Análisis del acuerdo climático y la agenda post París

“El hecho de tener un acuerdo, por más que tenga sus debilidades, es sin duda el aspecto más positivo de la cumbre del clima de París”, aseguró Soledad Aguilar, abogada especialista en derecho internacional y negociaciones multilaterales sobre medio ambiente.

Matías Asún y Soledad Aguilar. Webinario de Claves21.com.ar

Matías Asún y Soledad Aguilar.

Por su parte, Matías Asún, psicólogo especializado en desarrollo territorial a escala humana y director nacional de Greenpeace Chile, destacó: “La sociedad civil va a tener un rol gravitante en la revisión y el monitoreo de este acuerdo”.

Aguilar y Asún fueron reunidos por Claves21 en un webinario con el objetivo de analizar el acuerdo internacional al que se llegó en la Conferencia de Naciones sobre el Cambio Climático –COP21-, que tuvo lugar en París a principios de diciembre. Asimismo, se consultó a estos dos expertos acerca de la agenda climática para los próximos 5 años, de cara a 2020, año en que se espera que el acuerdo de París entre en vigencia.

Para Matías Asún, “es un avance que desde el punto de vista del financiamiento se haya reconocido la responsabilidad histórica de los países más ricos en el cambio climático”.

“Lo que se acordó es un tratado que complementa a la Convención Marco sobre Cambio Climático y reemplazará al Protocolo de Kyoto en 2020. ¿Incluye responsabilidades nacionales de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero? No. Los países presentan sus compromisos de reducción voluntariamente, pero esos compromisos no son parte del tratado. Fue uno de los principales puntos de disputa en la búsqueda de un acuerdo en París”, explicó Aguilar.

¿A qué estarán obligados los países?

1- Contribuciones nacionales. “Se obligan a presentar sus propuestas voluntarias de reducción de emisiones (INDC, por sus siglas en inglés); se comprometen a reportar regularmente los progresos en el logro de esa contribución que, de nuevo, es voluntaria. También acuerdan que van a evaluar el progreso individual y colectivo de manera conjunta, así que habrá algún proceso de revisión de esas contribuciones voluntarias, aunque no hay sanciones si alguien no cumple lo que se propuso reducir”, precisó la académica.

“Los países se obligan a rever sus contribuciones cada 5 años y a ampliar la ambición de reducción. No pueden reducir su contribución ni sacar sectores ya reportados. Va a haber un registro público de contribuciones nacionales y una revisión por parte de expertos

2- Límite del aumento de la temperatura global y cero emisiones netas. Soledad Aguilar también destacó que el acuerdo estipula “una meta global legalmente vinculante: mantener el aumento de la temperatura global bien por debajo de los 2 grados (respecto de la temperatura global antes de la Revolución Industrial) y alcanzar lo antes posible un pico de emisiones para lograr cero emisiones netas para la segunda mitad de este siglo, es decir que se absorba lo mismo que se emite”.

[su_note note_color=»#99CC00″ text_color=»#000000″ radius=»20″]»No está muy definido cómo se va a lograr mantener el aumento de la temperatura por debajo de los dos grados”.[/su_note]

Sobre las “cero emisiones netas”, Aguilar consideró que eso significa que habrá “algún componente de comercio de emisiones, porque “ algunos países están absorbiendo emisiones con sus bosques, mientras que otros están emitiendo y de alguna manera eso se compensará”.

Sobre el límite de aumento de la temperatura global, consideró que “no está muy definido cómo se va a lograr mantener el aumento de la temperatura por debajo de los dos grados”.

Deberá ser ratificado en 2016

Al ser un tratado legalmente vinculante, se requiere la ratificación de 55 países que representen el 55 por ciento de las emisiones de dióxido de carbono mundiales. Se espera que el acuerdo se firme entre marzo y abril. Por el momento queda abierta una pregunta: ¿los grandes emisores lo ratificarán?

Puntos dudosos

– Brecha de emisiones a 2020. Para Soledad Aguilar, un punto de duda tiene que ver con la referencia que hace el acuerdo a “la necesidad de reducir emisiones globales de 55 a 40 gigatoneladas para 2020, sin aclarar cómo se relaciona con el objetivo de tener cero emisiones netas para la segunda mitad del siglo y sin aclarar a qué concentración de gases en la atmósfera corresponderían”. “Es un párrafo que quedó escrito de manera poco clara”, consideró.

