Webinario: Periodismo de Datos en el Periodismo Ambiental

periodismo de datos - webinario gratisLa Revista Ambiental Claves21 invita a participar en su próximo webinario gratuito sobre «Periodismo de Datos en el Periodismo Ambiental: el caso InfoAmazonia», que tendrá lugar el lunes 12 de agosto a las 20 horas en nuestro sitio web www.claves21.com.ar.

En esta oportunidad, expondrá Gustavo Faleiros, coordinador de InfoAmazonia. Gustavo es un periodista brasileño, becario de Knight International Journalism y especialista en periodismo de datos.

Durante el webinario, Faleiros explicará el desarrollo del sitio InfoAmazonia.org, una innovadora iniciativa de periodismo ambiental que combina noticias con bases de datos, con el objetivo de mejorar la percepción sobre los desafíos para la conservación de la selva amazónica. Además, compartirá aspectos claves a tener en cuenta a la hora de emprender proyectos de comunicación ambiental con cruce de datos, mapas y otras visualizaciones interactivas.

Este webinario sobre periodismo de datos en el periodismo ambiental es el segundo de una serie de eventos virtuales planificados por Claves21 para este año, con el objetivo de ampliar la difusión del periodismo ambiental entre periodistas y estudiantes de periodismo y comunicación.

Webinario: Periodismo de Datos en el Periodismo Ambiental: el caso InfoAmazonia

Fecha: lunes 12 de agosto.
Hora: 20 hs. (horario de Argentina).
Actividad gratuita.
Requisitos técnicos para participar: computadora con conexión a internet de banda ancha y audio activado.

Horario del webinario en otros países:

Bolivia: 19.00
Brasil: 20.00
Chile: 19.00
Colombia:18.00
Costa Rica: 17.00
Ecuador: 18.00
México DF: 18.00
Panamá: 18.00
Paraguay: 19.00
Perú: 18.00
Uruguay: 20.00
Venezuela: 18.30

Otros países, chequear aquí.

Para confirmar asistencia, completar el siguiente formulario:

 

Contenido relacionado:

Noticias ambientales: ¿sólo conflictos y catástrofes? 
Relatoría y video del primer webinario de Claves21 sobre Comunicación y Medio Ambiente.

Noticias ambientales: ¿sólo conflictos y catástrofes?

La Revista Claves21 llevó a cabo un webinario sobre Periodismo Ambiental en el que participó como expositor Federico Sangalli, Director de Prensa y Comunicación de la Fundación Ambiente y Recursos Naturales (FARN). La exposición giró en torno a la cobertura de los temas ambientales que hacen los medios, en particular, los diarios. Publicamos una síntesis del webinario y al final de esta nota, el video completo.

noticias ambientales - webinario Claves21

La Fundación Ambiente y Recursos Naturales realiza año a año un relevamiento de las noticias ambientales publicadas en los diarios de referencia nacional (Clarín, La Nación, Página 12 y en 2012 incluyó también a Tiempo Argentino). Sangalli consideró que en la prensa gráfica analizada, los temas ambientales, “si bien tienen un espacio en los medios, todavía están en un lugar indefinido”. En ese sentido, propuso la creación de una sección de Medio Ambiente en los diarios.

“Si uno mira la mitad llena del vaso, se puede decir que los medios le dan un lugar al tema ambiental. Ahora el tema está, suele aparecer en los medios. Lo que nosotros buscamos y nos parece importantísimo para que el tema ambiental se instale definitivamente es la creación de una sección “Ambiente” en los medios. Porque a veces a un periodista le toca cubrir un tema ambiental en particular, lo trabaja durante 5, 10 o 15 días, luego el tema muere en los medios y los periodistas no pueden continuar trabajando o profundizando en esa temática”, expresó Sangalli ante los participantes del webinario, el primero de una serie de eventos virtuales planificados por Claves21 para este año, con el objetivo de ampliar la difusión del periodismo ambiental entre periodistas y estudiantes de periodismo y comunicación.

