«Las políticas de adaptación al cambio climático pueden ser un motor de desarrollo»

Joseluis Samaniego, de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), dio ejemplos de  reformas que los países de la región pueden hacer para ir hacia economías bajas en carbono, disminuir los impactos negativos del cambio climático y cumplir con el Acuerdo de París.

Joseluis Samaniego, de CEPAL, durante su intervención en Euroclima+ 2018 en Buenos Aires. Foto: Damián Profeta. Licencia CC BY 2.0.

Joseluis Samaniego, de CEPAL, durante su intervención en Euroclima+ 2018 en Buenos Aires. Foto: Damián Profeta. Licencia CC BY 2.0

Entrevistado en Buenos Aires, el director de la división de Desarrollo Sostenible y Asentamientos Humanos de la CEPAL analizó distintas políticas públicas en movilidad urbana, energía y consumo.

Samaniego sostuvo que «hay que ir hacia sistemas de transporte público bajos en carbono en América Latina” y subrayó que en la región «sólo cuatro países implementaron reformas fiscales ‘verdes’: Chile, México, Colombia y Argentina, con impuestos al CO2». Asimismo, propuso la creación de «un IPCC del transporte», en referencia al Panel Intergubernamental de Expertos en Cambio Climático, pero orientado exclusivamente a movilidad y tranporte.

Joseluis Samaniego fue uno de los oradores principales del encuentro Euroclima+, que reunió a funcionarios latinoamericanos, autoridades de la Unión Europea y representantes de agencias de cooperación internacional para discutir el financiamiento de políticas contra el cambio climático en la región.

Video: el trabajo de CEPAL sobre cambio climático en 30 segundos

Indicadores de adaptación al cambio climático

«Hay algunos países que ya tienen indicadores de adaptación al cambio climático, lo que nos pone frente a métricas importantes para reducir la vulnerabilidad a la que está expuesta una parte de la población», ponderó Samaniego, al tiempo que destacó que esos casos pueden servir de «escuela regional» donde otros países «puedan ir adoptando sus índices de adaptación junto con, por ejemplo, previsiones de lo que la adaptación puede representar en términos de empleos, ahorro en daños materiales y tracción sobre el Producto Interno Bruto».

«Como en otras épocas en que los programas de obra pública eran motores de desarrollo -y aún lo son-, hoy, las políticas de adaptación al cambio climático también tienen el potencial de ser motores de desarrollo en América Latina», enfatizó el directivo de la CEPAL.

Políticas de mitigación del cambio climático

Joseluis Samaniego resaltó que en la región funcionan algunas políticas de mitigación del cambio climático, como «el cambio en la forma en que se evalúa la inversión en el sector público, con un precio social del carbono o la modificación de tasas de descuento».

[su_note note_color=»#a5c92e»]»Es necesario quitar los incentivos perversos, como los subsidios a actividades que están destruyendo el medio ambiente».[/su_note]

«Creemos, también, que puede haber normas mínimas de operación de calidad sobre los servicios públicos. La banca del desarrollo puede jugar un papel importante en esta materia y eso puede empezar a generar precios de referencia e incentivos hacia el sector privado», expresó.

Al mismo tiempo, el economista remarcó que «es necesario también quitar los incentivos perversos, como los subsidios a actividades que están destruyendo el medio ambiente, y tener mucho cuidado en los impactos distributivos, de modo que los recursos que se obtienen de esas actividades puedan regresar a los segmentos de la población a proteger».

Patrones de consumo y patrones de producción

Para Samaniego, «hay una oportunidad muy grande de desarrollo en la medida en que los países muevan los patrones de consumo junto con los patrones de producción».

[su_note note_color=»#a5c92e»]»El Acuerdo de París nos está pidiendo que hagamos caber la economía en un presupuesto ambiental decreciente».[/su_note]

«Toda la región tiene un problema de congestión urbana, de contaminación y de un gran uso -y con tendencia creciente- de la movilidad privada. Entonces, hay una oportunidad muy grande de mejorar la movilidad pública. Eso es parte del patrón de consumo, pero esos vehículos que permitirían satisfacer la demanda de un mejor patrón de movilidad se podrían estar produciendo en la región y se generarían empleos, tracción sobre el PIB y ahorro de divisas, en lugar de mandar esa demanda hacia la importación de vehículos producidos en el extranjero», ejemplificó.

«Como ese ejemplo hay otros en agricultura sostenible, en movilidad sostenible, en electrificación con energías renovables, de combinar un mejor patrón de consumo con un mejor patrón de producción y aprovechar de mejor manera el espacio ambiental disponible, porque el Acuerdo de París nos está pidiendo que hagamos caber la economía en un presupuesto ambiental decreciente en el tiempo», concluyó Samaniego.

En imágenes: visita al nuevo Parque Nacional Ciervo de los Pantanos

Claves21 hizo el viaje en tren desde Retiro hasta Otamendi para recorrer el nuevo Parque Nacional Ciervo de los Pantanos. En esta nota, fotos, videos e información sobre esta área natural que ahora goza del mayor nivel de protección y conservación.

[dimage attachment_id=»5050″ zoom_level=»0″ anim_speed=»1″ control=false auto-rotate=true]

Foto en 360°. Usar el mouse para recorrerla en todas direcciones.

El Parque Nacional Ciervo de los Pantanos, ubicado en Campana, provincia de Buenos Aires, a 66 kilómetros de la Capital Federal, fue creado por ley el pasado 10 de octubre. Comprende los terrenos de la Reserva Natural Otamendi y de la Reserva Natural Rí¬o Luján.

[dimage attachment_id=»5051″ zoom_level=»0″ anim_speed=»1″ control=false auto-rotate=true]

Foto en 360°. Usar el mouse para recorrerla en todas direcciones.

Video: Un recorrido por el Parque Nacional Ciervo de los Pantanos

El primer parque nacional «urbano»

Con 5.300 hectáreas, es el primer parque nacional en llevar el nombre de un mamífero: el ciervo de los pantanos, declarado monumento natural de la provincia de Buenos Aires y en peligro crítico de extinción en nuestro país y categorizado como «vulnerable» a nivel global en la lista roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN).

Por su cercanía con grandes centros poblados, «es el primer parque nacional ‘urbano’ del país», le señaló a Claves21 Emiliano Ezcurra, vicepresidente de la Administración Nacional de Parques Nacionales.

Emiliano Ezcurra, vicepresidente de la Administración de Parques Nacionales y Damián Montenegro, guardaparque del Parque Nacional Ciervo de los Pantanos. Foto: Damián Profeta. Licencia: CC BY-NC 2.0.

Emiliano Ezcurra, vicepresidente de la Administración de Parques Nacionales y Damián Montenegro, guardaparque del Parque Nacional Ciervo de los Pantanos. Foto: Damián Profeta. Licencia: CC BY-NC 2.0.

