“Creemos íntimamente que estamos en deuda con nuestros bosques; creemos que debemos crear condiciones políticas y de consenso para que realmente podamos cumplir con nuestros objetivos y poder lograr los aportes presupuestarios para la conservación de bosques. Esos aportes presupuestarios tienen que tener la magnitud necesaria para que tengan la real eficacia, porque si no estamos solamente tratando de justificar nuestro accionar”.

Omar Judis Secretario de Ambiente y Desarrollo Sustentable. Ley de Bosques.

Así comenzó su intervención el secretario de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación, Omar Judis, en un acto sobre la Ley de Bosques que organizó el organismo a su cargo con motivo del Día Internacional de los Bosques.

Acompañado de la subsecretaria de Planificación y  Política Ambiental, Silvia Révora y de la directora de Bosques, Inés Gómez, el funcionario enumeró, además, otras materias pendientes en lo referido a política ambiental:  “Argentina tiene grandes deudas, entre esas grandes deudas está el bosque, la polución urbana, conseguir marcos regulatorios que estén acordes a las nuevas tecnologías que hay en la situación minera y la situación petrolera y una visión conservacionista desde el punto de vista pesquero”.

“Sabemos que la falta de consenso y la necesidad de decisiones políticas desde el punto de vista del desarrollo y la economía condicionan la sustentabilidad. Es nuestra función crear la conciencia sobre todo esto”, agregó Judis.

“No estábamos preparados para la Ley de Bosques”

La directora de Bosques, Inés Gómez, por su parte, tuvo una intervención que se destacó por su franqueza, admitiendo dificultades, errores y falencias en el cumplimiento de lo que marca la Ley de Bosques. “La ley apareció en un momento en el que ni las autoridades provinciales ni nosotros estábamos preparados para poder enfrentar este tema”, consideró Gómez. “Hubo muchas dificultades para hacer los ordenamientos territoriales y no se cumplió con muchas cosas que la ley pide”, reconoció.

Según Gómez, las dificultades se debieron, fundamentalmente, a que la Ley de Bosques establece objetivos complejos para bosques también complejos, sumado al carácter federal del país, con una gran disparidad de legislaciones provinciales. “Un mix que hace difícil la implementación de la ley”, sintetizó.

El aspecto que más destacó la directora de Bosques fue el referido al fondo de compensación para jurisdicciones y propietarios de áreas con bosques nativos por los servicios que estos bosques prestan. Gómez detalló que ya se asignaron cerca de 800 millones de pesos para unos 2500 planes (de conservación, manejo o cambio de uso del suelo).

Más allá de las dificultades señaladas, Inés Gómez defendió lo realizado y argumentó que “la aplicación de la ley de Bosques es algo progresivo y se va a ir logrando a medida que se va ejecutando, porque vamos aprendiendo lecciones y se van superando esos errores”.

Pueblos originarios

Por su parte, la subsecretaria de Planificación y Política Ambiental, Silvia Révora, hizo hincapié en que se está “tratando de crear nuevos instrumentos para que realmente se pueda cumplir con los objetivos de la Ley de Bosques y en la necesidad de “trabajar en el arraigo de los pueblos originarios y los puestos criollos que viven en el bosque”. Para ello, adelantó que el Estado está negociando un préstamo del Banco Mundial.

“Pasar a la acción”

Omar Judis cerró el panel reconociendo que muchas decisiones en materia económica “condicionan la sustentabilidad” y que para revertir esa lógica hay que “crear conciencia”.

 “Muchas veces las decisiones de la economía de mercado terminan superando las decisiones de los científicos y técnicos que opinan en función del futuro y de las próximas generaciones”, afirmó. Y a modo de proclama y autocrítica, finalizó: “Tenemos que dejar los discursos y pasar a la acción”.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, ingresa tu nombre aquí