– Flujos financieros. Otro punto que para Aguilar deja lugar a dudas es el que se refiere a la necesidad de que los flujos financieros sean consistentes con un camino de desarrollo bajo en emisiones y resiliente al clima. “No está claro si eso incluye a los flujos que financian combustibles fósiles, como los fondos del Banco Mundial a proyectos de desarrollo de combustibles fósiles. Si se refiere sólo al financiamiento climático, ese punto sería irrelevante”, subrayó.

[su_note note_color=»#99CC00″ text_color=»#000000″ radius=»20″]“Como el acuerdo no establece sanciones, es difícil que sea cumplido y que sea ambicioso”.[/su_note]

Lo más flojo del acuerdo

Soledad Aguilar planteó que hay varios aspectos que empobrecen el acuerdo alcanzado en la COP21, como por ejemplo:

– De difícil cumplimiento. “Como el acuerdo no establece sanciones, es difícil que sea cumplido y que sea ambicioso”.

– Contabilidad versus realidad. “Como cada país contabiliza sus propias promesas, ¿qué pasa cuando se suman todos los progresos informados por los países y eso no se observa en la atmósfera?. Hay un mecanismo, pero no es punitivo”, explicó.

– Combustibles fósiles. “No hay referencias al precio del petróleo, que tiene gran incidencia sobre la posibilidad de desarrollar las energías renovables, ni habla de reducir subsidios a los combustibles fósiles. Al mismo tiempo, los países dicen que van a reducir las emisiones pero no están atacando de ninguna manera al sector más representativo que es el de la producción de energía”.

– Transporte internacional. “El acuerdo no abarca a los sectores marítimo y de la aviación comercial internacional”.

La agenda post París

Para Matías Asún, a partir de este acuerdo, «los gobiernos deben revisar sus objetivos de corto plazo vinculados al desarrollo sustentable a nivel local y detener el financiamiento de combustibles fósiles. Para mantener el aumento de la temperatura debajo de los 2 grados centígrados supone que el pico de emisiones debe ocurrir en menos de una década».

[su_note note_color=»#99CC00″ text_color=»#000000″ radius=»20″]“Los pueblos de América Latina tenemos un rol importante en la preservación de los activos ambientales”.[/su_note]

Asimismo, el experto consideró que «es crítico para América Latina lograr mayores compromisos para adaptación y proteger a los glaciares como reservas de agua dulce», eso supone, para Asún, «poner en debate los modelos actuales de desarrollo».

«Los pueblos de América Latina tenemos un rol importante en la preservación de los activos ambientales. Tenemos que elegir qué queremos: glaciares o carbón», manifestó.

El rol de la sociedad civil

Para Matías Asún, “la sociedad civil jugó un rol importante en el logro del acuerdo. Destacó que “el acuerdo se logró en el marco de una movilización social gigantesca, como nunca se vio. Se realizó la movilización más grande de la historia y vimos a una ciudad como Nueva York teñirse de la discusión climática”-

“La demanda es clara: que se dejen los combustibles fósiles en el suelo y que un mundo con 100 por ciento de energías renovables se imponga para 2050 y eso significa el fin de la era de las energías fósiles”, subrayó.

En ese sentido, Asún adelantó que el trabajo de Greenpeace “va a estar en el fomento de las energías renovables de bajo impacto”.

 

Más información: descargar el «Acuerdo de París» de la COP21 en español.

Webinario «Cambio climático: el análisis del acuerdo y la agenda post París»

Acceso al webinario: http://www.claves21.com.ar/online.html

Más info:

La Revista Ambiental Claves21 -con el apoyo de Earth Journalism Network- invita a participar en su próximo webinario gratuito sobre “Cambio climático: el análisis del acuerdo y la agenda post París”, que tendrá lugar el martes 22 de diciembre a las 20 horas (hora de Argentina) en nuestro sitio web www.claves21.com.ar.