«Una biodiversidad increíble»

El guardaparque Damián Montenegro indicó que una característica del nuevo parque nacional es que «no tiene área de amortiguamiento» (zona adyacente destinada a garantizar la conservación del núcleo protegido). Además, afirmó que la gestión del parque «representa varios desafíos, especialmente en lo que respecta a especies exóticas invasoras».

Montenegro también subrayó que «la biodiversidad del parque es increíble» y ejemplificó: «El 70 por ciento de las especies de aves de la región pampeana está en este parque».

El guardaparque Damián Montenegro, en el Centro de Interpretación del Parque Nacional Ciervo de los Pantanos. Foto: Damián Profeta. Licencia CC BY-NC 2.0.

El guardaparque Damián Montenegro, en el Centro de Interpretación del Parque Nacional Ciervo de los Pantanos. Foto: Damián Profeta. Licencia CC BY-NC 2.0.

El misto, el zorzal, la corbatita y el boyero negro -que construye llamativos nidos colgantes- son algunas de las aves que pueden verse en el parque.

Entre los mamíferos que habitan el parque se destacan el ciervo de los pantanos, que le dio el nombre al área, el lobito de río, el carpincho, el cuis, la comadreja overa y el gato montés.

La flora del Parque Nacional Ciervo de los Pantanos está caracterizada por el pastizal, el bosque de tala el espinillo y el sauco, entre otras especies vegetales.

El área de humedal del parque fue declarada Sitio Ramsar por ser un importante núcleo de diversidad biológica y designada como írea Importante para la Conservación de las Aves (AICA).

Laguna del Parque Nacional Ciervo de los Pantanos, sitio Ramsar y AICA. Foto: Damián Profeta. Licencia: CC BY-NC 2.0.

Laguna del Parque Nacional Ciervo de los Pantanos, sitio Ramsar y AICA. Foto: Damián Profeta. Licencia: CC BY-NC 2.0.

Exóticas invasoras

Como dijo el guardaparque Damián Montenegro, las especies exóticas invasoras presentes en el parque nacional son un importante desafío. Entre las especies vegetales problemáticas pueden verse el ligustro, el fresno, el arce y la acacia negra, entre otras. Entre las aves, un gran problema es el estornino.

Montenegro mencionó la presencia de jabalíes y hasta de búfalos, entre los mamíferos exóticos que habitan el parque. Sin embargo, el guardaparque enfatizó que «una de las principales amenazas son los perros» y relató que en 2007 se había reintroducido un ciervo de los pantanos y al poco tiempo lo encontraron muerto con signos de haber sido atacado por una jauría.

Este guardaparque opinó que es necesaria una ley nacional «que establezca que las especies exóticas invasoras son un problema ambiental, para poder aplicar una política coherente en todo el país».

Más fotos del Parque Nacional Ciervo de los Pantanos

La Reserva Natural Otamendi se convirtió en el Parque Nacional Ciervo de los Pantanos. Foto: Damián Profeta. Licencia: CC BY-NC 2.0.

La Reserva Natural Otamendi se convirtió en el Parque Nacional Ciervo de los Pantanos. Foto: Damián Profeta. Licencia: CC BY-NC 2.0.

La Reserva Natural Otamendi se convirtió en el Parque Nacional Ciervo de los Pantanos. Foto: Damián Profeta. Licencia: CC BY-NC 2.0.

La Reserva Natural Otamendi se convirtió en el Parque Nacional Ciervo de los Pantanos. Foto: Damián Profeta. Licencia: CC BY-NC 2.0.

Ingreso al Parque Nacional Ciervo de los Pantanos. Foto: Damián Profeta. Licencia: CC BY-NC 2.0.

Ingreso al Parque Nacional Ciervo de los Pantanos. Foto: Damián Profeta. Licencia: CC BY-NC 2.0.

Acceso a los senderos del Parque Nacional Ciervo de los Pantanos. Foto: Damián Profeta. Licencia: CC BY-NC 2.0.

Acceso a los senderos del Parque Nacional Ciervo de los Pantanos. Foto: Damián Profeta. Licencia: CC BY-NC 2.0.

Mirador del Parque Nacional Ciervo de los Pantanos. Desde allí se contempla el humedal. Foto: Damián Profeta. Licencia: CC BY-NC 2.0.

Mirador del Parque Nacional Ciervo de los Pantanos. Desde allí se contempla el humedal. Foto: Damián Profeta. Licencia: CC BY-NC 2.0.

Sendero "Guardianes de la Barranca", del Parque Nacional Ciervo de los Pantanos. Foto: Damián Profeta. Licencia: CC BY-NC 2.0.

Sendero «Guardianes de la Barranca», del Parque Nacional Ciervo de los Pantanos. Foto: Damián Profeta. Licencia: CC BY-NC 2.0.

Estación Otamendi de la línea Mitre. Al Parque Nacional Ciervo de los Pantanos se puede ir en tren desde Retiro, combinando en Villa Ballester. Foto: Damián Profeta. Licencia: CC BY-NC 2.0.

Estación Otamendi de la línea Mitre. Al Parque Nacional Ciervo de los Pantanos se puede ir en tren desde Retiro, combinando en Villa Ballester. Foto: Damián Profeta. Licencia: CC BY-NC 2.0.

IPCC pide «cambios sin precedentes» para frenar el cambio climático

Evitar que la temperatura suba más de 1.5 grados centígrados a nivel global requeriría «cambios sin precedentes» a nivel social y global, acelerando la transición a energías renovables y la ambición de los gobiernos, de acuerdo con el nuevo informe del Panel Intergubernamental de Expertos en Cambio Climático (IPCC).

Informe del IPCC sobre cambio climático 2018 sobre la suba de 1,5 grados de temperatura global.

El Panel Intergubernamental de Expertos en Cambio Climático (IPCC) presentó su informe de análisis sobre los impactos que tendría en el mundo la suba de 1.5ºC de la temperatura.

Limitar el calentamiento global a 1.5ºC, una barrera que se superaría entre 2030 y 2052 con el ritmo actual, requeriría de “cambios rápidos, de amplio alcance y sin precedentes en todos los aspectos de la sociedad”, de acuerdo con el IPCC, desde una reducción de las emisiones más profunda a la planificación urbana.

“No es un informe optimista. Podemos limitar la temperatura a 1.5ºC, pero eso significa hacer cambios significativos en mucha regiones y sectores. Habría que lograr una fuerte reducción de emisiones que tiene que ver con renovables, mayor eficiencia energética y modificaciones en transporte e infraestructura,” afirmó Inés Camilloni, doctora en el área de Ciencias de la Atmósfera y una de las autoras del informe.

