíciles y costosas de observar”, continúa el comunicado de las organizaciones.

“El gran énfasis actual en el estudio de la biología reproductiva asegura que la mayoría de los ejemplares haya nacido en condiciones controladas. Esta misma tecnología ha permitido a prestigiosos zoológicos del mundo salvar a numerosas especies de la extinción”, aseguró Eduardo Francisco de Fundación Temaikèn.

Las organizaciones expresaron que la fauna argentina también “requiere de esfuerzos de conservación ex situ, es decir mantenimiento de componentes de la biodiversidad fuera de sus hábitats naturales, que se complementen con los que se realizan desde las áreas naturales protegidas a través de los organismos públicos y privados”.

La Argentina, al ratificar en 1994 el Convenio sobre la Diversidad Biológica, se ha comprometido internacionalmente a desarrollar y mantener instalaciones y programas de trabajo con este propósito. “La adecuación del zoológico de Buenos Aires en esta dirección sería una buena oportunidad para que el país comience a honrar este compromiso”, consideraron.

“Por otro lado, prescindir de los esfuerzos ex situ comprometerá aún más las chances de salvar de la extinción a muchas de nuestras especies para las cuales no hay proyectos alternativos posibles”, subrayó Adrián Giacchino de Fundación Félix de Azara.

A partir de dicha medida cada centro de esa índole, incluyendo el Zoológico de Buenos Aires, “debería contar ineludiblemente con un plan estratégico con enunciados que definan su nueva visión, misión y objetivos, su mensaje, sus necesidades de infraestructura, sus procedimientos y planes de educación y otros aspectos culturales, de extensión a la comunidad, de conservación (incluyendo la conformación de planteles reproductivos de especies autóctonas amenazadas con el objetivo de reintroducirlas o repoblar áreas silvestres), de bienestar animal (incluyendo sanidad, nutrición, enriquecimiento ambiental, manejo de cuidadores y de negocios)”, detallan en el comunicado.

Las ONG expresaron que “la experiencia internacional aconseja que estas iniciativas sean administradas por instituciones autónomas y especializadas, conformadas por personas de reconocida trayectoria, aunque con el respaldo político y económico del Estado. Si bien pueden existir aportes de empresas, éstos deben quedar subordinados a los objetivos y planes pautados por los otros actores. El modelo de gestión que se adopte deberá tomar en cuenta las experiencias en nuestro país y en el exterior, evitando reproducir anteriores fracasos bien documentados, y de esa manera replicar los mejores modelos a nivel global”.

El “Ecoparque”, al igual que los históricos zoológicos de las ciudades de La Plata, Mendoza y Córdoba “deben transformarse en instituciones serias dedicadas a la conservación y la educación, pero genera gran preocupación la falta de definiciones en cuanto a los planes concretos en tal sentido”, concluye el comunicado.

 

Contacto:
María Emilia Garro Vidal
Directora de Prensa y Comunicación
megarro@farn.org.ar | +54 11 40700397

Dejar respuesta

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, ingresa tu nombre aquí