COP21: Conferencia de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático. París 2015. Foto: Damián Profeta. Licencia CC BY-SA.

COP21: Conferencia de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático. París 2015. Foto: Damián Profeta. Licencia CC BY-SA.

Cuándo: martes 22 de diciembre a las 20 horas de Argentina (GMT-3). Para ver la diferencia horaria para otros países, visitar este sitio.

Oportunidad gratuita con inscripción previa al final de esta nota.

Requisitos técnicos: computadora con acceso a internet y audio activado.

Expondrán:

Soledad Aguilar. Abogada experta en Derecho Internacional Ambiental y directora del Posgrado en Derecho y Economía del Cambio Climático de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales -FLACSO- Argentina.

Matías Asún. Director Nacional de Greenpeace Chile. Es psicólogo especializado en gestión de redes, trabajo comunitario, desarrollo territorial a escala humana y superación de la pobreza.

Formulario de inscripción:

COP21: las 6 claves del histórico acuerdo climático

Se aprobó el acuerdo climático en París. La Conferencia de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático -COP21-  sesionó durante dos semanas de febriles negociaciones para llegar a un acuerdo vinculante que ayude a reducir las emisiones de gases que calientan la atmósfera, así como también, generar planes de adaptación a los efectos del cambio climático, en particular en los países más vulnerables.

Un día después de lo esperado, la COP21 logró el "Acuerdo de París" para la lucha contra el cambio climático. Foto: captura UNFCCC.

Un día después de lo esperado, la COP21 logró el «Acuerdo de París» para la lucha contra el cambio climático. Foto: captura UNFCCC.

Cómo se terminó de gestar el acuerdo:

Esta tarde, Francia presentó el texto «definitivo» que intentaba mejorar los tres borradores previos e incluir las principales demandas, intereses y necesidades de todos los bloques de países para que pudiera ser aprobado .

Tras varias horas de deliberaciones y algunas modificaciones menores -aunque siempre significativas-, el texto fue logrando un apoyo extendido de organizaciones ambientales y reconocidos científicos, aunque alertaron que los los compromisos nacionales que los países presentaron a Naciones Unidas poco antes de la COP21 no son suficientes para el cumplimiento de varios de los objetivos que proponía el texto logrado. Finalmente, el texto se aprobó con la aceptación de los 195 países participantes y se convirtió en el histórico «Acuerdo de París».

"Hay acuerdo en la COP21!!!". Así lo informó Claves21 en vivo desde la COP21 en París.

«Hay acuerdo en la COP21!!!». Así lo informó Claves21 en vivo desde la COP21 en París.

Aún con sus deficiencias, se trata de un hito en la historia de las negociaciones internacionales en torno al cambio climático y sienta las bases para ser mejorado en el futuro cercano, de cara a 2020, cuando comenzará a entrar en vigencia.

Uno por uno, los principales puntos del Acuerdo climático de París:

1 -El acuerdo es jurídicamente vinculante pero no completamente. Los objetivos nacionales de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero que presentaron los países (INDC, por Intended Nationally Determined Contributions) no serán vinculantes. El acuerdo, como ya dijimos, entrará en vigor en 2020.

2 – Se propone limitar el aumento de la temperatura del planeta «bien por debajo” de los 2 grados centígrados y realizar «esfuerzos para limitar ese aumento a 1,5 grados centígrados». El objetivo choca con las contribuciones nacionales, que llevarían la temperatura a por lo menos 2.7 grados por arriba de los valores preindustriales.

3 -El acuerdo prevé un mínimo de 100 mil millones de dólares anuales para los países en desarrollo a partir de 2020 para enfrentar el calentamiento global. Ese monto deberá ser revisado a más tardar a partir de 2025. Al mismo tiempo, se invita a países que sin obligaciones a dar apoyo de manera voluntaria.

4Cada cinco años los países deberán revisar sus contribuciones mediante un mecanismo de “reporte y rendición de cuentas transparente”, con la idea de ir renovando sus compromisos nacionales y mejorarlos. Los nuevos compromisos siempre tendrán que ser más ambiciosos que los anteriores.

