A cinco años del fallo de la Corte Suprema de Justicia de la Nación que ordenó al Estado Nacional, a la provincia de Buenos Aires y a la Ciudad de Buenos Aires el saneamiento de la Cuenca Matanza-Riachuelo, vale la pena hacer un repaso de la situación de este curso de agua dulce, uno de los más contaminados del mundo y que afecta directamente a cerca de 3 millones de personas que viven en sus márgenes.

Riachuelo Puente Avellaneda - Foto: Damian Profeta

El 8 de julio de 2008, el Máximo Tribunal exigió en un fallo histórico la puesta en marcha de acciones que mejoren la calidad de vida de los habitantes de la cuenca Matanza-Riachuelo, recompongan el ambiente en agua, aire y suelos y prevengan “daños con suficiente y razonable grado de predicción”.

Riachuelo: el balance oficial

La semana pasada, en ocasión de un seminario sobre ciudades sustentables, el presidente ejecutivo de ACUMAR (Autoridad de Cuenca Matanza-Riachuelo, ente a cargo del saneamiento), Oscar Deina, resumió la acción del organismo y resaltó que uno de sus objetivos es que “la gente tenga a este río como parte del paisaje en el que vive” y destacó el trabajo del Plan Sanitario de Emergencia “para mejorar la salud de la población de la cuenca”. El funcionario aseguró que para ese fin “se pusieron en funcionamiento 12 unidades sanitarias móviles especializadas en problemáticas ambientales”.

Además, Deina detalló que “se mudaron los 12.000 puestos de La Saladita” y que “el camino de sirga fue despejado para que todos puedan acceder y acercarse al río”. Por último, consideró importantes la fiscalización de industrias y la relocalización de villas de emergencia.

Sobre el traslado de la población que vive en condiciones de extrema vulnerabilidad en las márgenes de la cuenca, el diputado de la Ciudad Juan Cabandié dijo hoy que “se han relocalizado familias que vivían a la vera del Riachuelo y el río Matanza”, pero criticó al Ejecutivo porteño por el “retraso en el traslado de las personas que viven en la villa 21-24” porque “la Ciudad de Buenos Aires tiene más de dos años de incumplimiento en la asignación de presupuesto” para destinar a tareas de saneamiento, aseguró el legislador del Frente para la Victoria, según un cable de la agencia Télam.

Saneamiento: avances y temas pendientes

El aniversario del fallo también sirvió para que distintas organizaciones de la Sociedad Civil que abordan temáticas ambientales difundieran su parecer sobre los 5 años de trabajos sobre la cuenca.

En ese sentido, la Fundación Ambiente y Recursos Naturales (FARN) destacó los avances observados en estos 5 años, al tiempo que definió temas prioritarios que aún están pendientes de resolución. Entre los avances, la FARN menciona la limpieza de los márgenes de la cuenca, la extracción de buques abandonados, que permitió “mejorar el espejo de agua y que el riachuelo ‘huela mejor’”, y el trabajo de las organizaciones y Cuerpo Colegiado, que monitorean el cumplimiento del Plan de Saneamiento.

Entre los temas pendientes, la Fundación Ambiente y Recursos Naturales señala la necesidad de “establecer metas para la disminución del vertido, emisión y disposición de sustancias contaminantes en el Riachuelo y modificar la legislación de vertidos”, además de la confección de una política integral para la gestión de residuos en toda la cuenca. También, entre otros puntos, reclama la preservación y defensa de los espacios verdes de la cuenca, como por ejemplo, la recientemente creada “Reserva Natural Laguna de Rocha”, y la elaboración de un estudio integral de riesgo para el polo petroquímico de Dock Sud.

Por su parte, Greenpeace publicó a principios de año un informe titulado “Las aguas siguen bajando turbias”, que asegura que “los cursos de agua del Riachuelo tienen los mismos niveles de contaminación que hace 5 años, cuando comenzaron las gestiones de saneamiento en la Cuenca”. La organización ambientalista reclama que se ponga en marcha “un plan integral que apunte al cese total de los vertidos” industriales.

¿Peces en el Riachuelo?

Recientemente se difundieron noticias referentes al avistaje de algunos bancos de peces en aguas del Riachuelo, así como también algunas aves, ranas y tortugas. Para algunos, esos avistajes son un resultado de los trabajos de saneamiento realizados hasta la fecha. No pocos se ilusionan con un Riachuelo limpio, sin contaminación en el que la vida vuelve a fluir.

Ese el caso de Juan Cabandié, que en un recorrido por parte de la cuenca expresó: “Hoy comienza a haber en algunos sectores del Riachuelo bancos de peces, es decir que se está oxigenando el agua y generando menos contaminación por parte de las empresas”.

Sin embargo, el informe de Greenpeace relativiza esos hallazgos y señala que “el hecho de que puedan aparecer algunos indicadores bióticos es sólo un episodio aislado, ya que muchas veces las tortugas sobreviven en ambientes completamente contaminados y no implica que la calidad del agua haya mejorado”.

 

Foto de este artículo: Damián Profeta. Licencia: CC BY NC SA.

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, ingresa tu nombre aquí