Con una suba global de 1.5ºC de la temperatura, diferentes regiones sufrirían diferentes impactos. En el caso de Argentina, la temperatura aumentaría 1ºC, pero eso no significaría que el país experimente menos eventos climáticos extremos, los cuales se incrementarían y serían más severos.

El gran desafío para Argentina será Vaca Muerta, el área de explotación de petróleo y gas no convencional en la Patagonia, ya que para limitar la suba de la temperatura en 1.5ºC las energías renovables deberán proveer entre 70 y 85% de la electricidad a nivel global para 2050.

«Si el gobierno de Macri realmente quiere insertarse en la economía global y jugar u papel, al igual que todos los países, deberá tomar este reporte e incorporarlo en todas las políticas de estado para el desarrollo,” afirmó Enrique Maurtua Konstantinidis, director del área de cambio climático de la Fundación Ambiente y Recursos Naturales (FARN).

[su_note note_color=»#a5c92e»]»Limitar el calentamiento global a 1,5 °C en lugar de 2 °C reduciría los impactos problemáticos en los ecosistemas, la salud humana y el bienestar».[/su_note]

Para el IPCC, los compromisos de los países a nivel global con el cambio climático no son suficientes para evitar que la temperatura no suba más de 1.5ºC. Para cumplir con ese objetivo, el mundo debería reducir sus emisiones un 45% para 2030 y alcanzar la carbono neutralidad en 2050.

Medio grado importa

El panel de científicos también alertó sobre los graves impactos que tendría superar la barrera de 1.5º y que el calentamiento global llegue a los 2ºC, una meta que describieron como ya no segura para evitar los efectos más severos del cambio climático.

Mientras que con la suba de 1.5ºC de la temperatura los arrecifes de coral se reducirían entre 7º y 90%, con 2ºC desapacerían casi completamente. Al mismo tiempo, medio grado más significaría mayor riesgo de precipitaciones intensas y ciclones tropicales, entre otros efectos climáticos extremos.

«Limitar el calentamiento global a 1,5 °C en lugar de 2 °C reduciría los impactos problemáticos en los ecosistemas, la salud humana y el bienestar, y facilitaría la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas», declaró Priyardarshi Shukla, Copresidente del Grupo de trabajo III del IPCC.

En el informe se afirma que si se permite que la temperatura global supere o «sobrepase» 1,5 °C, sería necesario depender en mayor medida de técnicas que absorbieran CO2 de la atmósfera para volver a un calentamiento global inferior a 1,5°C en 2100. La efectividad de esas técnicas no está probada a gran escala y algunas de ellas pueden conllevar importantes riesgos para el desarrollo sostenible

«Para algunos, una diferencia de 0.5ºC no parece tener ninguna importancia, y sin embargo
puede ser fundamental, tan fundamental que de ella podría depender el que se desencadenen ciertos mecanismos, llamados ‘tipping points’, susceptibles de poner el sistema climático en una trayectoria irreversible hacia el resultado que precisamente el Acuerdo de París intenta evitar», sostuvo Jorge Viñuales, profesor de la universidad de Cambridge y experto en política ambiental.

EUROCLIMA+ abre su encuentro regional en Argentina

EUROCLIMA+, Programa insignia de la Unión Europea en cambio climático que promueve el intercambio entre Europa y 18 países de América Latina, ha comenzado hoy en Argentina su encuentro anual. Revisar el avance de sus proyectos y analizar las acciones que se están ejecutando en la región para el cumplimento de los compromisos adquiridos por los países en el Acuerdo de París, son algunos de los objetivos de este encuentro.

Euroclima+ es el programa insignia de la Unión Europea en cambio climático que promueve el intercambio entre Europa y 18 países de América Latina. Foto: Damián Profeta.

Euroclima+ es el programa insignia de la Unión Europea en cambio climático que promueve el intercambio entre Europa y 18 países de América Latina. Foto: Damián Profeta.

Más de un centenar de participantes acudirán al evento, incluyendo altos funcionarios de gobiernos de América Latina así como representantes de la Unión Europea y las agencias implementadoras del Programa.

“Estamos orgullosos de ver cómo a través de acciones llevadas a cabo con el apoyo del Programa se están reforzando los espacios para el dialogo y apoyando las políticas públicas y estrategias de cambio climático en América Latina”, sostuvo en la apertura la Embajadora de la Unión Europea en Argentina, Aude Maio-Coliche.

El encuentro regional, que continuará hasta el miércoles 10 de octubre, tiene lugar en el Sheraton Buenos Aires Hotel & Convention Center, lugar donde también se llevará a cabo el XXI Foro de Ministros de Medio Ambiente de América Latina, del 9 al 12 de octubre.

“Programas como EUROCLIMA+ contribuyen a aumentar la ambición de nuestra región en pos del cumplimiento del Acuerdo de París con un propósito común. Permiten a los países diseñar e implementar acciones para mitigar el cambio climático, adaptarse al mismo y fortalecer las capacidades nacionales intensificando la cooperación desde un enfoque regional”, afirmó el Secretario de Gobierno de la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de Argentina, Rabino Sergio Bergman.

Durante los próximos días, se trabajará sobre la mejora de políticas públicas relacionadas con cambio climático en América Latina y se compartirá información sobre las actividades, resultados y desafíos del Programa. “Los desafíos asociados al cambio climático son muy amplios y requieren una combinación de acciones a largo y corto plazo, teniendo en cuenta las necesidades de desarrollo de nuestros países socios, fomentando oportunidades de inversión en el campo de las tecnologías verdes y la energía”, sostuvo también Bergman.

EUROCLIMA+ cuenta, hasta la fecha, con una financiación de 88 millones de euros (unos 100 millones de dólares americanos) proporcionados por la Unión Europea (UE) para la ejecución de acciones climáticas en seis sectores priorizados por los países latinoamericanos, además de un eje transversal de gobernanza climática. Estos sectores son: la Gestión y reducción del riesgo de desastres; Bosques, biodiversidad y ecosistemas; Movilidad urbana; Eficiencia energética; Producción resiliente de alimentos y Gestión del agua con una perspectiva de resiliencia urbana.

Más información sobre EUROCLIMA+

EUROCLIMA+ es un Programa financiado por la Unión Europea para promover el desarrollo ambientalmente sostenible y resiliente al clima en 18 países de América Latina, en particular para el beneficio de las poblaciones más vulnerables. El Programa se implementa bajo el trabajo sinérgico de siete agencias: Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID), Agencia Francesa de Desarrollo (AFD), Comisión Económica para América Latina (CEPAL), Expertise France (EF), Fundación Internacional y para Iberoamérica de Administración y Políticas Públicas (FIIAPP), Sociedad Alemana para la Cooperación Internacional (GIZ) y ONU Medio Ambiente.