5Los derechos humanos son sólo mencionados en el preámbulo del acuerdo, a pesar de que varios países presionaron para un rol más claro. Pero sí hay una referencia a la equidad de género, sosteniendo que la adaptación y la construcción de capacidades deberán tener en cuenta ese enfoque.

6Las emisiones deberán tocar un techo “tan pronto como sea posible”, según el acuerdo, reconociendo que lograr ese objetivo llevará más tiempo para los países en desarrollo. Una vez logrado, se deberán reducir de manera rápida las emisiones para encontrar “un equilibrio entre las emisiones provocadas por la acción del hombre y lo que puede absorber la atmósfera” en la segunda mitad de siglo.

Video: así celebraron las delegaciones de los países

 

Unbridled joy as delegates celebrate the #ParisAgreement!   Un vídeo publicado por UN Climate Action (@unfccc) el

Tras la COP21 y el acuerdo de París, ¿qué sigue ahora?

El texto acordado hoy se pondrá a la firma de cada uno de los países en abril de 2016 en Nueva York y luego se iniciará un período de 18 meses para que cada país lo ratifique internamente.

COP21: duras críticas del panel científico al borrador del acuerdo climático

La Conferencia de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático -COP21- que se desarrolla en París entró en la recta final. Concluido el plazo estipulado, la cumbre del clima se extenderá hasta mañana sábado 12 de diciembre.

COP21: críticas de científicos al borrador de acuerdo sobre cambio climático en París. Foto: Fermín Koop. Licencia: CC BY-SA.

COP21: críticas de científicos al borrador de acuerdo sobre cambio climático en París. Foto: Fermín Koop. Licencia: CC BY-SA.

Si bien se espera un nuevo texto mañana -anunciado por el presidente de la COP21, Laurent Fabius, como «el definitivo», este mediodía un panel de científicos cuestionó duramente el curso de las negociaciones y el texto borrador del acuerdo con el que se trabajó hasta hoy.

A continuación, una síntesis con las principales críticas de los científicos al borrador del acuerdo de París, aquí en la COP21.

COP21: Las cuatro claves de la negociación argentina tras el cambio de gobierno

Cuando asuma Mauricio Macri faltarán apenas 24 horas (tal vez 48, por el aplazo de las negociaciones) para que finalice la Conferencia de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático -COP21- que tiene lugar en París. Sin embargo, el nuevo gobierno también llegó a la Ciudad Luz.

Juan Carlos Villalonga, el representante del gobierno de Macri en la COP21 sobre Cambio Climático de París. Foto: Damián Profeta.

Juan Carlos Villalonga, el representante del gobierno de Macri en la COP21 sobre Cambio Climático de París. Foto: Damián Profeta. Licencia CC BY-SA.

Juan Carlos Villalonga, ex titular de la Agencia de Protección Ambiental porteña (APRA), ex directivo de Greenpeace y flamante diputado de la Nación por Cambiemos arribó a la capital francesa para representar a la nueva administración en los últimos momentos de la Cumbre Climática, de la que se espera surja un acuerdo mundial de cumplimiento obligatorio para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, responsables del calentamiento de la atmósfera.

A pesar de que Macri asumirá mañana jueves y la COP21 tiene programada su clausura este viernes 11, es probable que las tratativas de último momento alarguen la conferencia hasta el sábado o, incluso el domingo. En ese breve lapso, Villalonga tiene planeado presentarle al mundo algunos cambios en la posición argentina en lo que a negociación climática respecta.

[su_note note_color=»#99CC00″ text_color=»#000000″ radius=»20″]»Otros países de la región son más activos, a pesar de también ser países en vías de desarrollo».[/su_note]

En una charla con los periodistas argentinos que estámos en París cubriendo la COP21, Villalonga anticipó las cuatro claves de la negociación argentina tras el cambio de gobierno:

1– “Inmediata revisión de los compromisos de reducción de emisiones que presentó el gobierno de Cristina Kirchner. La idea es tener un INDC más ambicioso”. (Nota: INDC es una sigla en inglés que se refiere a los compromisos nacionales de reducción de emisiones presentados ante Naciones Unidas).