Las noticias ambientales en los diarios:

Sobre los resultados del relevamiento de noticias ambientales en diarios, el directivo de FARN comentó que en 2012 los principales temas que tuvieron cobertura fueron: el conflicto por la megaminería en Famatina, el tema residuos, por la regulación de bolsas plásticas en la Ciudad de Buenos Aires y el cambio climático, por la Cumbre de Río+20.

Sangalli destacó que el tema papeleras sólo ocupó un 4% de las noticias ambientales, en contraste con 2010, que había tenido el 34% de presencia. “A pesar de que ahora se sigan haciendo monitoreos para certificar la calidad del agua, el tema ha perdido fuerza en los diarios hasta casi su desaparición”.

La principal conclusión del análisis de FARN es que las temáticas ambientales son incluidas en la cobertura de los diarios analizados cuando:

Se producen grandes desastres ecológicos.

Estalla un conflicto político-social.

Durante las grandes cumbres y los grandes eventos ambientales.

Ante ese panorama, Sangalli expresó que desde la FARN quieren que “la ciudadanía pueda darle trascendencia a estos temas, independientemente de los grandes conflictos y catástrofes”. Opinó que las organizaciones que trabajan las problemáticas ambientales deben hacer un “mea culpa» y repensar su comunicación para que estos temas puedan llegar a la gente y a los medios y se instalen en la opinión pública, porque “son trascendentes, no sólo para nosotros, sino para las futuras generaciones”.

 

Mirá el video completo del webinario sobre Comunicación y Medio Ambiente. Federico Sangalli presenta el trabajo de FARN, los detalles del relevamiento de la cobertura ambiental en medios gráficos, así como también comenta las actividades de la fundación dirigidas a periodistas:

Links de interés:

Informe FARN 2013 (incluye el relevamiento de noticias ambientales)

Curso Online FARN de Periodismo Ambiental

Campaña «Un paso».

Fracking en Argentina: Posibles riesgos ambientales

El acuerdo de YPF con Chevrón para extraer depósitos de shale mediante fracking buscará revertir un largo declive en la producción de gas y petróleo. Sin embargo, grupos defensores del medio ambiente y diversas organizaciones ponen el acento en los riesgos que implica usar la técnica de la fractura hidráulica para extraer hidrocarburos.Fracking: Fractura Hidráulica

Los combustibles fósiles han llegado a su límite en Argentina luego de 200 años de consumo y eso ha llevado a explorar nuevas opciones y técnicas. De acuerdo al Departamento de Energía de Estados Unidos, el país tiene las segundas reservas más importantes del mundo en gas no convencional (shale gas) y las cuartas en petróleo no convencional (shale oil).

Fracking es un proceso en el cual se perfora la tierra, enviando previamente a la roca una mezcla de agua, arena y químicos a alta presión para liberar el gas o el petróleo adentro de la misma. El proceso se puede realizar de forma vertical o perforando horizontalmente la placa de roca y creando caminos para liberar los combustibles.

La asociación entre YPF y Chevrón comenzará con un programa piloto de fractura hidráulica de US$300 millones en el área “Enrique Mosconi” que forma parte de la reserva de Vaca Muerta en Neuquén. La segunda fase requerirá perforar 1500 pozos que llevarán a producir en 2017 50 millones de barriles de petróleo y 3 millones de metros cúbicos de gas por día, transformando al área como la más productiva de Argentina.

“Hicimos una protesta de 24 horas en contra del acuerdo y el uso del fracking en Argentina. Queríamos mandar un mensaje a las empresas y a los gobiernos de que estamos en contra de una iniciativa que va a tener un grave impacto en el suelo”, sostuvo Lefxaru Nahuel, representante de la comunidad mapuche del área donde se desarrollará Vaca Muerta. Las comunidades indígenas tomaron el predio petrolero luego de enterarse de la firma del acuerdo.

“Fracking es una técnica más agresiva para el medio ambiente que las formas convencionales de extraer combustible. Se deben talar muchos árboles y usar grandes cantidades de agua, las cuales deben ser tratadas luego de su uso. Queremos que YPF haga los estudios ambientales correspondientes antes de empezar a perforar”, agregó Nahuel.

