Luego de haber aprobado leyes para proteger los bosques y los glaciares, Argentina buscará avanzar este año con una legislación para proteger los humedales del país, que representan el 21 por ciento del territorio y se enfrentan a serias amenazas por la creciente deforestación, el desarrollo inmobiliario y la expansión de la agricultura.

El Presidente Mauricio Macri aseguró que el gobierno enviará un proyecto de ley al Congreso para regular el uso de los humedales del país, con el objetivo de que se realicen sólo actividades compatibles a los mismos. De aprobarse, se realizaría un inventario nacional de los humedales y cada provincia los dividiría de acuerdo a qué tipo de proyectos se pueden llevar adelante.

“Los humedales están siendo gravemente afectados por el desarrollo inmobiliario y la expansión de la agricultura por lo que una legislación que los proteja es necesaria. Queremos convertirla en ley antes de fin de año. Se tiende a ver a los humedales como tierras inutilizables que tienen que ser cambiadas pero hay que cambiar esa manera de pensar” aseguró el diputado de Cambiemos Juan Carlos Villalonga.

Las organizaciones ambientales han estado presionando para una ley para proteger los humedales durante mucho tiempo. La Cámara de Diputados aprobó un proyecto de ley el año pasado pero no fue discutida en el Senado, por lo que perdió su estado parlamentario. Sin embargo, los aspectos centrales de ese proyecto de ley se mantendrían y sólo se actualizarían algunos detalles, sostuvo Villalonga.

La importancia de los humedales se hizo evidente el año pasado tras graves inundaciones en la provincia de Buenos Aires. Organizaciones ambientales dijeron que la destrucción de los humedales por la expansión de los countries o barrios cerrados era la verdadera razón de las inundaciones. Al alterar los terrenos, el agua no puede escurrir de la manera adecuada.

Los humedales proporcionan numerosos beneficios para el medio ambiente como el suministro de agua dulce, alimentos para los animales, biodiversidad, el control de inundaciones y la mitigación del cambio climático. Sin embargo, los estudios demuestran que el área y la calidad de los humedales siguen disminuyendo en la mayor parte del mundo.

“Actúan como una esponja, absorbiendo grandes cantidades de agua hasta que se llenan. Si está cubierto de cultivos agropecuarios o un desarrollo inmobiliario esa capacidad de absorción se ve afectada. La naturaleza nos está dando señales claras de que tenemos que proteger los humedales. Tenemos que terminar el año con una ley, no podemos perder más tiempo”, afirmó Manuel Jaramillo, director de Conservación de la Fundación Vida Silvestre.

Argentina cuenta con 22 humedales de importancia internacional – conocido como sitios Ramsar – como la Península Valdés (Chubut), Reserva Ecológica Sur (Ciudad de Buenos Aires) y la Bahía Samborombón (provincia de Buenos Aires), una de las zonas más afectadas por el cambio climático en Argentina y el hogar de los ciervos Pampas, una especie en peligro de extinción.

Foto: Gentileza Pablo Herrera. Fundación Vida Silvestre

Dejar respuesta

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, ingresa tu nombre aquí