Presentación del libro «Municipios y cambio climático»

El jueves 27 de agosto se realizará la presentación del libro Municipios y cambio climático: hacia la construcción de una agenda de paradiplomacia ambiental, coordinado por Nahuel Oddone y Horacio Rodríguez Vázquez. El evento será a las 17 en el edificio anexo de la Honorable Cámara de Diputados de la Nación. 

Libro Municipios y Cambio Climático. Nahuel Oddone.

Municipios y cambio climático se centra en las acciones de paradiplomacia ambiental en materia de cambio climático a través de las cuales los municipios iberoamericanos pueden incidir directa e indirectamente en la gobernanza ambiental global.

El libro cuenta con las contribuciones de: María Elba Argeri, Ana Fernández Equiza Adolfo Carballo Penela, Leonardo Granato, Fernando Cardozo Fernandes Rei, Kamyla Cunha, Joana Setzer, Simone Lucatello, José Sosa López, José Manuel Leal García, Javier Osorio, Ricardo Zapata Martí, Sarah Martínez Pellégrini, Gabriela Muñoz Meléndez, Lina Ojeda-Revah, Agustina Galantini, Gian Carlo Delgado Ramos, Heloisa Schneider, Susana Beltrán, Davide Strangis, Marcela López Vallejo Olivera, Mónica Rodríguez Díaz, José María Ramos, Rafael Alvariza, Luan Santos, Thauan Santos, Flávio Ribeiro, Laura Velente de Macedo, Yamila M. Castagnola, Lorena G. Coria, Aleandra Scafati y Sandra Bettina Ferrante.

Programa de la presentación del libro Municipios y cambio climático:

– 17h Apertura, a cargo del diputado Carlos Rubin.

– Presentación del libro: Nahuel Oddone y Horacio Rodríguez Vázquez

– Videoconferencia magistral: “Los gobiernos locales latinoamericanos frente al cambio climático” por Ricardo Zapata-Martí, experto internacional en evaluación de desastres naturales y miembro del Panel Internacional de Expertos en Cambio Climático (IPPC), que recibió el Premio Nobel de la Paz en 2007.
– Aportes de Leila Devia (UBA).

19hs- Cierre, a cargo del diputado Carlos Rubin.

Para confirmar asistencia comunicarse a:
Oficina No 1017 Anexo Cámara Diputados
Tel. 011 41277100 int. 31117 crubin@diputados.gob.ar

Las 4 amenazas del cambio climático a los océanos

El cambio climático también afecta a los mares y océanos. La evidencia científica da cuenta de una serie de importantes modificaciones del medio marino a lo largo de los últimos años. Estos cambios pueden agruparse en cuatro fenómenos: calentamiento, acidificación, desoxigenación y desertificación.

En la siguiente imagen interactiva, se reseñan estos procesos (pasar el mouse por la foto para activar):

El Quinto Informe del Panel Internacional de Expertos en Cambio Climático de la ONU (IPCC) señala: «La acidificación de los océanos plantea riesgos sustanciales para los ecosistemas marinos, especialmente los ecosistemas polares y los arrecifes de coral, asociados con impactos en la fisiología, el comportamiento y la dinámica de las poblaciones de las distintas especies, desde el fitoplancton a los animales superiores» Y agrega: «Hay motores que actúan simultáneamente, como el calentamiento y la acidificación de los océanos, que pueden dar lugar a impactos interactivos, complejos y amplificados para las especies y los ecosistemas».

El IPCC también menciona los «niveles decrecientes de oxígeno» y alerta que estos cambios en los océanos pueden tener «consecuencias perjudiciales para la pesca y los medios de subsistencia».

[su_note note_color=»#99CC00″ text_color=»#000000″ radius=»20″]»Las aguas hoy son un 30 por ciento más ácidas que antes de la revolución industrial y ese valor se duplicará al año 2100″.[/su_note]

La doctora en Ciencias de la Atmósfera Matilde Rusticucci, una de las autoras del Quinto Informe del IPCC, le explicó a Claves21 que a consecuencia del aumento de la temperatura, «el nivel medio del mar ha aumentado sistemáticamente desde mediados del siglo XIX hasta el presente».