El riesgo ambiental

De acuerdo con organizaciones ambientalistas, el fracking usa grandes cantidades de agua y como las mismas no están disponibles en el área de perforación deben ser trasladadas hasta allí. Las sustancias químicas utilizadas para liberar el gas y el petróleo pueden contaminar las napas de agua y sismos pueden ocurrir debido a la alta cantidad de perforaciones que deben realizarse.

“Se tienen que hacer muchos pozos y eso lleva a que el proyecto ocupe mucho espacio físico. Los acuíferos se pueden contaminar por filtraciones del agua con químicos usada. Las empresas dicen que las técnicas son seguras pero no tienen pruebas concretas”, consideró Hernán Scandizzo, miembro de la organización Observatorio Petrolero Sur.

El presidente de Los Verdes Juan Carlos Villalonga, primer partido verde de Argentina, adhiere con Scandizzo y consideró que “hay muchas dudas con respecto al proyecto y altos riesgos ambientales de contaminar las reservas de agua”.

“La gran cantidad de dinero que se va a usar en este proyecto implica que el gobierno planea explotarlo por muchos años. Esto incrementa la dependencia de Argentina en combustibles fósiles para las próximas décadas, en vez de discutir seriamente el modelo energético. Los problemas actuales de energía no van a desaparecer rápidamente”, agregó.

La organización ambientalista Greenpeace publicó un comunicado de prensa criticando el acuerdo de YPF con Chevrón, el cual “aumenta el cambio climático, demora el uso de energías renovables y afecta a comunidades locales”.

“El gobierno nacional continúa basándose en un modelo de combustibles fósiles que ha llevado a la crisis energética que tenemos actualmente”, sostuvo Mauro Fernández, coordinador de la campaña Clima y Energía de Greenpeace.

Respondiendo a las acusaciones de los grupos ambientalistas, YPF publicó un comunicado de prensa donde asegura que todos sus proyectos son realizados “protegiendo el medio ambiente” y  que “un plan de remediación ha sido aplicado de acuerdo a las legislaciones provinciales”. Neuquén aprobó un conjunto de reglas para la extracción de shale oil y gas, las cuales “tienen el objetivo de prevenir y minimizar el impacto ambiental”, de acuerdo al acta 1483/12.

El Instituto Argentino de Petróleo y GAS (IAPG) asegura que el fracking no posee riesgos ambientales ya que “las reservas de agua están correctamente protegidas” y “el agua que queda luego de la extracción es correctamente tratada”.

“Esta técnica usa grandes cantidades de agua pero no hay diferencia con el resto de las fuentes de energía que también necesitan agua. Es común usar químicos en la industria de los hidrocarbonos por varias razones. Sin embargo, esas sustancias nunca entran en contacto con el medio ambiente. Además, no hay un vínculo entre los sismos y los proyectos de shale oil y gas”, remarcó Ernesto López Anadón, presidente del IAPG.

Comunidades en contra del fracking

La exploración de petróleo y gas no convencional comenzó en el 2008 en Neuquén cerca de la reserva provincial Auca Mahuida y de comunidades indígenas como Gelayko. Fue el primer proyecto de fracking de América Latina y “llevó a que muchas personas que vivían ahí se enfermaran”, aseguró Lefxaru Nahuell. Actualmente la técnica se implementa en Río Negro, Chubut y Santa Cruz y hay proyectos para Salta, Mendoza, Buenos Aires, Entre Ríos y Chaco.

Debido al riesgo ambiental, muchos pueblos y comunidades se declararon “libres de fracking” en todo el país. El departamento de San Carlos en Río Negro fue el primero en Argentina el 2012 y el tercero en América Latina. Le siguieron Villaguay, Concepción del Uruguay y Colón en Entre Ríos y otras localidades en Mendoza.

“Nos enteramos de esta técnica leyendo una nota de Fidel Castro sobre el tema. Cuando nos enteramos de que nuestra área era un posible lugar de explotación decidimos prohibirlo. Las técnicas convencionales de extracción de petróleo y gas no son controladas debidamente y podría pasar lo mismo con el fracking”, sostuvo José Chandía, concejal de Cinco Saltos.

 

Foto de Fracking: Daniel Foster. Licencia: CC BY-NC-SA 2.0.

