Los gobiernos y los actores no estatales deben adoptar de manera urgente compromisos climáticos más ambiciosos para garantizar que los objetivos del Acuerdo de París aún se puedan cumplir, según un nuevo reporte de ONU Medio Ambiente.

La octava edición del Informe sobre la disparidad en las emisiones, publicado en vísperas de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, que se celebrará en Bonn, considera que los compromisos nacionales solo alcanzarían un tercio de la reducción de emisiones requerida en 2030 para cumplir los objetivos climáticos.

El Acuerdo de París busca limitar el calentamiento global a menos de 2 °C y tiene sobre la mesa un objetivo más ambicioso, de 1.5 °C. El cumplimiento de estas metas reduciría la probabilidad de impactos climáticos severos que podrían dañar la salud humana, los medios de subsistencia y las economías de todo el mundo.

Tal como están las cosas, incluso la plena implementación de las actuales contribuciones determinadas a nivel nacional -condicionales e incondicionales- hace muy probable un aumento de la temperatura de al menos 3º C para el año 2100, lo que significa que los gobiernos deben hacer promesas mucho más fuertes en la revisión programada para 2020. Si Estados Unidos cumpliera con su intención declarada de abandonar el Acuerdo de París en 2020, la situación podría ser aún más sombría.

En este escenario, el informe presenta formas prácticas de recortar las emisiones a través de una rápida acción de mitigación basada en opciones existentes en los sectores de la agricultura, la construcción, la energía, la silvicultura, la industria y el transporte.

“Un año después de la entrada en vigor del Acuerdo de París, aún nos encontramos en un escenario en el que no estamos haciendo lo suficiente para salvar a cientos de millones de personas de un futuro doloroso”, dijo Erik Solheim, Director Ejecutivo de ONU Medio Ambiente.

“Esto es inaceptable. Si invertimos en las tecnologías correctas, asegurando que el sector privado participe, aún podemos cumplir la promesa de proteger el futuro de nuestros hijos. Pero tenemos que abordar el problema ahora”, añadió.

Las emisiones de CO2 se han mantenido estables desde 2014, en parte gracias a las energías renovables, especialmente en China e India. Esto ha aumentado las esperanzas de que las emisiones hayan llegado a su punto máximo, un pico que solo puede alcanzarse antes de 2020 para que el mundo permanezca en una trayectoria climática exitosa. Sin embargo, el informe advierte que otros gases de efecto invernadero, como el metano, siguen al alza y que una racha en el crecimiento económico mundial podría volver a poner fácilmente las emisiones de CO2 en una tendencia ascendente.

El estudio concluye que las promesas actuales del Acuerdo de París harían que las emisiones en 2030 estén entre 11 y 13.5 gigatoneladas de dióxido de carbono equivalente (GtCO2e) por encima del nivel necesario para mantener al mundo en el camino de menor costo hacia el objetivo de 2°C. Una gigatonelada es aproximadamente equivalente a un año de emisiones del transporte en la Unión Europea (incluyendo la aviación).

Foto: Flickr Ian Britton CC BY-NC 2.0

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, ingresa tu nombre aquí