Por su parte, el doctor en Oceanografía Osvaldo Ulloa, investigador y docente chileno de la Universidad de Concepción (Chile) dialogó con Claves21 durante un taller para periodistas ambientales sobre conservación marina organizado por Earth Journalism Network y la Fundación Bertarelli en Viña del Mar. Ulloa fue terminante: «Estamos cambiando a los océanos«.

Consultado por esos cambios, el Dr. Ulloa enumeró: «Los cambios observados son el calentamiento, la desertificación en los giros centrales, la desoxigenación y la acidificación». También destacó la sobrepesca, como una amenaza para los ecosistemas marinos.

«Los océanos absorben parte del dióxido de carbono (CO2) liberado a la atmósfera. A mayor CO2 absorbido, los océanos se vuelven más ácidos. Bajó el pH de las aguas y hoy son un 30 por ciento más ácidas que antes de la revolución industrial y ese valor se duplicará al año 2100», pronosticó.

El Dr. Osvaldo Ulloa expone sobre los océanos y el cambio climático. Media Training sobre Conservación Marina. Earth Journalism Network - Fundación Bertarelli. Foto: Damián Profeta. Licencia: CC BY-NC.

El Dr. Osvaldo Ulloa expone sobre los océanos y el cambio climático. Media Training sobre Conservación Marina. Earth Journalism Network – Fundación Bertarelli. Foto: Damián Profeta. Licencia: CC BY-NC.

Claves21: – ¿Qué impactos concretos está teniendo la acidificación de los océanos?

Ulloa: – Tiene efectos directos sobre aquellos organismos que construyen sus caparazones con carbonato de calcio. Por lo tanto, las comunidades que están más preocupadas con el problema de la acidificación son aquellas que cultivan organismos que tienen carbonato de calcio. Y otro impacto es en los corales, que en un ambiente con mayor acidez van a tender a disolverse. Y también afecta a cuestiones fisiológicas, con organismos que no necesariamente están formados por carbonato de calcio, ya que son numerosos los procesos fisiológicos dependen del pH».

Los otros dos grandes problemas que están generándose en los mares y océanos como consecuencias del cambio climático son la desertificación y la desoxigenación.

La desertificación está generando «zonas muertas» en el ambiente acuático. Se trata de grandes extensiones marinas con muy poco fitoplancton, una situación que debe alarmar porque se trata del primer nivel de la cadena alimentaria. El avance de la desertificación oceánica amenaza directamente a todos los recursos marinos.

Asimismo, la desoxigenación sucede porque al aumentar la temperatura del mar, el agua incorpora menos oxígeno del aire. Como consecuencia de aguas poco oxigenadas, los peces grandes como el atún se ven obligados a desplazarse a otras zonas, afectando los ecosistemas marinos y,por lo tanto, también a los recursos pesqueros.

Un movimiento para la conservación marina

Actualmente, menos del 2 por ciento de los mares del mundo están protegidos, explicó la profesora Miriam Fernández, directora del Núcleo Milenio Centro de Conservación Marina de la Universidad Católica de Chile. Sin embargo, el Convenio sobre la Diversidad Biológica establece una meta del 10 por ciento al año 2020.

Fernández subrayó la necesidad de «un movimiento internacional para proteger el 10 por ciento de los océanos» y consideró que para lograr ese objetivo «es fundamental el involucramiento de la comunidad». En ese sentido, llamó a «promover el valor de los ecosistemas marinos y su conservación desde la educación y la participación ciudadana».

 

 

Nota: la foto original del mar que integra esta nota es de Erik Veland y se utiliza respetando su licencia Creative Commons BY-NC 2.0. 

Cambio climático y sindicatos: 14 líneas de acción

Representantes sindicales de las dos CGT y las dos CTA debatieron en conjunto y consensuaron una agenda de trabajo de cara a enfrentar el cambio climático, en una jornada denominada “Sindicatos por el clima: sin planeta no hay empleo”, que se realizó en el Hotel Bauen.

