Fundación Ambiente y Recursos Naturales (FARN), Fundación Vida Silvestre Argentina (FVSA), Amigos de la Tierra, Aves Argentinas y Greenpeace expresan su profunda preocupación por los recientes proyectos de ley enviados por el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires (GCBA) a la Legislatura porteña, que proponen desafectar parte de la Reserva Ecológica Costanera Sur (RECS).

reserva ecologica

El proyecto se propone “instalar y operar una base de recolección de residuos sólidos urbanos” para ser “un depósito de vehículos livianos y pesados, maquinarias y enseres destinados a la guarda, mantenimiento y limpieza de los vehículos utilizados para realizar el servicio de recolección de residuos”. También se permitiría allí “el almacenamiento del material recuperado final que, en razón de sus características voluminosas, necesite un acopio mayor debido a que no pueda ser compactado”.

Estas nuevas zonificaciones requerirían de su inclusión en el Código de Planeamiento Urbano catalogados como terrenos aptos para higiene urbana, lo cual supondría la ejecución de un proceso especial.

Pero estas iniciativas, y otras como la construcción de la autopista de la Rivera, colisionan de lleno con los fines de la RECS como reserva natural, y a los objetivos de su Plan de Manejo (Ordenanza 45676/91). Asimismo, la desafectación planteada atenta, por un lado, con lo señalado por la Constitución porteña que establece en su artículo 27. 4 que la Ciudad promoverá “la preservación e incremento de los espacios verdes, las áreas forestadas y parquizadas, parques naturales y zonas de reserva ecológica, y la preservación de su diversidad biológica”. Por otro, desconoce el principio de no regresión en materia ambiental, reconocido en el orden internacional, que indica que la normativa y la jurisprudencia ambiental no deberían ser revisadas si esto implicare retroceder respecto a los niveles de protección alcanzados con anterioridad.

La Reserva Ecológica Costanera Sur tiene características únicas y es el sitio con mayor biodiversidad en la Ciudad de Buenos Aires (CABA), jurisdicción que adolece de un fuerte déficit en espacios verdes. En este sentido, con 2 o 3 m2 de espacio verde por habitante, la Ciudad está lejos de alcanzar la recomendación de la O.M.S (Organización Mundial de la Salud) que establece, por lo menos, 10m2. La RECS brinda la posibilidad de ponerse en contacto con la naturaleza agreste en la ciudad más importante del país y, por ende, es esencial para desarrollar actividades de educación ambiental. Los cuerpos de agua y los bañados son sus ambientes más representativos y ricos por la diversidad biológica que sustentan. Pero la RECS no es un simple espacio verde, es una reserva natural y como tal debe preservársela en la práctica de manera eficiente y participativa. Es reconocida además como Área de Importancia para la Conservación de Aves (AICA) de acuerdo a los criterios de la organización global Birdlife International y en 2005 fue declarada Sitio Ramsar reconociéndola como humedal de importancia internacional. Esto supone también una intervención activa de la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación (SAyDS), autoridad de aplicación de la Convención que da origen a tal distinción.

Por lo tanto, es clave que tanto Nación como la Ciudad Autónoma de Buenos Aires impulsen distintas medidas que apunten a conservar sus humedales, controlar las especies invasoras, restaurar ecosistemas degradados y desarrollar actividades de educación ambiental.

En los últimos meses la RECS había sido objeto de un necesario y postergado plan de mejoras lo cual incluyó una puesta en valor de sus lagunas y otros sectores. Las organizaciones firmantes lamentan que tras el reciente anuncio de una propuesta del Gobierno porteño dirigida a aumentar en veinte años el número de espacios verdes públicos en la Ciudad[5] se pretenda ejecutar iniciativas como las referidas y otros descuidos que ya alertaron a organizaciones y vecinos, y que motivaron un pedido de información pública que la Dirección General de Espacios Verdes respondió de manera escueta y pobre[6]. Por lo tanto, requerimos al Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires desista de la desafectación pretendida y acate la legislación vigente.

Para más información:
-Ines Lanz. Directora de Comunicación de Fundación Vida Silvestre. 4331-3631 y ines.lanz@vidasilvestre.org.ar

Foto Flickr CC BY-NC-ND 2.0 by Vyacheslav Bondaruk

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, ingresa tu nombre aquí