Representantes sindicales de las dos CGT y las dos CTA debatieron en conjunto y consensuaron una agenda de trabajo de cara a enfrentar el cambio climático, en una jornada denominada “Sindicatos por el clima: sin planeta no hay empleo”, que se realizó en el Hotel Bauen.

"Sindicatos por el clima, sin planeta no hay empleo". Foto: Damián Profeta. Licencia: CC BY-NC
“Sindicatos por el clima, sin planeta no hay empleo”. Foto: Damián Profeta. Licencia: CC BY-NC

El plan de acción redactado consta de 14 puntos que conectan los desafíos del cambio climático con el mundo del empleo, el rol de las organizaciones gremiales y los trabajadores, así como también, proponen medidas para para avanzar en “una transición justa” hacia un modelo de desarrollo sustentable con trabajo decente.

La presentación de los 14 puntos estuvo encabezada por Roberto Baradel, secretario general de la Central de los Trabajadores de la Argentina (CTA) de la provincia de Buenos Aires; Antonio Jara, representante de la secretaría Internacional de la Confederación General del Trabajo (CGT) y Adolfo Aguirre, secretario de Relaciones Internacionales de la Central de Trabajadores de la Argentina Autónoma (CTAA).

Los tres representantes sindicales coincidieron en la necesidad de que Argentina siga desarrollándose, aún a costa de aumentar el impacto negativo en el ambiente. Sin embargo, llamaron a avanzar hacia un modelo alternativo de producción.

“No hay que caer en la trampa de que el Norte nos diga cómo nos tenemos que desarrollar en el Sur”.

“El tema del desarrollo sustentable es clave para nosotros, pero no podemos decir ‘mañana se cierra una mina’ y dejar un tendal de trabajadores en la calle. Tenemos que ver cómo se realiza una transición a otro modelo productivo”, expresó Baradel.

Asimismo, Jara defendió el “derecho al desarrollo” y admitió que ese desarrollo “evidentemente va a tener algunas contradicciones con el cuidado del ambiente y la mitigación del cambio climático”.

En igual sentido, Aguirre advirtió que “no hay que caer en la trampa de que el Norte nos diga cómo nos tenemos que desarrollar en el Sur. Nosotros también queremos desarrollarnos, pero en otro modelo de producción y consumo. Tenemos que construir una alternativa”, dijo.

Roberto Baradel, Antonio Jara y Adolfo Aguirre. Evento SIndicalismo y Cambio Climático. Hotel Bauen 2015.
Roberto Baradel (CTA), Antonio Jara (CGT), Adolfo Aguirre (CTAA) y Anabella Rosemberg (ITUC). Foto: Damián Profeta. Licencia: CC BY-NC.

Entre las consecuencias negativas del cambio climático en el empleo, los sindicalistas identificaron:

– Pérdida de empleos en la agricultura, la pesca y el turismo, pero también debido a pérdida de infraestructura.
– Aumento de las desigualdades.
– Más desastres implican mayor gasto en repararlos y menos recursos para protección social, educación y otros servicios.

Los 14 puntos para la acción sindical contra el cambio climático

1- Llamar a la elaboración y efectiva aplicación de un plan energético democrático y participativo, y defender una meta del 20 por ciento de renovables para 2030, algo perfectamente alcanzable con el potencial y capacidad técnica instalada en el país. Exigir la implementación efectiva de la Ley de promoción de fuentes renovables (excluyendo las grandes represas hidroeléctricas) y la asignación de recursos para planes de promoción e incentivos.

2- Apoyar medidas de ahorro energético en edificios públicos y viviendas:
– Incluir parámetros de diseño bioclimático en planes como PROCREAR o en la construcción de vivienda social; actualización de códigos de edificación; mecanismos de financiamiento e incentivos para instalación de sistemas solares térmicos, entre otros.
– Renovar el impulso al Programa Nacional de Eficiencia Energética (PRONUREE, Decreto 140/07).
– Apoyar la formación de los trabajadores/as del sector con financiamiento publico.

3- En el contexto de la necesidad de transformar el sistema de transporte de pasajeros y de cargas, impulsar una campaña de movilidad urbana que priorice el transporte público de bajo consumo energético y de calidad, modernización de unidades, optimización de las rutas de transporte colectivo, mejora y ampliación del sistema ferroviario de transporte de pasajeros, incluyendo la electrificación de ramales y mejoras en el tendido, entre otras medidas posibles.

4- Promover la reducción de la tasa de deforestación para alcanzar lo antes posible la meta de deforestación cero y restauración de especies nativas, dotando de presupuesto suficiente y haciendo efectivo el cumplimiento de la ley de protección de bosques nativos en todo el territorio nacional.

5- Promover la creación de espacios de diálogo entre distintos sectores, incluyendo sindicatos, ONGs, comunidades, pueblos originarios, etc., sobre todo proyecto extractivo.

6- Exigir la plena aplicación del convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) sobre pueblos indígenas y tribales.

7- Promover una campaña para incluir el acceso al agua como derecho en la legislación nacional y garantizar el acceso público de todos los ciudadanos a los bienes comunes, lo que incluye la biodiversidad, las semillas, el suelo, los bosques, las costas y el conocimiento.

8- Promover la efectiva implementación de la Ley de Bosques Nativos, Ley de Protección de Glaciares y la Ley de Agricultura Familiar y federalizar las leyes que garantizan el acceso justo a la tierra y al hábitat, y el desarrollo de la economía social.

9- Promover la elaboración del Plan Nacional de Adaptación para reducir los impactos del cambio climático en las trabajadoras y los trabajadores, comunidades vulnerables y población en general.

10- Fortalecer la integración del concepto de transición justa como principio transversal de las políticas públicas nacionales y sectoriales.
-Definir criterios e indicadores de transición justa para los trabajadores que permitan su monitoreo y seguimiento.
-Promover la articulación de programas, planes y medidas con inclusión de la dimensión laboral para mitigar los efectos del cambio climático y afrontar la adaptación a sus impactos.
-Fortalecer la capacidad de las organizaciones de trabajadores a través de la formación y la capacitación.
-Promover la continuidad de la investigación y producción de avances tecnológicos sobre los efectos del cambio climático y sobre los procesos productivos y su repercusión en los trabajadores.

11- Promover la conformación de espacios tripartitos por sectores para abordar la temática del cambio climático dando prioridad a los más vulnerables y al trabajo digno.

12- Promover la incorporación de cláusulas en los convenios colectivos, en particular:
-Cláusulas de crisis o de reestructuración de la actividad que permita la implementación temprana de procedimientos productivos.
-Cláusulas de salud y seguridad laboral que permitan resolver situaciones no contempladas en el marco normativo general.
-Cláusulas ambientales que faciliten la participación en la definición de las medidas de transición y la mejora de condiciones de ambiente de trabajo.

13- Promover la revisión y adaptación de la normativa sobre salud laboral, en particular, el listado de enfermedades profesionales y la normativa de higiene y seguridad del trabajo.

14- Promover una Ley Nacional de Comisiones Mixtas de Salud y Seguridad que habilite la elección del delegado ambiental en el ámbito público y privado.

Finalmente, los sindicalistas reunidos por la Fundación Friedrich Ebert en el Hotel Bauen llamaron a “conectar las luchas: conectando el cambio climático con las cosas que cuentan para la gente (energía, agua, contaminación del aire, alimentación, transporte) podemos pesar en el debate político en un momento en el que todavía podemos construir un modelo alternativo que garantice un clima estable para esta y las futuras generaciones”, concluyeron.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, ingresa tu nombre aquí