"Sindicatos por el clima, sin planeta no hay empleo". Foto: Damián Profeta. Licencia: CC BY-NC

«Sindicatos por el clima, sin planeta no hay empleo». Foto: Damián Profeta. Licencia: CC BY-NC

El plan de acción redactado consta de 14 puntos que conectan los desafíos del cambio climático con el mundo del empleo, el rol de las organizaciones gremiales y los trabajadores, así como también, proponen medidas para para avanzar en “una transición justa” hacia un modelo de desarrollo sustentable con trabajo decente.

La presentación de los 14 puntos estuvo encabezada por Roberto Baradel, secretario general de la Central de los Trabajadores de la Argentina (CTA) de la provincia de Buenos Aires; Antonio Jara, representante de la secretaría Internacional de la Confederación General del Trabajo (CGT) y Adolfo Aguirre, secretario de Relaciones Internacionales de la Central de Trabajadores de la Argentina Autónoma (CTAA).

Los tres representantes sindicales coincidieron en la necesidad de que Argentina siga desarrollándose, aún a costa de aumentar el impacto negativo en el ambiente. Sin embargo, llamaron a avanzar hacia un modelo alternativo de producción.

[su_note note_color=»#99CC00″ text_color=»#000000″ radius=»20″]“No hay que caer en la trampa de que el Norte nos diga cómo nos tenemos que desarrollar en el Sur». [/su_note]

“El tema del desarrollo sustentable es clave para nosotros, pero no podemos decir ‘mañana se cierra una mina’ y dejar un tendal de trabajadores en la calle. Tenemos que ver cómo se realiza una transición a otro modelo productivo”, expresó Baradel.

Asimismo, Jara defendió el “derecho al desarrollo” y admitió que ese desarrollo “evidentemente va a tener algunas contradicciones con el cuidado del ambiente y la mitigación del cambio climático”.

En igual sentido, Aguirre advirtió que “no hay que caer en la trampa de que el Norte nos diga cómo nos tenemos que desarrollar en el Sur. Nosotros también queremos desarrollarnos, pero en otro modelo de producción y consumo. Tenemos que construir una alternativa”, dijo.

Roberto Baradel, Antonio Jara y Adolfo Aguirre. Evento SIndicalismo y Cambio Climático. Hotel Bauen 2015.

Roberto Baradel (CTA), Antonio Jara (CGT), Adolfo Aguirre (CTAA) y Anabella Rosemberg (ITUC). Foto: Damián Profeta. Licencia: CC BY-NC.

Entre las consecuencias negativas del cambio climático en el empleo, los sindicalistas identificaron:

– Pérdida de empleos en la agricultura, la pesca y el turismo, pero también debido a pérdida de infraestructura.
– Aumento de las desigualdades.
– Más desastres implican mayor gasto en repararlos y menos recursos para protección social, educación y otros servicios.

Los 14 puntos para la acción sindical contra el cambio climático

1- Llamar a la elaboración y efectiva aplicación de un plan energético democrático y participativo, y defender una meta del 20 por ciento de renovables para 2030, algo perfectamente alcanzable con el potencial y capacidad técnica instalada en el país. Exigir la implementación efectiva de la Ley de promoción de fuentes renovables (excluyendo las grandes represas hidroeléctricas) y la asignación de recursos para planes de promoción e incentivos.

2- Apoyar medidas de ahorro energético en edificios públicos y viviendas:
– Incluir parámetros de diseño bioclimático en planes como PROCREAR o en la construcción de vivienda social; actualización de códigos de edificación; mecanismos de financiamiento e incentivos para instalación de sistemas solares térmicos, entre otros.
– Renovar el impulso al Programa Nacional de Eficiencia Energética (PRONUREE, Decreto 140/07).
– Apoyar la formación de los trabajadores/as del sector con financiamiento publico.

