El año 2014 fue el más caluroso registrado en la Tierra, confirmó la Organización Meteorológica Mundial (OMM), una institución especializada de Naciones Unidas con sede en Ginebra.

Después de haber reunido los principales conjuntos de datos internacionales, la OMM observó que la diferencia de temperatura entre los años más cálidos era tan solo de varias centésimas de grado, o sea, menor que el margen de incertidumbre.

“La tendencia general al calentamiento es más importante que la clasificación de un solo año”, manifestó el Secretario General de la OMM, Michel Jarraud. “Del análisis de los conjuntos de datos se desprende que, en valores nominales, 2014 fue el año más cálido desde que se tienen registros, pero hay muy poca diferencia entre los tres años más calurosos”, dijo Jarraud.

“En 2014 a un calor sin precedentes se sumaron lluvias torrenciales e inundaciones en muchos países y sequías en otros, como cabe esperar de un clima en evolución”.

Las temperaturas medias mundiales del aire sobre la superficie terrestre y la superficie del mar en 2014 fueron superiores en 0,57 °C (1,03 °F) a la media a largo plazo de 14,00 °C (57,2 °F) del período de referencia 1961-1990. A modo de comparación cabe señalar que, según los cálculos de la OMM, en 2010 las temperaturas fueron superiores en 0,55 °C (1,00 °F) a la media y en 2005 en 0,54 °C (0,98 °F).

“Catorce de los quince años más cálidos se han dado todos en este siglo. Prevemos que el calentamiento de la Tierra continuará ya que, debido al incremento de los gases de efecto invernadero en la atmósfera y del contenido calorífico de los océanos, estamos abocados a un futuro más caluroso”, señaló.

Alrededor del 93% del exceso de energía atrapado en la atmósfera por los gases de efecto invernadero procedentes de los combustibles fósiles y de otras actividades humanas acaba en los océanos. Así pues, sin el contenido calorífico de los océanos no se entiende el sistema climático. Las temperaturas en la superficie del mar a escala mundial alcanzaron niveles sin precedentes en 2014

“En 2014 a un calor sin precedentes se sumaron lluvias torrenciales e inundaciones en muchos países y sequías en otros, como cabe esperar de un clima en evolución”, sostuvo Jarraud.

Es de destacar que las elevadas temperaturas de 2014 se dieron pese a que no se había dado realmente un episodio de El Niño. Este fenómeno se produce cuando unas temperaturas de la superficie de los mares superiores a la media en la parte oriental del Pacífico tropical se combinan con sistemas de presión atmosférica que se autorrefuerzan, lo cual tiene un efecto general de calentamiento del clima. En 1998 –el año más cálido antes del siglo XXI– las altas temperaturas se dieron a la vez que un episodio de El Niño de fuerte intensidad.

Fuente: Prensa OMM
Foto: Flickr CC BY-NC 2.0. Por Mariano Mantel

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, ingresa tu nombre aquí