Durante los primeros nueve meses de 2018, los distintos componentes del programa han experimentado progresos significativos en el proceso de selección de sus proyectos. Un total de 32 han sido seleccionados en las áreas de movilidad urbana (19), bosques, biodiversidad y ecosistemas (8) y gestión de riesgo de desastres (5), por un monto aproximado de 25 millones de euros. Dicho proceso prevé completarse en el transcurso del primer trimestre de 2019, para alcanzar indicativamente 57 proyectos en total. Adicionalmente, el componente de Gobernanza climática está llevando a cabo acciones e iniciativas regionales en 14 países diferentes.

Un grupo de científicos reclama la prohibición global del glifosato

La Unión de Científicos Comprometidos con la Sociedad y la Naturaleza de América Latina (UCCSNAL) llama a los gobiernos a que se prohíba el uso del glifosato, «en razón del aumento de las evidencias de los graves efectos dañinos que este herbicida ocasiona en la salud humana y en especies claves para el equilibrio ecológico».

Científicos piden prohibir el glifosato. Cada vez más municipios de Argentina prohíben el glifosato.

Fumigación aérea, permitida en Argentina, prohibida en la Unión Europea. Foto: Dominio Público.

En un comunicado se señala que «dos importantes hechos ocurridos en las últimas semanas han expuesto una vez más los daños ocasionados por el glifosato -que es el plaguicida más usado en el mundo desde la implementación de la agricultura con cultivos transgénicos-. El más reciente es la muerte de Fabián Tomasi, que desarrolló una neuropatía tóxica por el contacto constante con el glifosato durante años, surtiendo herbicidas y otros agrotóxicos a los aviones de fumigación en Argentina, en el contexto de la siembra masiva de soja transgénica tolerante al glifosato. En los últimos años de su vida, Fabián se convirtió en un símbolo latinoamericano de la lucha contra Monsanto y el glifosato, y se dedicó a generar conciencia sobre el peligro de la utilización de herbicidas en la agricultura».

«El segundo hecho reciente es el del jardinero estadounidense Dewayne Johnson, quien fue diagnosticado con linfoma No-Hodkin después de años de aplicar los herbicidas RoundUp y Ranger Pro en una escuela, por lo que demandó a Monsanto. El veredicto de la corte fue a favor de Johnson, lo cual ha generado una esperanza de justicia a miles de personas enfermas y sus familias en Estados Unidos, que han demandado a Monsanto por comercializar los herbicidas con glifosato».

[su_note note_color=»#a5c92e»]En 2015, la Agencia de Investigaciones del Cáncer de la Organización Mundial de la Salud (IARC) determinó que el glifosato es una sustancia «probablemente carcinogénica» para los humanos. [/su_note]

El el texto difundido, la UCCSNAL expresa que «aunque estos casos son paradigmáticos, no son los únicos. En países como Argentina, Brasil y Paraguay, tenemos registros de tasas elevadísimas de cáncer, linfomas, leucemias, enfermedades autoinmunes, malformaciones genéticas y otras enfermedades en habitantes de comunidades rodeadas por campos de soja transgénica, donde se realizan aplicaciones aéreas intensivas de glifosato y la mayor parte de las veces sin aviso previo».

Las evidencias científicas

Este grupo de científicos recuerda que «En 2015, la Agencia de Investigaciones del Cáncer de la Organización Mundial de la Salud (IARC) determinó que el glifosato es una sustancia «probablemente carcinogénica» para los humanos. El informe añade que hay fuertes evidencias de que la exposición a las formulaciones basadas en glifosato son genotóxicas; puede haber daños cromosómicos en las células sanguíneas; y que el glifosato y el ácido aminometilfosfónico (AMPA, producto de degradación del glifosato) inducen procesos de estrés oxidativo que pueden provocar muerte celular y disfunción tisular. Sin embargo, nuestros pueblos fumigados de América Latina están sufriendo en sus cuerpos y en el de sus familias los efectos del glifosato a costa del agro negocio, y de las agendas económicas de los países que implementaron el modelo agrícola transgénico aún antes del informe de la IARC».

En el comunicado de UCCSNAL se referencias otros estudios científicos que muestran que, además, el glifosato afecta a la flora silvestre, incluyendo las especies que son esenciales para la polinización, así como a microorganismos del suelo que participan en el ciclo de algunos nutrientes. Además interfieren con los sistemas de navegación de las abejas y afectan a las bacterias benéficas del tracto digestivo de estos polinizadores.

Por si no fuera suficiente, sostiene esta organización de científicos, «hay evidencia científica de que el glifosato persiste en los suelos agrícolas, alcanza los cuerpos de agua, también se dispersa a través de la lluvia, y sus residuos permanecen en los cultivos, llegando así a los alimentos que consumen personas aún a grandes distancias de los campos de cultivo».

Por todo ello, la Unión de Científicos Comprometidos con la Sociedad y la Naturaleza de América Latina (UCCSNAL) «demanda a los gobiernos de América Latina, los parlamentos nacionales y regionales, que se tomen las medidas administrativas y jurídicas necesarias para que se prohíba el uso del glifosato en la región».

[su_box title=»El glifosato, prohibido en algunas ciudades argentinas» box_color=»#257c43″]En los últimos años un número creciente de municipios argentinos prohibió la comercialización y/o el uso del glifosato dentro de sus territorios. Tales son los casos de Bariloche, El Bolsón, Cholila, Lago Puelo, Epuyén, General Alvear, Rosario, Rincón, Santa Fe, Concordia, Gualeguaychú, la Ciudad de Buenos Aires, entre otros.[/su_box]

 

 

Descargá «Cinco Años de Noticias Ambientales», el nuevo ebook de Claves21

Claves21 presenta su nuevo ebook «Cinco Años de Noticias Ambientales». En casi 200 páginas, este libro digital de descarga gratuita presenta todos los artículos periodísticos premiados por Claves21 en sus certámenes de Periodismo Ambiental durante sus primeros cinco años de existencia.

>Descargar ebook gratuitamente

Cinco Años de Noticias Ambientales. Publicación de Claves21 - Periodismo Ambiental.

Cinco Años de Noticias Ambientales. Publicación de Claves21 – Periodismo Ambiental.

En este ebook se incluyen los trabajos ganadores de las primeras cinco ediciones del Premio de Periodismo Ambiental y de las dos ediciones del Premio Estímulo al Periodismo sobre Cambio Climático y las dos ediciones del Premio Estímulo al Periodismo sobre Biodiversidad. Asimismo, también se publican los trabajos que recibieron Mención en esos certámenes.

Esta publicación electrónica compila 31 artículos de periodismo ambiental de 37 periodistas de 12 países de América Latina y el Caribe. Cada trabajo aborda un desafío ambiental distinto y les da lugar a las voces de las comunidades afectadas, así como también están las voces de hombres y mujeres de ciencia, activistas, líderes de organizaciones, representantes de gobiernos y otras fuentes relevantes.