2– “Apoyar explícitamente fijar el límite máximo de aumento de la temperatura global en 1.5 grados”, y no en los 2 grados como hasta ahora se venía trabajando. El límite de 1.5 grados es un reclamo encabezado por los países considerados más vulnerables al cambio climático, como pequeños Estados insulares y países costeros, pero a lo largo de las negociaciones fue ganando adhesiones de otros Estados.

3– Enfocar la reducción de emisiones en energía y deforestación (enfoque que saca del esfuerzo de mitigación al sector agropecuario).

4– “Vamos a tener una mayor apertura. Como dijo (Susana) Malcorra -la Canciller de Macri-, tendremos relaciones amplias, pragmáticas en el buen sentido y menos ideologizadas”.

«No somos relevantes»

Sin embargo, Villalonga reconoció que «en 24 horas no se puede cambiar mucho», pero que va a tratar de “ver los nudos que todavía se pueden desatar”. También reconoció que «Argentina no es determinante en las negociaciones. Podés acompañar algo, pero no somos relevantes», dijo.

Sobre el rol de Argentina, consideró que “en los últimos años el país estuvo siempre emparentándose a los países en vías de desarrollo, pero con una tendencia a no asumir responsabilidades. Y somos un país que por diversas razones tiene que tener responsabilidades intermedias».

«Otros países de la región son más activos, a pesar de también ser países en vías de desarrollo. Aspiro a que Argentina tenga otra visión«, concluyó.

COP21: antipremio a la Argentina por Yacimientos Carboníferos Fiscales

Argentina recibió el antipremio «Fósil del Día» en la Cumbre del Clima -COP21- que se desarrolla en París. Fue por el proyecto de ley que propone declarar de interés nacional la explotación de carbón mineral para la generación de energía eléctrica.

Argentina recibió el antipremio Fossil of the Day en la COP21 por Yacimientos Carboníferos Fiscales. Foto: Prensa de FARN.

Argentina recibió el antipremio Fossil of the Day en la COP21 por Yacimientos Carboníferos Fiscales. Foto: Prensa de FARN.

El antipremio Fósil del Día lo otorga diariamente durante las conferencias de cambio climático la red internacional Climate Action Network (CAN) a aquellos países que toman decisiones o relizan acciones contrarias al combate del cambio climático.

Es la tercera vez que Argentina recibe este particular galardón. La creación de la empresa estatal Yacimientos Carboníferos Fiscales (YCF) ya cuenta con la aprobación de la Cámara de Diputados, y se espera que hoy sea aprobada en el Senado, en su última sesión antes del cambio de gobierno.

Para Enrique Maurtua Konstantinidis, Coordinador del Proyecto Agendas Climáticas Nacionales de la Fundación Ambiente y Recursos Naturales –FARN– “llama la atención que Argentina decida apostar a la explotación de este mineral no renovable en vez de incentivar el desarrollo de energías renovables, donde nuestro país posee un enorme potencial. Con esta ley se va a contramano de lo que está sucediendo a nivel global, ya que todos los grandes fondos de inversión comienzan a dejar de lado el financiamiento de combustibles fósiles y apuntan a la promoción de energías limpias, un tema clave y que está presente en todas las negociaciones que se llevan a cabo en la cumbre en París”.

Juicio ciudadano al extractivismo latinoamericano

En el marco de la Conferencia de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático -COP21- que tiene lugar en París, se realizó un Tribunal Internacional por los Derechos de la Naturaleza, una original iniciativa de ciudadanos y organizaciones de todos los continentes.

Tribunal Internacional por los Derechos de la Naturaleza. Foto: Damián Profeta. Licencia CC BY-SA.

Tribunal Internacional por los Derechos de la Naturaleza. Foto: Damián Profeta. Licencia CC BY-SA.

En este Tribunal Internacional por los Derechos de la Naturaleza abogados y miembros de instituciones de la sociedad civil y representantes de pueblos aborígenes presentaron ante los «jueces» diferentes casos de graves daños ambientales en el mundo.

Más allá de la diversidad de casos, en esta sesión del Tribunal predominaron los ejemplos latinoamericanos, con fuerte eje en la denuncia de las industrias extractivas de recursos naturales, como la hidrocarburífera y la minería, así como también el avance descontrolado de la deforestación.