Fuentes consultadas:

Hernan Scandizzo: contacto@opsur.org.ar

Juan Carlos Villalonga: prensa@losverdes.org.ar

Greenpeace: mariana.ciaschini@greenpeace.org

IAPG: gmasarik@iapg.org.ar

Lefxaru Nahuel: 0299-156340448

Jose Chandía: 0299 4666358

Agricultura urbana: plantarse de cara al futuro

Desde quienes deciden suministrarse su comida para escapar de los agrotóxicos hasta los que piensan que puede ser una alternativa moral contra el hambre, todos aseguran que la agricultura urbana ha ganado un espacio definitivo en la sociedad y que la verdadera revolución es producirse sus propios alimentos.Agricultura urbana

Hablar de agricultura urbana hace unos siglos hubiese sido impensable. Pero hoy, ante el continuo éxodo del campo a las ciudades, se torna inevitable.

Aún más, cuando tomamos en cuenta que la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura, FAO, asegura que en poco tiempo el 88% de la población mundial vivirá en las metrópolis, comprendemos que la ubicua urbanización traerá innumerables dificultades pero sobre todo profundizará el problema de la seguridad alimentaria.

Hasta no hace mucho tiempo, la pobreza y el hambre, eran equivocados, aunque eficaces, sinónimos de las zonas rurales. Pero la constante migración a las ciudades, impulsada por el crecimiento económico, multiplica día a día el número de pobres en la zona urbana y deslegitima aquella alegoría.

Por lo que el suministro de alimentos inocuos y nutritivos se vuelve cada día más complejo,  y alienado. Es en este contexto donde la agricultura urbana se presenta como una respuesta “innovadora” que permite maximizar los reducidos espacios de las ciudades y al mismo tiempo, garantizar alimentos más frescos para los ciudadanos.

Porque la agricultura urbana puede usar cualquier superficie (solares, huertos, terrazas o recipientes). Pero además, gracias a que evita el almacenamiento y las largas travesías desde el campo, puede ofrecer productos más frescos.

Y es esta misma practicidad la que hace de esta alternativa una de las mejores herramientas para alcanzar la tan anhelada seguridad alimentaria.

Bien aplicada, la producción doméstica y el mercado no estructurado aumenta y distribuye la cantidad de alimentos disponibles. Sólo la producción de hortalizas puede llegar a rendir 50 kg de productos frescos al año por metro cuadrado.

Pero además conviene resaltar que tanto a nivel político-filosófico -generar los alimentos que consumimos jerarquiza de un modo más auténtico las necesidades- como a nivel social- permite a las mujeres un empleo que puede ser combinado con el cuidado de sus hijos- la agricultura urbana modificará nuestra relación con los alimentos y con la sociedad.

Consultada por Claves 21, la nutricionista Cynthia Garcia, que además de especializarse en salud pública, trabaja con proyectos sobre agricultura urbana y perirubana en el Estado de Recife en Brasil, confirma esta combinación de beneficios: “Algo importante que decir, es que hoy en día se comen más alimentos procesados e industrializados y cada vez menos productos frescos. Esto termina siendo un problema muy serio para salud pública y podría ser fácilmente solucionado por la agricultura urbana. Pero al mismo tiempo veo que la actividad de plantar es sana ya que se puede considerar terapéutico el contacto con la naturaleza. Y puede ser pensada, además, como una actividad física que inculcada a los chicos desde temprano, puede despertar una mirada más ecológica sobre el mundo.”

Bombas de semillas

Hay diferentes tipos de bombas. Las más conocidas son esas pequeñas bolas formadas por compost, arcillas y semillas que “los jardineros guerrilleros” arrojan intempestivamente en lugares de difícil acceso con el fin de armar pequeñas huertas en el medio de la ciudad.

Y otras son de tiempo. Se van programando para que en algún momento  activen por su cuenta.

Ese es el trabajo que hace Gabriela Robledo hace algunos años. Incansablemente brinda talleres para que quien esté interesado en comenzar a producirse sus propios alimentos cambie definitivamente su relación hacia ellos.

Según Gabriela, todo el mundo puede porque el espacio ha dejado de ser un problema gracias al sistema de  huertas verticales.