Claves21 tiene como misión promover la cobertura periodística de temas ambientales en América Latina y el Caribe y esta publicación es un aporte más en esa dirección.

Claves21 agradece el apoyo institucional y económico de Earth Journalism Network durante estos cinco años, que permitió la realización de los distintos certámenes.
.

Descarga gratuita del ebook «Cinco Años de Noticias Ambientales»

Ingresá tu nombre y dirección de correo electrónico en el siguiente formulario y al clickear «Enviar» aparecerá el link de descarga. También, el link de descarga te llegará por email automáticamente.

[email-download download_id=”4575” contact_form_id=”4582”]

 

 

Venezuela, primer país del mundo en quedarse sin glaciares

Aunque para muchas personas el cambio climático suena como algo lejano, los habitantes de la ciudad de Mérida en Venezuela han visto generación tras generación cómo los glaciares desaparecen. Ahora, la desaparición ya está casi completa, transformando al país en el primero en el mundo en quedarse sin glaciares.

Glaciar del Pico Humboldt. Foto: Wilfredorrh. Licencia: Creative Commons CC BY-NC-ND 2.0

Glaciar del Pico Humboldt. Foto: Wilfredorrh. Licencia: Creative Commons CC BY-NC-ND 2.0

Una de las leyendas más conocidas de los Andes venezolanos es la de las cinco águilas blancas. En ella se cuenta como Caribay primera mujer entre los indios Mirripuyes, persiguió a través de las montañas las sombras de cinco águilas que volaban muy alto, ella quería adornar su coraza con su plumaje raro y espléndido. Luego de mucho andar las encontró cada una sobre una cima, petrificadas, congeladas, convertidas en cinco masas enormes de hielo.

Este es el origen fabuloso de la Sierra Nevada de Mérida en Venezuela, las cinco águilas blancas de la tradición indígena son los cinco elevados riscos siempre nevados. La Corona, con dos cimas: Humboldt (4.942m) y Bompland (4.883m); La Concha (4.870m); Bolívar (4.978m); El Toro (4.758M), y El León (4.720M). Durante veinte mil años las águilas blancas custodiaron las cimas de estas montañas. Hoy, cuatro de ellas ya remontaron su vuelo al firmamento dejando la cima de las montañas sin su manto blanco.

La ciudad de las nieves eternas

La ciudad de Mérida nació en la falda de la Sierra Nevada y por eso su nombre siempre se relaciona con la montaña y la nieve. En 1558 las cimas de las montañas merideñas estaban siempre blancas y Mérida era llamada “la ciudad de las nieves eternas”. Había tanta nieve que, se podía esquiar. Los habitantes de los pueblos más cercanos a la montaña, cortaban grandes pedazos de hielo de los glaciares, y lo vendían en el mercado para hacer raspados.

Los habitantes de la ciudad de las nieves eternas nunca pensaron que el hielo iba a desaparecer, pero desde hace poco más de un siglo, la gente comenzó a darse cuenta de que lentamente se derretía la nieve y cada vez estaba más arriba.

En un artículo periodístico de 1890, don Tulio Febres Cordero el gran cronista de la ciudad manifiesta su preocupación por la disminución de la nieve de la Sierra. “La noticia no es fresca. De tiempo atrás se dice que la nieve de la Sierra va en disminución, y los vecinos de mayor edad señalan con tristeza los sitios donde la nieve ha desaparecido por completo. La disminución es lenta pero desgraciadamente cierta.”

De los cinco gigantes blancos que una vez cubrieron las montañas, el glaciar del pico Humboldt es el último de los Andes Venezolanos. Los escasos remanentes del glaciar del pico Bolívar, único visible desde la ciudad de Mérida en este siglo, ya no se consideran un glaciar.

José Betancourt, montañista con más de 53 años de experiencia, recuerda su primera ascenso a los glaciares. “Para mí fue una experiencia maravillosa, inolvidable, ver todo los flancos de las montañas: norte, sur, este y oeste cubiertos de una espesa capa de nieve. ¡Paredes de hielo de 30 metros de altura! jamás pensé que la montaña iba a perder ese manto blanco. Cuando vinieron algunos científicos y dijeron que los glaciares se iban a extinguir, yo no lo aceptaba. ¡No, eso no puede ser, si los glaciares son eternos! Mérida la ciudad de las nieves eternas. Y así fue, a paso agigantado empezaron a derretirse de una forma muy rápida. Yo me quedaba mirando las paredes de hielo y empezaban a caerse, era como si el poder de la mirada derretía la nieve, y en cuestión de años se fueron.»

El cambio climático despierta las cinco águilas blancas

Desde la década de 1950 el calentamiento a nivel global se ha acelerado significativamente, con tasas de aumento de la temperatura decena de veces más rápidas que las que las que venían ocurriendo antes de la revolución industrial. Los investigadores del Grupo Intergubernamental de Expertos para el Climático -IPCC- han concluido que más de la mitad del cambio climático desde mediados del siglo XX puede ser atribuido a los impactos de las actividades humanas, entre ellas, especialmente, la emisión de gases de efecto invernadero.

Aunque para muchas personas el cambio climático suena como algo lejano, futurista que ocurre en otros lugares, los habitantes de la ciudad de las nieves eternas han visto generación tras generación como los glaciares desaparecen.

Informes de la UNESCO reportan que en los últimos cincuenta años los glaciares venezolanos han perdido una masa cercana al 85% de la totalidad del hielo, este proceso de desglaciación, de perdida de hielo glacial se ha visto incrementado debido al calentamiento global, y a fenómenos como el niño y la niña.

Los habitantes del hielo

Al hablar de biodiversidad pensamos inmediatamente en la macroflora (plantas, arboles, etc.) y en la macrofauna (aves, mamíferos, peses, entre otros), pero esta visión tan limitada deja de lado una enorme multitud de seres vivos, invisibles al ojo humano y, en su gran mayoría, desconocidos: los microorganismos, el grupo de seres vivos más numerosos y abundante del planeta.

Durante décadas se pensó que los glaciares estaban desprovistos de vida, que no eran sino gigantescas masas de hielo estéril. Y sin embargo, un inesperado descubrimiento revelo que los glaciares albergan una enorme diversidad de microorganismos vivos que podían ser detectados y cultivados en condiciones de laboratorio.

Andrés Yarzábal, microbiólogo de la Universidad de Los Andes y apasionado por conocer la vida escondida en los glaciares tropicales, ha dejado su laboratorio para enfrentar el reto de colectar muestras a más de 4.900 metros de altitud en los glaciares del Humboldt y el Bolívar. Su objetivo es conocer en detalle la composición microbiana de los glaciares y crear un banco de microorganismos que permita su aprovechamiento por parte de generaciones futuras.

“Nosotros estamos tratando de rescatar lo que podamos rescatar en términos de vida, de biodiversidad antes de que los glaciares se terminen de descongelar cosa que va a suceder en muy poco tiempo” dice Andrés.

Aunque los glaciares solo representan casi el 10% de la superficie terrestre, es allí donde se encuentran confinados algunos de los seres vivos más fascinantes y potencialmente útiles para la humanidad. Andrés Yarzábal afirma que “estos microorganismos pueden sobrevivir y multiplicarse en condiciones muy extremas: altas presiones, bajas temperaturas, cantidades mínimas de nutrientes y agua en estado líquido, el estudio de estos microorganismos permitiría conocer cómo se originó la vida en el planeta tierra y establecer la manera de buscar vida en otros planetas.

Sin embargo gran parte del interés en el estudio de microorganismos que colonizan los glaciares responde al enorme valor que tienen para la industria biotecnológica, pudiéndose usar en biomedicina, en el combate de enfermedades, para el procesamiento de materias prima, y como insumos biotecnológicos”.

Los microorganismos que viven en ambientes fríos son capaces de producir compuestos de gran utilidad y valor, muchos de estos compuestos han sido patentados y son comercialmente explotados hoy en día, por ejemplo detergentes que eliminar las manchas de las prendas de vestir, procesamiento de jugos de fruta y leche a bajas temperaturas, nuevos tipos de vacunas, cremas protectoras anti-UV y biofertilizantes.

Inicio de una nueva vida

Los habitantes de la ciudad que presumía ser la de las nieves eternas, descubren que la eternidad tiene fin. Sin embargo, la desaparición de los gigantes blancos es una oportunidad para la vida.

La doctora Alejandra Melfo, editora del libro Se van los glaciares: cambio climático en los Andes Venezolanos, afirma que “cuando desaparece un glacial el ecosistema cambia: llegan los líquenes, los musgos, vienen las plantas y los animales, se forma un ecosistema nuevo. En lugar de hielo vamos a tener nueva vida, oportunidad de desarrollarse para multitud de seres vivos. Dentro del mismo hielo los microorganismos que quedaron atrapados por miles y miles de años van a volver a colonizar. Así, la vida se va abriendo paso”.

Este proceso puede tomar más de mil años. Finalmente la muerte del glaciar será el inicio de la vida de un nuevo ecosistema. Para Alejandra Melfo: “algo sin duda, hermoso de ver”.

Lo que nos recuerdan los glaciares

Venezuela será el primer país del mundo en quedarse completamente sin glaciares, es un momento muy triste para la ciudad y para los habitantes de la cordillera andina de Mérida.

“Siento nostalgia de todo aquel pasado, tenemos que mirar las fotos con nostalgia y enseñar a las nuevas generaciones. Nuestras montañas no dejaran de ser bellas, pero siempre hará falta ese toque blanco que engalanaba nuestras cimas,” nos dice José Betancourt.

Para Alejandra Melfo la desaparición de los glaciares nos recuerda que la tierra es un planeta cambiante “los glaciares están desapareciendo porque estamos en un periodo interglaciar, y esto empezó a ocurrir mucho antes de que apareciera la gente, pero definitivamente el cambio climático ha acelerado su desaparición. Estamos viendo directamente las consecuencias de nuestra acción sobre el planeta, tenemos la responsabilidad de detener en lo posible los efectos del cambio climático, y desde ahora hacer las cosas bien. Los glaciares mientras desaparecen nos recuerdan nuestro deber con el planeta y la conservación”.

El presente artículo fue ganador del tercer puesto del curso «Comunicar la Biodiversidad» de Claves21 y Earth Journalism Network.

La COY de cambio climático llega a Argentina

La edición 14 de la Conferencia de la Juventud (COY por sus siglas en inglés) tendrá su edición local en Argentina. El evento se realizará el 26 y 27 de Octubre en Córdoba y es organizado por Fundación Sustentabilidad Sin Fronteras y Fundación TierraVida. La entrada es gratuita con previa inscripción.

La COY es un evento internacional organizado por YOUNGO, organización que nuclea las actividades y opiniones de los jóvenes alrededor del mundo en relación al cambio climático. El evento se realiza todos los años previo a la Conferencia de las Partes (COP) de las Naciones Unidas.

Desde 2015, la idea de la COY empezó a divulgarse alrededor del mundo y a inspirar a jóvenes a organizar COY locales en sus propios países, involucrando a los movimientos juveniles regionales y nacionales. Las conclusiones de las COY locales son luego llevadas a la reunión global principal previa a la COP.

“La COY es un espacio de capacitación, encuentro y empoderamiento de los jóvenes. Es un orgullo para nosotros ser organizadores y anfitriones de este evento global con varias ediciones a lo largo y ancho del planeta. Con una mirada multidisciplinaria se buscará aportar al debate y enriquecer la participación entorno al Cambio Climático” sostuvo Nasha Cuello de la Fundación Sustentabilidad Sin Fronteras.

En Córdoba, el objetivo del evento es formar a los jóvenes en los temas de mayor
interés entorno a la temática del cambio climático. Al mismo tiempo, se buscará incentivar la creatividad y el pensamiento crítico a través de debate y desarrollo de propuestas, dando lugar también a diversas expresiones artísticas relacionadas al clima.

En el cierre del evento se presentan los resultados en la “Declaración de la COY Argentina” que nucleará las opiniones y recomendaciones de los jóvenes y que será presentado tanto a las autoridades locales como internacionales en el marco de la COP de este año en Polonia.

“El objetivo es lograr una participación federal y representativa de los jóvenes del país. En Córdoba, la recepción, interés y apoyo también han sido significativos. Estamos seguros de que esta conferencia será un espacio de trabajo valioso en el proceso de formación de una juventud informada, con actitud crítica y espíritu constructivo para hacer frente al cambio climático en Argentina” afirmó Luz Falivene, Directora Ejecutiva de TierraVida.

Alerces: un viejo patrimonio natural que merece ser conservado

Se instala donde otras especies no lo logran, su madera se puede mantener sin descomponer por milenios, crece muy lento y vive más de 4 mil años. Sin embargo, se encuentra en peligro de extinción. 

Es necesaria la conservación del alerce para la conservación de la biodiversidad en Chile. Foto Eduardo Schmeda. Licencia: CC BY 2.0.

Es necesaria la conservación del alerce. Foto Eduardo Schmeda. Licencia: CC BY 2.0.

¿Son suficientes las medidas de conservación del alerce? ¿Cuánto los afecta la sequía y el cambio climático? ¿Qué tanto stock de carbono acumulan? Son muchas las interrogantes en torno a esta emblemática especie nativa del sur de Chile y tras años de investigación aún no todo está dicho. Lo cierto es que el alerce es un árbol único, el de mayor tamaño en América del Sur y la segunda especie vegetal más longeva del mundo. Son razones suficientes para promover su conservación, sin embargo la tala ilegal y los incendios lo amenazan.

Como antecedentes, se puede mencionar que la especie conífera Fitzroya cupressoides o lahual, como le llama el pueblo mapuche, crece en los bosques templados de Chile y en menor proporción en el territorio Argentino. Alcanza un poco más de 40 metros de altura; en tanto, su edad puede sobrepasar los 4 mil años. Su madera ha sido muy utilizada para construcción en revestimientos de casas e iglesias del sur de Chile. En este país, es Monumento Natural desde el año 1976, lo que prohíbe la corta de alerce vivo.

Vulnerabilidad versus longevidad

Por un lado, los alerces son árboles resistentes. Así lo confirma la investigadora de la Universidad Austral de Chile y del Centro de Ciencia del Clima y la Resiliencia (CR)2, Rocío Urrutia. “Por ejemplo, los ambientes post-deslizamientos suelen ser colonizados por alerces en las zonas en donde ésta crece. En relación a los incendios, la especie puede llegar a formar una corteza muy gruesa, lo que le permite resistir los incendios de mediana intensidad, donde usualmente se quema parte de la copa y el tronco, formándose una cicatriz que luego se cubre con su crecimiento”, explica.

Pero las actuales condiciones de sequía, en el contexto de cambio climático, están provocando incendios de mayor severidad, lo que puede afectar negativamente a las poblaciones de alerce.

Según la Organización Corporación Alerce, a raíz de la explotación maderera e incendios para habilitación de tierras para construcción, agricultura y ganadería, 361 mil hectáreas de estos bosques se han perdido en 500 años. En la actualidad existen 255 mil ha de bosques de alerce, donde solo 42 mil ha están bajo tutela de conservación en áreas protegidas del Estado, y 50 mil en áreas protegidas privadas. Es decir, 150 mil ha de bosques de alerce se encuentran sin ninguna protección. Frente a este escenario, la científica advierte sobre la importancia de prevenir incendios y asegurar la conservación del alerce.

¿Y cómo los daña el déficit hídrico? Urrutia adelanta los primeros resultados de su postdoctorado, donde concluye que el alerce tiene estrategias para enfrentar condiciones de sequía, pero no todas las poblaciones y árboles de distintas edades se comportan igual. “Encontramos que los árboles pequeños o brinzales del Parque Nacional Alerce Costero de la región de Los Ríos en Chile, por ejemplo, serían más vulnerables que los adultos del mismo sitio”. Señala que se espera que condiciones aún más secas y prolongadas impliquen un riesgo mayor, al secarse los suelos y producir la muerte parcial o total de su copa.

Donde el alerce destaca por sobre otras especies es en el enorme stock de carbono capaz de almacenar a través de la fotosíntesis: 500 ton de carbono por ha. “Si bien su captura de carbono (lo que extrae del ambiente) es baja debido a su lento crecimiento, esta especie cumple un papel fundamental en el balance de carbono al retener este elemento por varios siglos y hasta más de un milenio, y evitar por ende que grandes cantidades se liberen a la atmósfera. Esto es muy importante dentro del actual escenario de cambio climático, pues si bien es una especie que crece lento, permite tener capturado el carbono por mucho más tiempo que cualquier otra en el hemisferio sur. Esto, por supuesto, si garantizamos su adecuada protección”, explicó Urrutia.

El académico de la Universidad Austral de Chile, Antonio Lara, quien ha estudiado estos bosques por más de 3 décadas, enfatiza en la capacidad de la especie para sobrevivir por tantos años, característica que además permite a los investigadores reconstruir el clima, es decir, mediante la extracción de tarugos de los árboles y analizando sus anillos de crecimiento, los científicos pueden indagar cuán frío, cálido, seco o lluvioso fue el clima en el pasado. “Son un modelo excepcional por ser tan longevos y por habitar en ambientes muy restringidos. En consecuencia, estos árboles tienen una respuesta al clima más evidente que los que crecen en otros ecosistemas con mejores condiciones ambientales”, afirma Lara.

Desde la administración de las áreas protegidas que albergan bosques de alerces, se valoran los avances en investigación. “Es reconfortante saber que la ciencia puede ayudar a la conservación de nuestros ecosistemas, especialmente con investigación que nos permita tomar decisiones de manejo, es decir, facilitar el control de las amenazas que se ciernen sobre estos valiosos ecosistemas protegidos por el Estado de Chile”, expresó Pablo Cunazza, Jefe del Dpto. de íreas Silvestres Protegidas de CONAF, Región de Los Ríos.

Compromiso con la restauración

El interés por la conservación del alerce y su restauración no proviene solamente de parte del mundo científico, sino también de pequeños propietarios o comunidades aledañas a estos bosques. Es el caso de Alfredo Núñez, dueño de un predio cercano a la ciudad de Puerto Montt, que alberga un denso rodal de alerces de 120 años, un pequeño bosque único entre las diversas poblaciones de la Depresión Intermedia, que se encontraba rodeado de un área degradada de praderas y matorrales. Es aquí donde se inició en el año 1988 un proceso de restauración con un equipo de la Universidad Austral de Chile, iniciativa distinguida entre los proyectos de Filantropía Ambiental por el Centro de Investigación y planificación para el Medio Ambiente (CIPMA) y dicha casa de estudios en el año 2000.

“Cuidamos nuestros alerces, es una especie protegida que nuestros hijos y nietos han tenido la oportunidad de conocer y valorar, en especial a través de los investigadores. Con la ayuda de ellos hemos aprendido mucho más”, manifestó Elba Ojeda, esposa de Núñez.

Diversos actores ponen en valor este patrimonio natural, que si bien se encuentra protegido, requiere de una visión común que promueva el estudio y la conservación del alerce, incorporando la relación con las comunidades para las cuales la madera muerta representa un recurso económico, y su uso sustentable.

Este artículo sobre la conservación del alerce fue ganador del 2do premio del curso «Comunicar la Biodiversidad» de Claves21 y Earth Journalism Network. 

 

Conservación de la biodiversidad desde una feria agroecológica

¿Cómo una feria realizada cada sábado entre las 7h y las 13h con venta directa del agricultor familiar al consumidor de la ciudad contribuye a conservar la biodiversidad? En la primera cuadra de la Avenida José Bonifacio, barrio Bom Fim, en Porto Alegre (Rio Grande do Sul, Brasil), encontramos la respuesta en la FAE, la Feria de los Agricultores Ecologistas.