3- En el contexto de la necesidad de transformar el sistema de transporte de pasajeros y de cargas, impulsar una campaña de movilidad urbana que priorice el transporte público de bajo consumo energético y de calidad, modernización de unidades, optimización de las rutas de transporte colectivo, mejora y ampliación del sistema ferroviario de transporte de pasajeros, incluyendo la electrificación de ramales y mejoras en el tendido, entre otras medidas posibles.

4- Promover la reducción de la tasa de deforestación para alcanzar lo antes posible la meta de deforestación cero y restauración de especies nativas, dotando de presupuesto suficiente y haciendo efectivo el cumplimiento de la ley de protección de bosques nativos en todo el territorio nacional.

5- Promover la creación de espacios de diálogo entre distintos sectores, incluyendo sindicatos, ONGs, comunidades, pueblos originarios, etc., sobre todo proyecto extractivo.

6- Exigir la plena aplicación del convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) sobre pueblos indígenas y tribales.

7- Promover una campaña para incluir el acceso al agua como derecho en la legislación nacional y garantizar el acceso público de todos los ciudadanos a los bienes comunes, lo que incluye la biodiversidad, las semillas, el suelo, los bosques, las costas y el conocimiento.

8- Promover la efectiva implementación de la Ley de Bosques Nativos, Ley de Protección de Glaciares y la Ley de Agricultura Familiar y federalizar las leyes que garantizan el acceso justo a la tierra y al hábitat, y el desarrollo de la economía social.

9- Promover la elaboración del Plan Nacional de Adaptación para reducir los impactos del cambio climático en las trabajadoras y los trabajadores, comunidades vulnerables y población en general.

10- Fortalecer la integración del concepto de transición justa como principio transversal de las políticas públicas nacionales y sectoriales.
-Definir criterios e indicadores de transición justa para los trabajadores que permitan su monitoreo y seguimiento.
-Promover la articulación de programas, planes y medidas con inclusión de la dimensión laboral para mitigar los efectos del cambio climático y afrontar la adaptación a sus impactos.
-Fortalecer la capacidad de las organizaciones de trabajadores a través de la formación y la capacitación.
-Promover la continuidad de la investigación y producción de avances tecnológicos sobre los efectos del cambio climático y sobre los procesos productivos y su repercusión en los trabajadores.

11- Promover la conformación de espacios tripartitos por sectores para abordar la temática del cambio climático dando prioridad a los más vulnerables y al trabajo digno.

12- Promover la incorporación de cláusulas en los convenios colectivos, en particular:
-Cláusulas de crisis o de reestructuración de la actividad que permita la implementación temprana de procedimientos productivos.
-Cláusulas de salud y seguridad laboral que permitan resolver situaciones no contempladas en el marco normativo general.
-Cláusulas ambientales que faciliten la participación en la definición de las medidas de transición y la mejora de condiciones de ambiente de trabajo.

13- Promover la revisión y adaptación de la normativa sobre salud laboral, en particular, el listado de enfermedades profesionales y la normativa de higiene y seguridad del trabajo.

14- Promover una Ley Nacional de Comisiones Mixtas de Salud y Seguridad que habilite la elección del delegado ambiental en el ámbito público y privado.

Finalmente, los sindicalistas reunidos por la Fundación Friedrich Ebert en el Hotel Bauen llamaron a «conectar las luchas: conectando el cambio climático con las cosas que cuentan para la gente (energía, agua, contaminación del aire, alimentación, transporte) podemos pesar en el debate político en un momento en el que todavía podemos construir un modelo alternativo que garantice un clima estable para esta y las futuras generaciones», concluyeron.

Cambio climático: una científica argentina cuenta su trabajo en la ONU

Matilde Rusticucci es doctora en Ciencias de la Atmósfera, licenciada en Ciencias Meteorológicas y docente de la UBA. Es, además, una de las autoras del Quinto Informe del Panel Intergubernamental de Expertos en Cambio Climático de la ONU (IPCC).

En diálogo con Claves21, la Dra. Rusticucci contó cómo es su trabajo en ese organismo, el más importante del mundo en lo que se refiere a ciencia del cambio climático.

Entre otros aspectos significativos, la experta mencionó que fue la primera coordinadora de capítulo proveniente de un país en desarrollo.