Una decena de botellas de plástico oficiando de macetas contra una pared permiten tener una variedad de alimentos nutritivos y sin agrotóxicos. Porque gracias a fertilizantes con ortiga o tratamientos con ajo tampoco es necesario utilizar ningún tipo de veneno en la comida que nos llevaremos a la boca.

Pero además cuenta esta profesora, que quienes nos disponen de muchos espacios pueden coordinar con otros alumnos del taller para plantar diferentes cosas y luego intercambiarlas. Estos talleres duran el tiempo que cada uno esté dispuesto a dedicar. Pero lo ideal es compartir todo el proceso que como mucho puede durar tres meses.

Agricultura urbana en Rosario

Desde los años 80 la ciudad de Rosario atrajo flujos migratorios desde las zonas rurales que se insertaron eficientemente. Pero la aplicación de políticas de corte neoliberal terminaron por generar, hacia el 2001, índices de pobreza cercanos al 68%.

Fue entonces, que con el objetivo de resguardar la seguridad alimentaria en lo inmediato, el gobierno municipal de Rosario retomó el Proyecto de Agricultura Urbana que incluía huertas familiares y comunitarias para  producir alimentos sanos para el autoconsumo.

Pero luego de solucionar estas urgencias, el proyecto fue evolucionando hacia cuestiones más estructurales como por ejemplo, la reintegración de los sectores excluidos al mercado laboral o la generación de redes solidarias de producción, circulación y consumo.

Actualmente el PAU cuenta con 640 huertas para el consumo familiar y comunitario, 140 huertas que producen para la comercialización; 5 ferias de venta semanal bajo el precepto “comercio solidario” y 4 parques huertas que capitalizan como espacio comunitario terrenos urbanos “vacíos”.

En conjunto, el proyecto vincula de forma directa a la producción de hortalizas orgánicas a 10 mil familias desocupadas, lo cual supone, al menos, el auto abastecimiento con verduras de  40 mil personas.

Pisoteando flores

De tanto en tanto asoman las viejas lógicas de represión y propiedad privada. El 18 de mayo del 2009, en un operativo ilegal y desmedido, fue desalojada la huerta comunitaria, Orgázmica, que funcionaba en un terreno recuperado sobre las vías del ex FFCC Sarmiento en Primera junta.

Cincuenta efectivos de la Policía Federal y la policía Ferroviaria, 2 topadoras y un carro de asalto recuperaban de madrugada un modesto terreno de 10  x  10. Una protesta realizada el día posterior para exigir una respuesta adecuada a tamaño abuso, dejó un saldo de 22 detenidos varios heridos.

Esta huerta, al igual que el PAU, había surgido a la luz de los movimientos asamblearios del 2001. Pero a diferencia de aquel, era auto gestionado por un grupo de jóvenes que había recuperado un terreno baldío a través del cuidado de vegetales y la producción de alimentos.

Un proceso regional

Pero esta experiencia no se agota en Argentina. Por ejemplo, Venezuela también la replica con el objetivo de palear el hambre y reducir los costos que le genera la importación de alimentos hoy por hoy.

Según los últimos datos del Banco Mundial, el 94% de su población vive en las ciudades y tan sólo el 6% del PBI viene de la agricultura. Para modificar este ratio, la Revolución Bolivariana implementó un programa de agricultura urbana y  pasó de tener 17,1 millones de toneladas de alimentos producidos en 1998 a 24,6 millones de toneladas en 2010.

Pero este no es el único caso. Actualmente hay muchas otras ciudades que aplican este tipo de programas, entre las que se destacan la de Montevideo en Uruguay y la de Quito en Ecuador.

Algo está pasando

Todos estos movimientos irregulares pero persistentes, que acabamos de ver, nos da la pauta de que aquello que surgió como una alternativa al sistema o una opción para cubrir una necesidad insatisfecha se está transformando en políticas de estado cada día más generalizadas.

Y esto, sumado al incesante trabajo de los actores no institucionalizados comprueba que una idea avasalladora ya está en marcha.

Por lo que, si no se comete el error de volver a tener una mirada netamente mercantil que olvide los lazos sociales que se generan en el contacto con la naturaleza, quizás estemos ante un nuevo periodo que podría modificar las relaciones humanas en su conjunto y el paradigma económico imperante.

 

Fuentes consultadas:

Gabriela Robledo: ga.mrobledo@hotmail.com

Huerta Orgázmica: 4901-2385

Cynthia García: cynthiacastelhana@hotmail.com

 

Foto: Kaz Alting. Licencia CC BY SA.

Webinario: Comunicación y Medio Ambiente

Comunicacion y Medio Ambiente Webinario de Claves21La Revista Claves21 invita a participar en su próximo webinario sobre periodismo ambiental que tendrá lugar el lunes 22 de julio a las 20 horas en nuestro sitio web www.claves21.com.ar

En esta oportunidad, expondrá Federico Sangalli, Director de Prensa y Comunicación de la Fundación Ambiente y Recursos Naturales (FARN).

Durante el webinario, Sangalli presentará el trabajo de FARN dirigido a periodistas y los recursos y oportunidades de capacitación que la fundación ofrece para profesionales de la comunicación, entre otros temas.

Webinario: Comunicación y Medio Ambiente

Fecha: lunes 22 de julio.
Hora: 20 hs. (horario de Argentina).
Actividad gratuita.
Requisitos técnicos: computadora con conexión a internet y audio activado.

Para confirmar asistencia, completar el siguiente formulario:

Por consultas, escribir a info@claves21.com.ar

Riachuelo: a 5 años del fallo de la Corte Suprema

A cinco años del fallo de la Corte Suprema de Justicia de la Nación que ordenó al Estado Nacional, a la provincia de Buenos Aires y a la Ciudad de Buenos Aires el saneamiento de la Cuenca Matanza-Riachuelo, vale la pena hacer un repaso de la situación de este curso de agua dulce, uno de los más contaminados del mundo y que afecta directamente a cerca de 3 millones de personas que viven en sus márgenes.

Riachuelo Puente Avellaneda - Foto: Damian Profeta

El 8 de julio de 2008, el Máximo Tribunal exigió en un fallo histórico la puesta en marcha de acciones que mejoren la calidad de vida de los habitantes de la cuenca Matanza-Riachuelo, recompongan el ambiente en agua, aire y suelos y prevengan “daños con suficiente y razonable grado de predicción”.

Riachuelo: el balance oficial

La semana pasada, en ocasión de un seminario sobre ciudades sustentables, el presidente ejecutivo de ACUMAR (Autoridad de Cuenca Matanza-Riachuelo, ente a cargo del saneamiento), Oscar Deina, resumió la acción del organismo y resaltó que uno de sus objetivos es que “la gente tenga a este río como parte del paisaje en el que vive” y destacó el trabajo del Plan Sanitario de Emergencia “para mejorar la salud de la población de la cuenca”. El funcionario aseguró que para ese fin “se pusieron en funcionamiento 12 unidades sanitarias móviles especializadas en problemáticas ambientales”.

Además, Deina detalló que “se mudaron los 12.000 puestos de La Saladita” y que “el camino de sirga fue despejado para que todos puedan acceder y acercarse al río”. Por último, consideró importantes la fiscalización de industrias y la relocalización de villas de emergencia.

Sobre el traslado de la población que vive en condiciones de extrema vulnerabilidad en las márgenes de la cuenca, el diputado de la Ciudad Juan Cabandié dijo hoy que “se han relocalizado familias que vivían a la vera del Riachuelo y el río Matanza”, pero criticó al Ejecutivo porteño por el “retraso en el traslado de las personas que viven en la villa 21-24” porque “la Ciudad de Buenos Aires tiene más de dos años de incumplimiento en la asignación de presupuesto” para destinar a tareas de saneamiento, aseguró el legislador del Frente para la Victoria, según un cable de la agencia Télam.

Saneamiento: avances y temas pendientes

El aniversario del fallo también sirvió para que distintas organizaciones de la Sociedad Civil que abordan temáticas ambientales difundieran su parecer sobre los 5 años de trabajos sobre la cuenca.

En ese sentido, la Fundación Ambiente y Recursos Naturales (FARN) destacó los avances observados en estos 5 años, al tiempo que definió temas prioritarios que aún están pendientes de resolución. Entre los avances, la FARN menciona la limpieza de los márgenes de la cuenca, la extracción de buques abandonados, que permitió “mejorar el espejo de agua y que el riachuelo ‘huela mejor’”, y el trabajo de las organizaciones y Cuerpo Colegiado, que monitorean el cumplimiento del Plan de Saneamiento.

Entre los temas pendientes, la Fundación Ambiente y Recursos Naturales señala la necesidad de “establecer metas para la disminución del vertido, emisión y disposición de sustancias contaminantes en el Riachuelo y modificar la legislación de vertidos», además de la confección de una política integral para la gestión de residuos en toda la cuenca. También, entre otros puntos, reclama la preservación y defensa de los espacios verdes de la cuenca, como por ejemplo, la recientemente creada “Reserva Natural Laguna de Rocha”, y la elaboración de un estudio integral de riesgo para el polo petroquímico de Dock Sud.

Por su parte, Greenpeace publicó a principios de año un informe titulado «Las aguas siguen bajando turbias”, que asegura que “los cursos de agua del Riachuelo tienen los mismos niveles de contaminación que hace 5 años, cuando comenzaron las gestiones de saneamiento en la Cuenca”. La organización ambientalista reclama que se ponga en marcha “un plan integral que apunte al cese total de los vertidos” industriales.

¿Peces en el Riachuelo?

Recientemente se difundieron noticias referentes al avistaje de algunos bancos de peces en aguas del Riachuelo, así como también algunas aves, ranas y tortugas. Para algunos, esos avistajes son un resultado de los trabajos de saneamiento realizados hasta la fecha. No pocos se ilusionan con un Riachuelo limpio, sin contaminación en el que la vida vuelve a fluir.

Ese el caso de Juan Cabandié, que en un recorrido por parte de la cuenca expresó: «Hoy comienza a haber en algunos sectores del Riachuelo bancos de peces, es decir que se está oxigenando el agua y generando menos contaminación por parte de las empresas».

Sin embargo, el informe de Greenpeace relativiza esos hallazgos y señala que «el hecho de que puedan aparecer algunos indicadores bióticos es sólo un episodio aislado, ya que muchas veces las tortugas sobreviven en ambientes completamente contaminados y no implica que la calidad del agua haya mejorado».

 

Foto de este artículo: Damián Profeta. Licencia: CC BY NC SA.

En busca de una educación diferente

La educación ambiental en el ámbito formal es una materia pendiente a nivel nacional. La falta de voluntad política para reformar los planes de estudio lleva a que no todos los chicos puedan acceder a la misma información. Educación Ambiental

La educación ambiental tiene como objetivo lograr que las personas incorporen costumbres sustentables en su vida, es decir, que tenga una relación amigable con el medio ambiente. Si bien puede impartirse en cualquier ámbito, a partir de talleres, campañas publicitarias, etc., es en la enseñanza formal, y sobre todo en los niveles inicial, primario y secundario, donde se incorporan a la vida cotidiana de forma más contundente y duradera el respeto por el medio ambiente.

La Asamblea General de las Naciones Unidas, a partir de la Resolución 57/254, declaró en diciembre de 2002 que el período 2005-2014 sería el Decenio de las Naciones Unidas de la Educación para el Desarrollo Sostenible. Su objetivo, en teoría, es firme: incorporar principios y prácticas del desarrollo sustentable a las políticas educativas en los países de la región. Sin embargo, queda en cada gobierno la aplicación y concreción de la práctica, por lo cual se convierte un azar sólo dominado por las políticas locales.

El Abogado ambientalista, Jorge Cuello, (ver Una propuesta integral para la educación ambiental) explica cuál es su postura en cuanto a la educación ambiental en el ámbito formal: “En las escuelas de enseñanza primaria y secundaria el abordaje de la problemática ambiental se realiza casi exclusivamente desde las ciencias naturales, sin considerar los contextos económicos, políticos, sociales y culturales en el que se desarrollan los procesos ambientales globales, nacionales y locales”.

Sin embargo, existen colegios con iniciativas propias que funcionan como la excepción a la regla. El Instituto González Pecotche es un colegio que lleva a cabo una propuesta integradora en cuanto a la educación medioambiental desde el nivel inicial. “Todos los años buscamos ejes que tengan que ver con un interés que se está produciendo a nivel mundial, por ejemplo el 2013 es el año internación del agua. A raíz de esto todos los grados y las salas de jardín han diseñado proyectos para tomar el tema del agua desde distintos enfoques, como su cuidado, la contaminación, las reservas de agua dulce en el mudo, etc.”, explica la directora del nivel primario, Mabel Landa.

El Instituto González Pecotche busca, a través de su ideario, que los chicos no sean indiferentes a lo que los rodea. “Queremos que sean participantes activos, colaborando con su medio, y sobre todo que aprendan a cuidar los bienes comunes”, continúa Mabel, y explica que el cuidado y el respeto por el medio ambiente atraviesan todas las disciplinas, desde la plástica y la música, hasta la historia, la lengua, las ciencias naturales y sociales.

El Estado debe promover la educación ambiental

Si bien este tipo de propuesta debería darse en todos las escuelas y secundarios del país, Jorge Cuello explica que falta voluntad política para llevarlo a cabo. En Argentina existen leyes ambientales “muy buenas”, que establecen que el Estado debe promover la educación ambiental, pero no se aplican. “No hay voluntad política, los contenidos vinculados a lo ambiental se deberían tratar a nivel nacional a través de los consejos federales de Medio Ambiente (COFEMA) y de Cultura y Educación en conjunto con las provincias, la Ciudad de Buenos Aires y el Estado Nacional. Pero salvo casos aislados no hay una política seria que lo haga cumplir”, enfatiza. Entre las leyes que nombran se encuentra La Ley Nacional de educación (N°26.206) y la Ley General de Ambiente (N°25.675) que establece a la educación como herramienta básica para “promover cambios en valores y conductas sociales que posibiliten el desarrollo sustentable”.

Por su parte, el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires lleva adelante un plan denominado Escuelas Verdes, que busca “que los alumnos se formen con un conocimiento profundo acerca del ambiente y comprendan la influencia que tienen sus acciones sobre el mundo que los rodea” ya que es su responsabilidad “el presente y el futuro”. A través de actividades lúdicas, videos, propuestas didácticas y guías con contenidos sobre la temática ambiental, los chicos incorporan los contenidos de educación ambiental en todas las áreas y materias. Además, para que los profesores estén actualizados, se dictan cursos y talleres gratuitos durante todo el año.

En el González Pecotche, buscando poner a los chicos en contacto con la realidad y su entorno, los alumnos realizan campañas y folletos con consejos para los vecinos. Sobre esto, Mabel Landa dice: “Refuerza el aprendizaje, lo hace más profundo. Queremos que los chicos puedan estar más atentos, ya que es de mucho interés para todos”. Además de tener una huerta donde aprenden desde hacer la tierra a partir de basura a llevar a cabo su propia siembra, también plantaron dos árboles nativos de la Ciudad, anacahuitas, en la puerta de la escuela. “Carlos Bernardo González Pecotche decía que ´la naturaleza es la primera maestra del hombre´, y a partir de analogías entre la naturaleza y la vida de las personas es que los chicos incorporan conocimientos tan importantes”, finaliza la directora de la institución.

Por su parte, el abogado ambientalista Jorge Cuello todavía no pierde las esperanzas. “En los últimos años hay una revalorización de la educación ambiental. Más allá de la moda y el marketing, se empezó a incorporar con más fuerza en diferentes sectores de la sociedad, pero es fundamental que se reformen los planes de educación, para que los alumnos lo incorporen a su vida cotidiana”, concluye.

Fuentes:

– Jorge Cuello, abogado ambientalista y docente de la Facultad de Derecho de la UBA: cuellojorge76@gmail.com

– Instituto González Pecotche: http://www.igp.esc.edu.ar/

– Programa “Escuelas Verdes”: http://www.buenosaires.gob.ar/escuelasverdes

Licencia de la foto: CC BY SA

Foto original: http://bit.ly/1auYbli