Feria de los Agricultores Ecologistas. Foto: Eliege Fante.

Feria de los Agricultores Ecologistas. Foto: Eliege Fante.

Las 150 familias asociadas a la FAE distribuyen los frutos de su producción agroecológica en 44 puestos. Parte de estas familias son fundadoras y participantes activas desde el 16 de octubre de 1989, el día Mundial de la Alimentación, bajo los auspicios de la Cooperativa Coolmeia (1978-2006). La misma reúne a ecologistas reconocidos, tanto para la construcción del movimiento ambientalista como para la política ambiental de Rio Grande do Sul.

Luego de la desintegración de Coolmeia, FAE continuó creciendo hasta la creación de la Asociación Agroecológica en 2006. Roque Domingos Rossi, presente desde 1989, dijo que «cuando la Coolmeia inauguró la FAE, no existía otra feria para el consumidor de Porto Alegre.

De acuerdo con la geógrafa Claudia Dreier, la FAE fue «la primera feria ecológica de Brasil luego de la Revolución Verde y sirvió de modelo para otras ferias de estados vecinos». En su investigación, Dreier demuestra cómo la biodiversidad es favorecida a partir del trabajo de los agricultores ecologistas: variedad en la cosecha, equilibrio en el medio ambiente, preservación de ecosistemas y especies nativas, aprovechamiento de plantas alimenticias no convencionales y rescate de semillas criollas, entre otras.

Actualmente, el público interesado en alimentos sin agrotóxicos y que valora la biodiversidad sureña encuentra más de 20 ferias similares en otros barrios, en universidades y ONGs que incentivan la agroecología en la capital del Estado.

[su_note note_color=»#a5c92e»]»Además de conservar la biodiversidad, nuestro trabajo hace que la biodiversidad sea productiva y nuestra familia tenga ingresos».[/su_note]

Los asociados de la FAE parten de los cerca de 30 municipios de origen al inicio de las madrugadas del sábado para esperar la clientela a partir de las 7 de la mañana. Ellos pertenecen a la agricultura familiar, algunos cuentan con financiamiento de cooperativas de crédito donde están asociados o de programas para la agricultura de los gobiernos. En promedio, en un puesto de la FAE, pueden entrar cerca de 15 mil reales al mes. La agroecología proporciona a los asociados la sostenibilidad de las familias en diversas dimensiones, de la salud a la educación, de las finanzas a los vínculos sociales.

Martha Kayser, cliente que conoció a Coolmeia y marca presencia entre miles todos los sábados en la FAE, conmemora la toma de conciencia de las cooperativas en la década de 1980 sobre la importancia de una alimentación sana. «Creo que la FAE es la mayor inversión de Porto Alegre. Yo elijo comprar aquí mi alimento libre de agrotóxicos,»Â dijo.

Rossi sale del área rural de Gramado, región serrana, y recorre al menos 125 kilómetros para llegar a la dirección de la FAE en el barrio Bom Fim y montar su puesto. El manejo agroecológico en su propiedad de 24 hectáreas permite producir hierbas medicinales y PANC (plantas alimenticias no convencionales). Su puesto es uno de los más diversificadas de la FAE porque reúne cerca de cien especies.

«Además de conservar la biodiversidad, nuestro trabajo hace que la biodiversidad sea productiva y nuestra familia tenga ingresos. Difundimos las plantas, su modo de uso y los beneficios que traen para nuestra salud,» sostuvo Rossi. El agricultor se alegra al compartir información con la clientela que muchas veces se sorprende, como con los usos de la raíz de guanxuma o la lengua de vaca. Estas especies se tienen como injertos o malas hierbas en los cultivos convencionales, pero son sabrosas, nutritivas y contribuyen al equilibrio del organismo humano.

[su_note note_color=»#a5c92e»]»La agricultura convencional produce monocultivos y unas pocas materias primas. Y eso trae la pérdida de variedades, de salud humana, y de biodiversidad».[/su_note]

De la Banca de los Frijoles, la familia parte de Ipíª para Porto Alegre en un recorrido superior a 170 kilómetros. Maiara Marcon, una de las agricultoras, cuenta que sólo en su propiedad de 16 hectáreas ya cosechó alrededor de 30 variedades de frijoles. Actualmente su puesto dispone de 15 variedades debido a problemas en la conservación de la biodiversidad, como factores climáticas, de manejo y de mano de obra. Además de los frijoles, entre los alimentos provenientes de las pequeñas propiedades de las diez familias que abastecen esta banca, se encuentran verduras, raíces, maíz y harina de maíz y condimentos, todo dependiendo de la estación del año.

«La biodiversidad tiene que ser mantenida y nosotros contribuimos para ello seleccionando las semillas, buscando intercambiar con otros productores y, hace dos años, formamos un núcleo entre mujeres y jóvenes con el objetivo de rescatar las semillas de nuestra biodiversidad,» sostuvo Marcon.

Así, mientras la agroecología conserva la biodiversidad, los agricultores ecologistas se renuevan cada edición de la feria: «La gente viene aquí y recarga las energías para volver a la propiedad rural y producir con la biodiversidad que en la FAE es valorada», concluyó Rossi.

La feria agroecológica como política pública

Para el biólogo Francisco Milanez, la Feria de Agricultores Ecologistas contribuye de muchas maneras a la conservación de la biodiversidad. Pero sobre todo él enfatiza la importancia de la práctica de la agroecología.

«Hacer agroecología es no contaminar el agua y los ecosistemas ni devastar masivamente la naturaleza, porque es una práctica que necesita áreas preservadas. La agroecología reconoce las PANC (plantas alimenticias no convencionales). La agricultura convencional produce monocultivos y unas pocas materias primas. Y eso trae la pérdida de variedades, de salud humana, y de biodiversidad«, explicó.

De hecho, en Brasil, predomina la posesión de la tierra en la mano de pocas familias volcadas a la producción de commodities para exportación, principalmente la soja y el maíz. En 2014, el Ministerio de Medio Ambiente informó que el 90% de los inmuebles rurales eran pequeñas propiedades, las cuales ocupaban cerca de una quinta parte de las tierras del país.

Con el IBGE, Instituto Brasileño de Geografía y Estadística, a través de los datos divulgados en la encuesta Perfil de los Estados Brasileños (Estadic) 2017, casi todos los estados del país incentivan la agricultura familiar y orgánica. El Río Grande do Sul, por ejemplo, posee el Plan Estatal de Agroecología y Producción Orgánica (Pleapo/RS), desde 2016 hasta 2019, que contempla apoyo financiero y técnico. En total, la producción orgánica gaúcha está presente en más de 10 mil hectáreas con 1200 familias trabajando.

La nota fue la ganadora del 1er premio en el curso Comunicar la Biodiversidad de Claves21 junto con Earth Journalism Network.