Matilde Rusticucci participó como expositora invitada del webinario El cambio Climático y su impacto en Latinoamérica, organizado por Claves21.com.ar con el apoyo de Earth Journalism Network, el pasado 12 de agosto de 2015.

“El cambio climático requiere actuar cuanto antes”

Reunidos por Claves21.com.ar en un webinario, Juan Carlos Villalonga y Matilde Rusticucci compartieron sus conocimientos, sus preocupaciones y sus puntos de vista de cara a la próxima Conferencia sobre el Cambio Climático de Naciones Unidas de París, COP21, en diciembre.

Dos expertos con perfiles muy diferentes. í‰l, activista, político, funcionario, candidato a diputado y referente del movimiento ambientalista argentino. Ella, científica, académica, climatóloga e integrante del organismo científico más importante del mundo en asuntos del cambio climático -el IPCC-. Ambos coinciden en muchos aspectos, pero sobre todo, en un punto: el cambio climático necesita una respuesta mundial urgente. Cuanto más se demoren las acciones, más drásticas serán las medidas a tomar en el futuro. Drásticas para los modos de vida, las culturas, las economías, los pueblos.

“Estamos en un momento clave, donde los tiempos de actuación para alcanzar un consenso se nos están agotando si se quiere llegar a buenos resultados o, al menos, resultados medianamente admisibles”, expresó Juan Carlos “Cali” Villalonga, actual presidente de la Agencia de Protección Ambiental (APRA) de la Ciudad de Buenos Aires, haciendo referencia a los escasos tres meses que quedan para la realización de la COP21, que tiene por objetivo alcanzar un acuerdo mundial vinculante para la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero, (principales causantes del cambio climático), para las próximas décadas.

[su_note note_color=»#99CC00″ text_color=»#000000″ radius=»20″]“Necesitamos adaptarnos al clima que estamos viviendo, que es un clima diferente al que teníamos antes”[/su_note]

Por su parte, Matilde Rusticucci, doctora en Ciencias de la Atmósfera y una de las autoras del Quinto Informe del Panel Internacional de Expertos en Cambio Climático de la ONU (IPCC), remarcó la necesidad de apuntar a “políticas de adaptación para reducir los impactos negativos del cambio climático”.

Las tres variables del cambio climático

Rusticucci presentó las tres variables para analizar el cambio climático: la temperatura media global; el nivel medio global de los océanos, y el campo de hielo del Hemisferio Norte.

[su_note note_color=»#99CC00″ text_color=»#000000″ radius=»20″]»Los glaciares tropicales fueron los primeros que se vieron afectados por el cambio climático».[/su_note]

– Temperatura media global: “Claramente, desde el comienzo del siglo XX ha habido un aumento sistemático y sostenido de la temperatura media global, que en los últimos años fue de entre 0,8 y 0,85 grados centígrados.

– Nivel de los océanos: “El nivel medio global del mar ha aumentado sistemáticamente desde mediados del siglo XIX, de manera sostenida y con menor variabilidad que la temperatura media global porque los mares distribuyen el calor de manera uniforme. El aumento del nivel del mar es un signo del aumento de la temperatura del mar. La principal causa del aumento del nivel del mar es el aumento de la temperatura; la segunda, el derretimiento de los hielos”.

– Campo de hielo del hemisferio norte: “Desde los años ‘80, el hielo en el hemisferio norte comenzó a decrecer sistemáticamente. También en la Península Antártica el hielo se fue derritiendo, causando el desprendimiento de la barrera de Larsen. Asimismo, los glaciares tropicales fueron los primeros que se vieron afectados por el cambio climático”.

“Necesitamos adaptarnos”

La Dra. Rusticucci explicó que como resultado de estos cambios en las temperaturas, habrá aumentos en las lluvias, con zonas que serán afectadas por inundaciones, así como también, zonas que van a verse fuertemente impactadas por sequías intensas, y que estos cambios desafían especialmente a los países en desarrollo.