A continuación, algunos de los casos denunciados ante el Tribunal Internacional por los Derechos de la Naturaleza en París:

«En Argentina, el fracking avanza sobre frutas y verduras»

Enrique Viale, miembro de la Asociación Argentina de Abogados Ambientalistas, denunció ante el Tribunal Internacional por los Derechos de la Naturaleza a la técnica del fracking en Argentina, desarrollada especialmente en la zona conocida como Vaca Muerta.

«Argentina ingresó de forma ciega y desordenada al boom de los hidrocarburos no convencionales. Todos los medios ven en Vaca Muerta la salvación de la Argentina, sin tener en cuenta a las comunidades y los derechos de la Tierra», expresó.

Viale explicó que «hay hostigamiento y conflictos permanentes con las comunidades mapuches«, al tiempo que aseguró que el fracking «está avanzando sobre frutas y verduras en lugares que históricamente los cultivos tenían la mejor calidad».

Además, recordó que la aprobación del acuerdo YPF-Chevron en la legislatura de Neuquén fue en medio de una fuerte represión.

«Los marcos regulatorios se acomodaron para que la técnica del fracking se expanda. El ‘consenso del fracking‘ reafirma la dependencia de los combustibles fósiles y la dependencia de las grandes transnacionales«, concluyó ante el Tribunal.

Brasil: «Mi lucha es proteger la selva»

Christian Poirier, director de Amazon Watch, denunció ante el Tribunal que dos mega represas que se están construyendo en Belo Monte y en Tapajos son «un crimen contra la naturaleza y la humanidad».

«La represa de Belo Monte es una vía de destrucción de la Amazonía», aseguró.

[su_note note_color=»#99CC00″ text_color=»#000000″ radius=»20″]»Los pueblos aborígenes tenemos una voz y luchamos por la naturaleza. Esa es la base de nuestra supervivencia».[/su_note]

Al respecto, el cacique Raoni del pueblo Kapayo, expresó: “Mi lucha es proteger la selva.  Nosotros sentimos el deterioro de la naturaleza en nuestros huesos todos los días. Los pueblos aborígenes tenemos una voz y luchamos por la naturaleza. Esa es la base de nuestra supervivencia. No podemos vivir sin la naturaleza”.

Ecuador y el Parque Nacional Yasuní

Carlos Larrea, profesor de la Universidad Andina Simón Bolívar, ex asesor de la Iniciativa Yasuní ITT, denunció que con la explotación petrolera que se realiza en la Amazonía ecuatoriana «se está produciendo el daño ambiental más extenso del planeta».

[su_note note_color=»#99CC00″ text_color=»#000000″ radius=»20″]»Creemos que la idea de dejar los combustibles fósiles bajo tierra es una solución».[/su_note]

Larrea destacó la «enorme biodiversidad» de Ecuador, así como su «gran diversidad cultural» que incluye a dos comunidades aborígenes en aislamiento voluntario.

«El Parque Nacional Yasuní es un lugar que merece ser protegido. Creemos que la idea de dejar los combustibles fósiles bajo tierra es una solución importante para evitar el riesgo de ecocidio en Yasuní».

Por su parte, José Gualinga, ex presidente de Sarayaku, un pueblo aborigen de Ecuador, intervino para contar la resistencia de su comunidad: «Nuestro pueblo tiene el mandato de rechazar todo proyecto extractivo o minero en nuestro territorio. Sarayaku resistirá hasta el final», clamó.

En Costa Rica, oposición al extractivismo

Mauricio Belmar, de Costa Rica, destacó el trabajo de las organizaciones sociales contra las industria hidrocarburífera, minera y de cultivos transgénicos.

«Hemos consolidado un decreto que prohíbe la extracción petrolera por los próximos 25 años. También logramos hace unos años una ley que prohíbe la minería a cielo abierto. Y en 75 cantones de los 82 de todo el país, Costa Rica es libre de la siembra de transgénicos», aseguró.

Venezuela amplía la extracción de carbón

Emiliano, de Venezuela, denunció la expansión de la explotación carbonífera en ese país y contó sobre la resistencia conjunta de movimientos ambientalistas y comunidades aborígenes.

«A principios de este año salió un decreto para ampliar las zonas de extracción de carbón, pero movimientos ambientalistas y comunidades aborígenes se han unido en una campaña para evitar esta extracción de carbón. Por el momento, se logró que se detuviera el decreto», dijo.

Colombia: resistencia aborigen contra el petróleo

Catalina Toro, de Colombia denunció ante el Tribunal los intentos de explotar petróleo en el gran Caribe, pero que una comunidad aborigen del archipiélago de San Andrés está liderando la resistencia y detuvieron la extracción petrolera en el lecho marino.

“Cuando dicen clima, yo digo justicia”

La Conferencia de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático de París -COP21- fue escenario de una protesta de organizaciones de la sociedad civil, que reclamaron a los países que sea incluido en las negociaciones un mecanismo especial de financiamiento, apoyo y transferencia de tecnología orientado a asistir a los países más vulnerables ante el cambio climático que contemple la atención de las pérdidas y daños ya sufridos o por sufrir en el futuro.

COP21: manifestación por justicia climática y un mecanismo de pérdidas y daños.

COP21: manifestación por justicia climática y un mecanismo de pérdidas y daños. Foto: Damián Profeta. CC BY-SA.

La diferenciación entre pérdidas y daños radica en que se consideran pérdidas a las consecuencias del cambio climático que no pueden ser restauradas o remediadas. En tanto, los daños son aquellos efectos que sí pueden ser restaurados.

Pérdidas y daños se trata de un concepto interesante que entiende a las consecuencias del cambio climático no sólo en términos económicos, sino también atiende a los efectos culturales y sociales, los efectos en los ecosistemas, entre otros aspectos que no suelen ser incluidos en las cuentas nacionales.

«Incluir un mecanismo de pérdidas y daños es una cuestión de justicia climática»

Así lo expresó a Claves21 Rachel, una joven activista de la organización ambientalista Friends of the Earth, vocera de la protesta en la COP21. “Creemos que la cuestión de pérdidas y daños es una parte crítica del acuerdo en esta cumbre porque ayuda a los países a financiar los inevitables impactos del cambio climático y no está siendo contemplada por los que llevan el mando de las negociaciones“.

Climate justice

A video posted by Damián Profeta (@damianprofeta) on

La actividad fue organizada por Friends of the Earth International y SustainUs y fue coronada con el cántico “Cuando dicen clima yo digo justicia”.

Samarco y el peor desastre ambiental de Brasil: las imágenes del antes y el después

El pasado 5 de noviembre se rompió un dique de contención de residuos de una mina de hierro de la compañía minera Samarco (propiedad de la brasileña Vale y la anglo-australiana BHP Billiton) en el estado de Minas Gerais, al sudeste de Brasil, y provocó un alud de 55 millones de litros cúbicos de barro altamente tóxico, arrasó un pueblo entero, causó la muerte de al menos 11 personas, alcanzó la cuenca del Río Doce (dulce) y avanzó a lo largo de 500 kilómetros hasta las aguas del Océano Atlántico -contaminando todo a su paso y destruyendo la flora y la fauna.

Según la BBC, se trata del peor desastre ambiental de Brasil.

Esta semana, Google difundió imágenes satelitales que muestran el antes y el después de la catástrofe y cómo afectó la tierra y el océano:

beforeBentoRodrigues_acq_08May2013_CNES-Astrium

Google/CNES/Astrium

Google/DigitalGlobe

Google/DigitalGlobe

beforeocean1_acq23May2014_CNES-Astrium

Crédito: Google/CNES/Astrium

afterocean2_acq01Dec2015_DigitalGlobe

Crédito: Google/Digital Globe

 

Desde la COP21: las definiciones que faltan para un acuerdo climático

Desde París, Damián Profeta, periodista de Claves21.com.ar acreditado en la Cumbre de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático -COP21-, brinda un breve informe de situación que resume lo actuado por los negociadores durante la primera semana de la cumbre climática, de cara a lograr un acuerdo global para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, responsables del calentamiento de la atmósfera. Qué se logró hasta el momento y qué falta.