“Las pérdidas económicas y las tasas de mortalidad son mucho mayores en los países en desarrollo, que son los más vulnerables a estos cambios. El 95 por ciento de las muertes por eventos climáticos sucedieron en países en desarrollo, por lo tanto, son los más vulnerables y menos preparados”, ejemplificó la experta.

Sin embargo, la científica puntualizó que “una cosa son los eventos climáticos por venir y otra son los impactos, que van a depender del nivel de exposición a esos fenómenos extremos y cuán vulnerables seamos, por lo que consideró clave la adaptación: “Necesitamos adaptarnos al clima que estamos viviendo, que es un clima diferente al que teníamos antes”.

[su_note note_color=»#99CC00″ text_color=»#000000″ radius=»20″]“Cuanto más tardemos en comenzar a reducir emisiones, más drástica será la transformación que deberemos hacer para afrontar las consecuencias del cambio climático”.[/su_note]

COP21: qué esperar de la cumbre de París

Juan Carlos Villalonga es optimista, confía en que se llegará a un acuerdo en la COP21 de París. Sin embargo, reconoció que “el esfuerzo que hay que hacer es enorme” y anticipó reformas de ese acuerdo en el futuro: “Va a haber algunos números que no van a cerrar y va a a haber que tener un mecanismo para mejorar la medición de la mitigación”.

[su_note note_color=»#99CC00″ text_color=»#000000″ radius=»20″]“Las contribuciones voluntarias de los países van a ser claves”.[/su_note]

“Si uno analiza las promesas de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero de los países que ya presentaron sus INDCs (Nota del autor: sigla en inglés para Intended Nationally Determined Contributions y que puede traducirse ad-hoc como compromisos nacionales de reducción de emisiones), ve que estamos muy lejos de alcanzar la reducción necesaria”, expresó Villalonga.

Para el funcionario, “hay un triple dilema de cara a la COP21”: “Cómo cerrar un acuerdo con números que no estarán a la altura del desafío; cómo deberá ser enmendado de acá a 2020, año de su entrada en vigencia, y cómo vamos a enfrentar los cinco años que vienen por delante sin que rija el acuerdo”. “Las contribuciones voluntarias de los países van a ser claves”, consideró.

“Cuanto más tardemos en comenzar a reducir emisiones, más drástica será la transformación social, cultural y económica que deberemos hacer para afrontar las consecuencias del cambio climático”, alertó el ambientalista.

La Dra. Rusticucci coincidió con Villalonga: “Ante el cambio climático, es necesario que las acciones se realicen rápidamente”.

 

Nota: el webinario «El cambio climático y su impacto en Latinoamérica» fue realizado por Claves21.com.ar el pasado 12 de agosto de 2015 y contó con el apoyo de Earth Journalism Network. 

Inundaciones en Myanmar: dramáticas imágenes del antes y el después

En la última semana, Myanmar (ex Birmania) sufrió el paso del ciclón Komen que provocó lluvias torrenciales y gravísimas inundaciones en varios estados. Hay decenas de muertos y más de 200.000 personas afectadas en este país del sudeste asiático. 

Las lluvias monzónicas también afectaron áreas de Pakistán, India y Bangladesh.

Google difundió imágenes satelitales de las áreas de Myanmar afectadas, junto con fotos previas a la catástrofe climática, que sirven para visualizar la dimensión del drama de las inundaciones.

Inundaciones en Myanmar: el antes y el después del paso del ciclón Komen:

Inundaciones en Myanmar. Créditos de las imágenes del “antes”: Google y CNES/Astrium. Crédito de las fotos del “después”: Google y DigitalGlobe.

Inundaciones en Myanmar. Créditos de las imágenes del “antes”: Google y CNES/Astrium. Crédito de las fotos del “después”: Google y DigitalGlobe.

Acerca de Myanmar

Myanmar (también conocido como Birmania) es un país ubicado en el sudeste asiático. Su capital es Naipyidó. Limita al norte con China, al sur con el mar de Andamán, al este con Laos y Tailandia, y al oeste con la India, Bangladesh y el golfo de Bengala.

Myanmar en el mapa: